Desde que empezamos nuestra sección “Puntos de vista” hemos tenido, como objetivo, recorrer y contar aquí lo que nosotros definimos como “los límites de nuestra nación”, tal y como explicábamos en la entrada en que contábamos que nos íbamos de visita a Tudela.

Nos animamos cuando conocimos el proyecto Tudela me pone y más en concreto cuando conocimos a las personas que estaban detrás del mismo. Nos pareció una magnífica forma de crear un “hilo conductor” para conocer una ciudad, y por eso hemos aprovechado la primera ocasión que hemos tenido para acercarnos a Tudela con las mentes y las cámaras preparadas.

Puerta de la Catedral de Tudela (Nafarroa)
Puerta de la Catedral de Tudela (Nafarroa)

Como siempre decimos, no queremos hacer una “guía turística”. No tenemos los conocimientos para hacerla. Nosotros somos felices con mostraros algo de lo mucho que vemos en cada una de nuestras “salidas”, e intentar transmitir nuestras vivencias y nuestras experiencias.

Tenemos que reconocer que nuestra visita a Tudela ha sido, en lo personal, nuestra mejor experiencia hasta el momento. No resulta fácil explicar la sensación de “estar en casa” que hemos vivido. Nos hemos sentido como “hermanos acogidos por hermanos”, y hemos vuelto a casa fortalecidos, asombrados, felices, enamorados de esa tierra, y dispuestos a volver pronto.

En este viaje, saliendo de la Costa Vasca, hemos pasado por la Llanada alavesa totalmente blanqueada, hemos recorrido la Sierra de Urbasa nevada; hemos pasado por Estella, hemos conocido las Bardenas de Navarra, y hemos recorrido alguno de los rincones de Tudela. Todo eso en tres dias/dos noches fuera de casa. Esta es una de las ventajas que tiene nuestro “pequeño gran país”. Sólo le falta un glaciar, para poder contener en sí todo un “mundo”.

Esta es la primera entrega de una serie de entradas y en ella compartimos un video y fotografías de este viaje y de lo que en él hemos visto. Nos ha parecido adecuado dedicarlo a esta ciudad de la Ribera de Navarra, porque ella era, junto con las Bardenas Reales, nuestro objetivo.

Nosotros hemos hecho nuestra visita de contacto con Tudela acompañados por las guías de Tudela me pone. Que, como decíamos un poco más arriba, nos ha permitido conocer los principales puntos turísticos del centro histórico, en un recorrido “salpimentado” de historias, curiosidades y anécdotas relacionadas con el amor y el erotismo. Una forma divertida y amena de introducirse en la historia, la arquitectura y urbanismo, y los rincones de esta ciudad.

Tuvimos suerte, porque compartimos el recorrido con músicos de la Societat Musical d’Alboraia (Valencia), que visitaban Tudela en un intercambio con los Gaiteros de Tudela/Tuterako Gaiteroak. Después de la visita animaron la calle de una forma fantástica. También lo compartimos con el responsable del blog Nafarrak, que ya ha contado la experiencia vivida.

Tendremos que volver, porque apenas hemos “rascado” lo que toda esta parte de Navarra y en concreto esta ciudad, tiene que ofrecer al visitante. No dejaremos de insistir en que Tudela es un lugar que es imprescindible conocer a fondo, además de ser un “campamento base” perfecto para descubrir esa parte de El País de los Vascos.

Hay mucho que ver y disfrutar, como podemos comprobar en las informaciones turísticas que os hemos recopilado.

La gastronomía es impactante. las verduras son simplemente divinas. Nosotros, que “somos” muy de pimientos y alcachofas, hemos disfrutado mucho. Sobre todo porque iban como guarnición de unas carnes espectaculares. la Ribera es un lugar donde hay que ir preparados para disfrutar de una gastronomía extraordinaria.

Iremos contando más cosas. Pero esta primavera pensamos volver a esa parte de Navarra. Les recomendamos que hagan lo mismo. Y no se olviden que para descubrir Tudela, y mucho más, de una forma original es muy recomendable contactar con Tudela me pone.

No podemos acabar esta entrada sin agradecer a Santi Lorente (creador de Tudela me pone) por su amistad nacida a partir del amor a nuestra cultura, a la charla, y a la buena mesa; a Alfonso Aranda, que nos ha hecho amar las Bardenas y que ha testado con nosotros su infinita paciencia; y a todos los amigos y amigas que nos han acogido en estos dias pasados en Tudela.

Un agradecimiento muy especial a la Peña Beterri, con los que nos hemos sentido entre hermanos, y que han conseguido emocionarnos con su trabajo, su compromiso, y su nivel gastronómico (seguro que en próximas entregas les dedicamos algún reconocimiento más).

Os dejamos el vídeo y una pequeña colección de fotos tomadas durante nuestra visita.

Tudela, ¡volveremos!

anuncio-productos-basque-728x85-2