“Gudaris, estamos lejos de nuestra tierra, combatiendo por Euzkadi contra el fascismo. Gora Euzkadi Askatuta!”,

El capitán Martínez, un socialista, en la arenga previa a la batalla

Este fin de semana se han realizado los actos conmemorativos del 75 aniversario de la batalla de Point de Grave en los últimos días de la II Guerra Mundial. En aquella batalla participó una unidad, el Batallón Gernika, que formaba con la Ikurriña como bandera del batallón.

Hay toda una historia de intentos de los vascos de combatir, con unidades propias, en la II Guerra Mundial. No fue fácil,  pero al final, casí en el último minuto, se consiguió. Hay en Euskomedia un interesante trabajo de  Juan Carlos Jiménez de Aberasturi Corta, titulado “Los vascos en la II Guerra Mundial: De la derrota a la esperanza“, en el que se describen todos los frentes de la lucha anti-fascista en la que los vascos nacionalistas y republicanos estuvieron en primera línea. Merece la pena leerlo.

Un esfuerzo de lucha contra aquellos regímenes totalitarios que se extendió también a la Guerra en el Pacífico. Algunas de las historias de aquellos vascos luchando en aquella parte del mundo las hemos recogido en nuestra web. Incluso podemos de la cruzada personal contra el nazismo del escritor Hemingway y sus amigos pelotaris en Cuba. Lo mismo que el trabajo de los “mugalaris” vascos que se convirtieron el la “cola del cometa” ayudando a pasar a los pilotos derribados o a los judíos perseguidos que ponía a salvo la Red Cométe.

Pero volviendo al hilo de la noticia. Este fin de semana se ha conmemorado, con todos los honores, la participación de aquellos vascos en la Liberación de Francia y en la lucha contra el Totalitarismo. Una participación que mereció  12 condecoraciones. 12 “Croix de Guerre”, Una medalla que Francia entrega a las fuerzas militares extranjeras aliadas a Francia, como reconocimiento a sus acciones heroicas. Una medalla con la que fue homenajeada la propia Ikurriña.

Como explica el historiador Jean Claude Larrondo, los gestos y las palabras del general De Gaulle ante el Batallón Gernika, abrían una puerta a la esperanza de que Franco caería tras Hitler y Mussoloni.

El domingo 22 de abril de 1945, el general de Gaulle aterrizaba en el aeródromo de Grayan, acompañado por el comandante de las Fuerzas Francesas del Oeste, el general de Larminat; se trasladó al puesto de mando del coronel de Milleret y pasó revista a las tropas; se detuvo ante la bandera vasca y saludó largamente; declaró poco después a Kepa Ordoki: «Comandante, Francia nunca olvidará los esfuerzos y los sacrificios realizados por los vascos para la liberación de nuestra tierra». Doce cruces de guerra recompensaron los combatientes vascos. 

De Gaulle saludando militarmente a la Ikurriña tras la batalla de Point de Grave
De Gaulle saludando militarmente a la Ikurriña tras la batalla de Point de Grave

Por desgracia, la realidad fue muy diferente y las promesas hechas por los Aliados, se olvidaron, tapadas por la realpolitik.

El diario Sud Ouest ha publicado un artículo sobre aquel momento histórico y sobre los actos de homenaje de este aniversario.

Recogemos también el artículo publicado por el diario Deia y firmado por Iñaki Goiogana, dentro de su serie “Historias de los Vascos“, en el que se narra aquel acontecimiento histórico.

Naiz incluye un video con declaraciones del último superviviente de este Batallón en el que explica las razones de su lucha

Les dejamos, además,  tres vídeos. Los dos primeros con momentos muy especiales del acto. La interpretación del Himno Vasco y el Eusko Gudariak. Este último fue interpretado por el propio Lehendakari con el txistu y el tamboril.

El tercer, es un video en con la información realizada por los franceses de la Francia Libre sobre esta batalla, en el propio 1945.

 

Sud Ouest – 18/4/2015 – Francia

«Partis loin de chez eux pour défendre la démocratie»

Et l’ikurriña fut décoré de la Croix de guerre. Nous sommes le 22 avril 1945. Le général de Gaulle passe en revue les soldats qui se sont distingués, quelques jours plus tôt, dans la libération de la Pointe de Grave, en Gironde. Parmi eux se trouvent les hommes du bataillon Gernika. Une unité uniquement constituée de Basques du sud de la Bidassoa.

(Sigue – bajo suscripción) (traducción automática del texto al final de este artículo)

——————————

Deia – 11/4/2015 – Euskadi

La revancha del ‘Gernika’

EL próximo martes, día 14, se cumplirán 70 años de la batalla de Medoc, una de las últimas de la II Guerra Mundial, en la que participó el batallón Gernika, una unidad militar formada íntegramente por gudaris vascos. A contadas semanas de la finalización de la contienda mundial, la participación vasca en la liberación de Medoc, la península que se extiende al oeste de la Gironda, entre Burdeos y el Atlántico, puede considerarse como la culminación de la participación vasca en el esfuerzo de la guerra.

 (Sigue) (Traducción automática)

———————–

Fuente: Irekia – Eusko Jaurlaritza – Gobierno Vasco



Texto de la información de Sud Ouest

“Ha ido lejos de casa para defender la democracia”

El batallón de Gernika, que participó en la liberación del puerto de Burdeos, será homenajeado hoy en Gironde.

La Ikurriña fue condecorado con la “Croix de Guerre”. Estamos en el 22 de abril de 1945. El general De Gaulle pasa revista a los soldados que se distinguierom unos días antes, en la liberación de la Pointe de Grave, Gironde. Entre ellos se encuentran los hombres del batallón Gernik. Una unidad que consta sólo de los vascos al sur del Bidasoa.

Este heroísmo ha sido homenajeado en raras ocasiones. Pero hoy! setenta años después, una ceremonia se llevará a cabo en el municipio de Vendays-Montalivet, en el Médoc. El Presidente de la Comunidad Autónoma Vasca, Iñigo Urkullu, y su homólogo de la región de Aquitania, Alain Rousset, depositarán una corona de flores, izarán las banderas Vasca y francesa y plantarán una semilla de roble de Gernika cerca del monumento Côte 40.

200 voluntarios vascos

El gobierno vasco en el exilio hasta que el establecimiento de la democracia española, puso en marcha, en 1939, una llamada a la acción. “Muchos prestaron servicio de observadores, en las redes de espionaje o mugalaris, para evacuar a los combatientes heridos”, informa Jean-Claude Larronde, autor de “El Batallón Gernika” (Ediciones Bidasoa, 1995).

En el otoño de 1944, este compromiso ha alcanzado un nuevo hito. El comandante Kepa Ordoki, natural de Irun, logra reclutar cerca de 200 hombres. Luego reunió a sus tropas en Sauveterre-de-Béarn. “El 40% eran ex GUDARI (soldados) de la Guerra Civil, dice el historiador. El resto de los jóvenes refugiados que huyeron de la España de Franco. “Ellos aprenden a manejar las armas combatientes de primera línea de los lados del Magreb y África negro, integrados en la Brigada Carnot.

La batalla de la Pointe de Grave comienza 14 de abril de 1945. Si el capital de Gironde se libera en agosto de 1944, un foco de resistencia alemana se aferra a las dunas. Cerca de 4.000 nazis jóvenes, dispuestos a luchar hasta la muerte. “Bordeaux combina alegría de ser liberado y el miedo a dejar de serlo” así dice el general De Gaulle.

“Frustración”

El combate duró seis días. Apoyado por los bombardeos aliados, la brigada se dobla al oponente. Cinco Gudari murió durante las maniobras, y treinta y cinco heridos en el ejercicio y en los enfrentamientos.

El 20 de abril de 1945, la editorial de Jacques Lemoine, fundador del “Sud Ouest” comienza con un gran alivio. “Puerto de Burdeos se libera”, escribió. “Francia no olvidará los esfuerzos y sacrificios hechos por los vascos por la liberación de nuestra tierra”, habría dicho Charles de Gaulle.

“Pero después de eso, hubo frustración, dijo Jean-Claude Larronde. Habían luchado lejos de casa, para defender la democracia. Algunos no entienden que, a cambio, Francia no ayuda a derrocar el régimen de Franco. Ellos experimentaron esto como una traición. “Más tarde, el lehendakari José Antonio Aguirre, afirmó ,” Cuando la casa de un vecino está en llamas, no mentas el rescate. »

Pantxika Delobel

anuncio-productos-basque-728x85-2