También podíamos haber titulado “Los nacionalistas corsos, tan “malos franceses” como los nacionalistas vascos

 

No hemos podido menos que recoger en nuestro blog el comunicado de prensa emitido por el republicano francés Jean-Pierre Chevènement. Se trata de un político francés que ha ocupado en varias ocasiones puestos ministeriales, incluido el de Educación en 1984, el año en que el Presidente de la República Francesa, Francois Mitterrand, y el Partido Socialista francés destapan el engaño con el que habían conseguido el voto de los nacionalistas vascos de Iparralde.

Como se relata aquí, muchos de esos vascos nacionalistas:

habían votado a Francois Mitterrand en 1981 creyendo que les iba a conceder, entre otras particularidades, el departamento que el Partido Socialista (PS) había prometido, depositando un proyecto de ley en tal sentido en la Asamblea Nacional de diputados poco tiempo antes.“.

En octubre de 1984 el presidente francés pasó por Baiona para indicar que de lo prometido e insinuado, nada de nada. Como recoge la crónica de El País la idea que transmitió es que:

“las peculiaridades vascas no deben confundirse con una etapa hacia el autonomismo o el independentismo”, dijo el presidente, que se declaró algo así como el guarda jurado mayor del sagrado tejido nacional; y en ese momento recordó la triste aventura de los vascos españoles” que, en pos de su independencia, lo que hacen es proseguir la guerra.”

Ciertamente se le olvidó indicar que el nacionalismo vasco no sólo no es en un 99% violento, sino que cuando lo fue (a la fuerza), ayudó a que Francia fuera liberada del nazismo. Entonces no les preocupó mucho la existencia de nacionalistas vascos que utilizaran la violencia. Los responsables políticos franceses olvidaron pronto las promesas de 1945, así que no es de extrañar que en 1984 pasara lo mismo.

Está claro que al Sr. Chevènement no le gusta que haya naciones dentro de su estado francés unitario y unificador. A los “suyos” tampoco les gusta que en Francia se hable otras lenguas diferentes al francés, impuesto a sangre y fuego por los jacobinos revolucionarios. Lo vemos permanentemente en las actuaciones de sus diferentes gobiernos, rechazando apoyar resoluciones del Parlamento Europeo en defensa de las lenguas Minorizadas de la UE o impidiendo el reconocimiento constitucional de las lenguas minoritarias.

Por lo tanto, como es lógico, no le gusta (ni un poco) que los nacionalistas corsos hayan ganado las elecciones regionales francesas No parece que haya digerido muy bien que la lista “Per a Corsica”  obtuviera el 35,50% de los votos.

Eso explica su “comunicado de prensa” en que anuncia los peligros que vive la “unidad nacional francesa” con la aceptación de esas anomalías que son los nacionalismos corso y vasco. Es uno de los graves defectos del sistema democrático, que el pueblo se puede equivocar y tomar decisiones que van en contra de los principios fundamentales de los defensores de la unidad patria.

Después de leer su arenga, sólo nos viene una frase a la cabeza

Zorionak Corsica!

 

Le blog de  Jean-Pierre Chevènement – 17/12/2015 – Francia

Corse et Pays Basque: on détricote l’unité nationale!

Communiqué de presse de Jean-Pierre Chevènement, Ancien ministre, Président de République Moderne, 17 décembre 2015. Monsieur Jean-Guy Talamoni, intronisé il y a seize ans, dans le cadre du processus de Matignon, comme interlocuteur valable du Gouvernement, sans qu’il eût préalablement renoncé à la violence, est devenu aujourd’hui Président de l’Assemblée de Corse.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2