Ayer el Memorial y Museo de Auschwitz compartía en su twitter, como cada día, la foto de una de las personas asesinadas por los nazis en aquel campo de concentración y exterminio. Se trata de Jiří Popper un joven checoslovaco de etnia judía que nació un 21 de julio de 1923 en Praga y que fue asesinado en el campo de exterminio nazi junto a más de un millón de personas. Había sido deportado a ese campo desde el ghetto de Theresienstadt el 6 de septiembre de 1943. No había cumplido aún los 20 años.

Como cuestión previa, queremos resaltar que este joven ni murió, ni falleció. Fue asesinado. Aquí no hablamos ni de accidentes ni de enfermedades. Hablamos de personas a las que se les arrebató la vida de forma organizada, «industrial», y con unos niveles de odio y de sadismo como sólo se puede encontrar en los regímenes totalitarios. Revisar el twitter de este Museo-Memorial es enfrentarse cara a cara con las víctimas que ocasiona la maldad en estado puro.

Pero en esta ocasión el recuerdo de la vida, y del asesinato, de una víctima del Holocausto ha tenido una faceta insospechada. Porque en la fotografía de un jovencísimo Jiří Popper, éste aparece… ¡con un pin de la Real Sociedad de San Sebastián!.

El joven checoslovaco de etnia judía Jiří Popper con un pin del escudo de la Real Sociedad de San Sebastián. (Holocaust.cz)
El joven checoslovaco de etnia judía Jiří Popper con un pin del escudo de la Real Sociedad de San Sebastián. (Holocaust.cz)

Un aficionado de la Real Sociedad que vio el tuit se dio cuenta del pin y lo comentó como respuesta en twitter. A partir de ahí, tras la sorpresa del descubrimiento, se inició una búsqueda de las razones que explicasen que un joven checoslovaco llevase, en los años 30, el escudo de ese equipo vasco.

El ovillo se empieza a desenredar con el twitter de la web atotxa.org. El hilo de la explicación lo recogemos más abajo, presentado en forma de página web por la aplicación threadreaderapp.

El Diario Vasco ofrece hoy mismo un completo relato de los encuentros que en aquellos años se celebraron entre el equipo donostiarra y un equipo de Praga. El 25 y 26 de diciembre de 1923, el club jugó contra el Deutscher de Praga, un equipo con jugadores judíos. Al año siguiente, la Real jugó en Praga.

Todo en esta historia está impregnado de la tragedia que vivió Europa, y el mundo, en los años posteriores. El joven protagonista de esta historia fue asesinado, junto a millones de personas más, en los campos de concentración de los nazis. El Deutscher de Praga despareció por estar formado por judíos. Y el mundo se introdujo de cabeza en una de las etapas más negras de de la humanidad.

En esta historia hubo vascos que sufrieron las penalidades, y los asesinatos, de los campos de concentración nazis. Hubo vascos, al servicio del Gobierno Vasco en el exilio, que se opusieron al monstruo. Unos ayudaron los que huían de las garras del régimen de Hitler, colaborando con la Red Cométe. Otros, ayudaron a los judíos supervivientes, como el Capitan Steve y el grupo de marinos vascos que tripularon el Pan York. También estuvieron los miembros el Batallón Gernika luchando contra los nazis en la liberación de Francia.

Pero también hubo otros vascos, que apoyaron al régimen de Franco, y celebraron las victorias de los nazis. Es importante recordarlos, porque también forman parte de nuestra historia. Y porque ahora algunos quieren hacernos creer que no existieron nunca. Y claro que existieron. Durante la guerra ocasionada por los insurgentes, durante toda la dictadura, e incluso ahora también.

Ya en los años 30 cuando se estaba dibujando con claridad el espíritu totalitario y exterminador del régimen de Hitler, hubo vascos en contra de la barbarie de los nazis y otros que las aplaudían. Entre los primeros estaban los nacionalistas vascos, que no justificaban ningún régimen totalitario. Los otros, eran los que poco después se unirán a los insurrectos franquistas.

Portada del libelo “Judaísmo, Nacionalismo y Comunismo" repartido en Bilbao en julio de 1932
Portada del libelo “Judaísmo, Nacionalismo y Comunismo” repartido en Bilbao en julio de 1932

Casi cuando este joven cumplía años, el 17 de julio de 1932, se difundió por las iglesias de Bilbao un libelo que llevaba por título “Judaísmo, Nacionalismo y Comunismo”. Tal y como nos cuenta la Fundación Sabino Arana.

El folleto defendía la tesis de que, aun cuando el PNV se proclamase formalmente católico, su doctrina y su acción política estaban facilitando el influjo del comunismo y del judaísmo. Los autores de la difamación –ubicados en el ámbito de la derecha españolista- calificaban a los judíos como la escoria más despreciable de la sociedad contemporánea.

El PNV envió una protesta ante los obispos de Pamplona y Vitoria y ante el nuncio de Su Santidad en el Estado español. El primero contestó en una breve carta inhibiéndose del asunto, aduciendo que los censores designados también lo hacían. El obispo de Vitoria, Mateo Mugica, en carta fechada el 8 de agosto de 1932, censuraba el folleto, dando la razón a la protesta jeltzale indicando que «es falso en su conjunto y en sus apreciaciones, y opuesto a las normas de la Iglesia«.

Casi un año después, en 1933, el PNV, lejos de pensar que un gesto a favor de los judíos podía deteriorar su imagen, envió a la Sociedad de Naciones -el antecedente de la ONU- la más firme protesta del Partido por la persecución de que eran objeto los judíos en Alemania. Así consta en una carta que el Bizkai Buru Batzar remitió a Manuel de Irujo el 27 de junio de 1933 y que puede encontrarse en su archivo personal.

Recogemos, junto al tuit original del Memorial y Museo de Auschwitz, la información compartida por Atocha.org, el artículo de Diario Vasco, firmado por Ainhoa Iglesias. Además, compartimos la noticia recogida por Milenio de México.

Por último no queremos cerrar este comentario sin transmitir la profunda tristeza que nos produce recordar esta parte de la historia de Europa, y sin compartir una vela por todos las víctimas de aquella barbarie totalitaria, de la que nosotros, los vascos, formamos parte del «ensayo general». Una vela para recordarles, homenajearles, y para guiarles a casa.

Atoxa.org – 22/7/2020 – Euskadi

Jiří Popper y el pin de la Real Sociedad

Ayer @AuschwitzMuseum sacó a la luz una foto de un niño judío con una insignia de la Real, Jiří Popper, deportado primero al campo de Theresienstadt y unos meses después al campo de exterminio de Auschwitz, hilo abierto donde iremos publicando cosas que vayamos descubriendo

(Sigue) (Traducción automática)

Diario Vasco – 22/7/2020 – Euskadi

Una insignia de la Real Sociedad para la memoria

Se llamaba Jiří Popper y fue víctima del Holocausto. Esta semana hubiera cumplido 97 años, por lo que el Memorial de Auschwitz ha recordado con una fotografía en redes sociales parte de la biografía de este joven checo. Nacido el 21 de julio de 1923, fue deportado del Gueto de Theresienstadt al campo de exterminio más tristemente célebre el 6 de septiembre de 1943

(Sigue) (Traducción automática)

Milenio – 22/7/2020 – México

La historia detrás del pin de la Real Sociedad en una víctima del Holocausto

Recientemente salió a la luz una fotografía publicada por el Memorial de Auschwitz en donde un joven judío aparece con el escudo del equipo de futbol Real Sociedad. Se trata de Jirí Popper, quien fue víctima del holocausto junto con su familia en 1943.

(Sigue) (Traducción automática)