Santi Lorente. Vasco de la Ribera de Navarra, Gran recopilador y contador de historias, persona excepcional y referente ineludible para conocer esa parte de nuestro país
Santi Lorente. Vasco de la Ribera de Navarra, Gran recopilador y contador de historias, persona excepcional y referente ineludible para conocer esa parte de nuestro país

Santi Lorente es un viejo conocido de muchos lectores de este blog que, durante el confinamiento durante la pandemia del Covid-19, han disfrutado de sus «Crónicas del confinamiento». En las que, medio en serio, medio en broma, nos acercaba a la Historia de Navarra y, en muchos casos, a la de La Ribera.

Nosotros conocimos a este vasco de la Ribera de Navarra, al que tenemos un cariño muy especial, gracias a nuestro blog. Descubrimos su proyecto de visitas guiadas por Tudela, llamado Tudela me pone. Un  proyecto muy interesante que nos lleva por la historia de esta ciudad del sur de Navarra a través de una mirada original y diferente.

Nos gustó tanto que nos hizo decidir dedicar uno de nuestros «Puntos de vista» a esta parte del país. Allí le conocimos y, de verdad, «conocerle es quererle». De la visita nacieron no una, sino dos entregas. Una dedicada a la propia Tudela y la otra a las Bardenas.

Hoy vuelve a estar en nuestro blog debido a una serie que escribe sobre la tragedia que vivió Navarra en general y la Ribera en particular, tras la insurrección franquista en 1936.

Navarra quedó, toda ella y desde el primer momento, bajo el control de los sublevados. No hubo «frente de guerra», y a pesar de eso 3.000 personas fueron asesinadas, bien por el método del «paseíllo», bien a través de «juicios farsa». de ellas eran de la Merindad de Tudela 700.

Eso indica que en pocos meses (el 90% de esos asesinatos se perpetraron en los 5 primeros meses de la insurrección), se asesinó al 8,17 por mil de la población navarra del momento. A esta masacre, a este asesinato en masa por motivos políticos, habría que sumar las personas represaliadas, encarceladas, deportadas, robadas, o violadas. Además, claro está, de los exiliados.

Por si sirve de referencia y comparación, la tragedia del Covid-19, que ha encogido el corazón de todos, ha ocasionado algo más de 500 muertos en toda la Comunidad Foral de Navarra.

Los supervivientes y los familiares de todas esas víctimas tuvieron que vivir, y convivir, en silencio con los  culpables, materiales e intelectuales, de los asesinatos. Tuvieron que ver cómo un régimen ilegal «legalizaba» los robos,  mientras que premiaba a los culpables.

Entonces, desde  1936 hasta el final del régimen impuesto por los insurrectos, tuvieron que callar para no ser encarcelados o asesinados. Desde la muerte del dictador hasta hoy, cualquier intento de reivindicar a los asesinados, o de recordar lo ocurrido, ha sido calificado, por los culpables y sus herederos (ideológicos y de sangre), como un «intento de revancha», o como el deseo de «reabrir viejas heridas que ya están cerradas». Como si pedir Verdad, Justicia (y ya ni hablemos de Reparación) fuera un acto violento o contrario al «sentido común».

Santi Lorente ha decidido relatar en esta serie de entregas lo ocurrido en aquellos días terribles.

Seguro que muchos descubrirán historias y acontecimientos que desconocían, a pesar de vivir en los lugares en que ocurrieron., como es seguro que habrá a quien le moleste que se cuente la verdad y se nombre a todos sus protagonistas (voluntarios y obligados).

Seguro que esto no va  ser fácil. Pero como el autor explica en su primera entrega las razones que le ha llevado a hacerlo, es necesario. Nosotros creemos que es muy pertinente, incluir en este blog esta parte, dura, olvidada y clave, de la historia de nuestro país.

Hemos usado como ilustración de esta serie de artículos una fotografía del libro Sanfermines de Ramon Masats. Está realizada en 1955, y en ella se ve a un grupo de niños recreando un fusilamiento. La hemos escogido porque nos parece que recoge toda la tragedia que se escondía tras aquella sociedad emponzoñada por el franquismo y su régimen de opresión, y que aun extiende su larga sombra hasta el día de hoy.

Pulsa sobre el título de la entrega para leerlo:

 

25 de mayo
700 riberos asesinados: los tres meses del terror. Introducción
27 de mayo
Abitas, Arguendas y Buñuel
29 de mayo
Cabanillas, Cadreita y Carcastillo
31 de mayo
Cascante
2 de Junio
Castejón
4 de Junio
Cintruénigo
6 de Junio
Corella
7 de Junio
Cortes (y la muerte de Maravillas Lamberto)
9 de Junio
Fitero
10 de Junio
Fustiñana – Monteagudo
12 de Junio
Milagro
17 de Junio
Murchante y Ribaforada
19 de Junio
Valtierra
20 de Junio
Villafranca
21 de Junio
Tudela