New York Times vuelve a dedicarnos un artículo, esta vez en su sección “Travel” y firmado por Jason Wilson. Siempre lo decimos, es difícil no sentir simpatía por este diario, que tantas veces cuenta al mundo la realidad de nuestro país desde una perspectiva propia y diferente. Cada vez que escribe sobre nosotros uno de estos artículos en los que cuenta lo que en realidad son los vascos, miles de personas en todo el mundo descubren un aspecto más de nuestra verdadera realidad.

Esta vez le ha tocado el turno a las sidras y al mundo de las sidrerías. Jason Wilson y su hermano Tyler han realizado un “proceso de inmersión” en este particular mundo, visitando varias sidrerías gipuzkoanas.

Nos habla de las tradiciones de la gastronomía, del Txotx, de la comida, del ambiente,…. y de historia. De la importancia de la sidra en la historia de los vascos.

No es la primera que recibimos correos diciendo que los vascos se están “inventando” la tradición de la sidra, que nunca ha habido esa tradición aquí, y que lo que queremos es robar el protagonismo a otros. Siempre respondemos lo mismo, los balleneros vascos, los pescadores vascos, los marinos vascos, hace ya más de cinco siglos, bebían en sus travesías sidra en abundancia y eso les ayudó a poder cruzar grandes distancias sin sufrir el impacto del escorbuto y de esta forma convertir durante una larga temporada el Atlantico Norte en “el mar de los vascos“.

De esto también nos hablan en este artículo y, lo reconocemos, encontrarlo nos ha “alegrado la mañana”. la verdad es que los artículos sobre sidra lo suelen hacer. Siempre nos acordamos de aquel en el que se nos cuenta cómo un vasco de Iparralde le explicó al periodista del Yorkshire Post que visitaba Astigarraga: “No. Not Spain, It’s Basque”.

No se pierdan el artículo, merece la pena. Por cierto, viene ilustrado con unas magníficas fotografías de Daniel Rodrigues.

New York Times – 16/3/2018 – USA

In Spanish Basque Country, Sampling Cider and an Ancient Ritual

No one really tells you what to do when you first arrive at a sagardotegi, or traditional Basque cider house, especially if you don’t speak Basque. You’re simply given a glass, led to one of the long wooden tables in a vast room, and immediately served a plate of chorizo, followed by a cod omelet. It’s left up to you to figure out how to get a drink.

(Sigue)

Traductor de Google. Esta página de New York Times no admite el sistema automático de traducción de Google. Es necesario cortar el texto y pegarlo en la página del traductor

 

anuncio-productos-basque-728x85-2