Conde Nast Traveler publica en su web un interesante reportaje sobre las sidrerías gipuzkoanas firmado por Benjamin Kemper (al que ya hemos citado por un artículo en el Huffington Post, también sobre gastronomía).

En este artículo, muy interesante, tomando como referencia la Sideria Zelaia, nos habla de todo el proceso de la sidra, desde la elección de las variedades de manzanas para producir la sidra, hasta la “puesta en escena” en las sidrerías.  Eso sí, como en el publicado en el Huffington Post el término “Basque Country” para definir, de forma exclusiva, a una parte de nuestro país, no deja de chirriarnos.

Es muy adecuada la cita al uso de la sidra por los marinos vascos desde el siglo XVI que se realiza en el artículo. Lo es porque explica cómo los vascos de aquella época (y seguro que de siglos anteriores) pudieron hacer del Atlantico norte el “Mar de los Vascos” gracias a las cualidades de esa bebida. Pero también los es porque da respuesta y explicación a algunos mensajes que hemos recibido, y que han sido enviados desde comunidades también “muy sidreras”, en los que se nos dice que la “sidra vasca” es un invento de los últimos años y que nos debería “dar vergüenza” engañar a los lectores hablando de tradición sidrería vasca.

La verdad es que no nos da vergüenza alguna reivindicar la tradición sidrería de los vascos y la calidad de sus productos. Lo que no significa que no reconozcamos, y disfrutemos, de las sidras de otros territorios también situados a las orilla del Golfo de Bizkaia y donde estamos “como en casa”. Aunque, lo reconocemos entre todos los artículos que hemos escrito sobre esta bebida hay dos que nos resultan especialmente queridos. Uno en el que un sidrero de Iparralde le explica con claridad al autor del reportaje que país está visitando: “No. Not Spain, It’s Basque”. El otro es el de nuestro muy admirado New York Times, donde recomiendan sidras vascas para la celebración del “Día de acción de gracias”.

Este artículo se suma a nuestra colección particular de buenos reportajes sobre la sidra vasca y la colección de artículos que esta revista dedica a los vascos.

Conde Nast Traveler – 16/2/2018 – USA

On the Cider Trail in Spain’s Basque Country

t’s January in the village of Hernani, Spain, and everyone is ringing in the start of cider season with a communal feast of salt-cod omelettes and fire-roasted ribeyes at Zelaia, a local cider house. From time to time, a resounding “Txotx!” rings out above the Basque babble: The cider master is about to uncork a kupela, or barrel. Forks clank down, sleeves roll up, and diners file into the abutting bodega to fill their glasses with cool, foamy sagardo straight from the 5,000-gallon tun.

(Sigue) (Traducción automática)

anuncio-productos-basque-728x85-2