No nos casaremos de decirlo, una y otra vez: la muga no nos divide, pero sí nos separa. Con este juego de palabras lo que queremos decir es que, como Orson Welles afirmaba al inicio de su documental sobre los vascos, la frontera entre el Reino de España y la República francesa no ha servido para romper las raíces culturales comunes. Se mantiene la continuidad entre ambos lados de esa línea inventada y ajena a nuestro país.

Pero sí es verdad que siglos de dependencias diferentes, han producido profundos desconocimientos mutuos y lejanía. Aunque también tenemos que decir, que mucho peores y más peligrosos son los que desde los años 70 del pasado siglo han conseguido alejar de una forma imcompresible a Navarra del resto de los territorios hermanos vascos.

Todo esto nos ha venido a la cabeza cuando hemos descubierto esta receta de hamburguesa vasca, con carne picada de oveja vasca, queso de oveja arradoy, cerdo vasco, salsa vasca Sakari y mermelada de pimiento de Espelette. En el País Vasco peninsular sería casi un milagro poder preparar esta receta con productos adquiridos en tiendas locales, mientras que nos resultaría sencillo preparar otras de cocina oriental, o de otras naciones, como la gallega. Esto es algo que a los vascos de «uno y otro lado» nos debería dar que pensar.

En este caso la receta, que hemos encontrado en el blog Les petits plats de Christopher, nos invita a usar productos vascos, en su mayor parte producidos o comercializados en la Maison Petricorena de Baigorri.

En el caso de la salsa Sakari, la historia tiene un largo y hermoso recorrido que, se inicia a principios del siglo XX en un viaje de ida y vuelta de un vasco, Laurent Petricorena, a la Argentina. Al volver se casa y se hace cargo de la carnicería de la familia de su esposa. pero de su viaje a Argentina trajo una salsa para preparar cordero a la parrilla. Esta salsa, se hizo famosa en las comidas populares com parrillada de cordero que preparaba Laurent, y que tomaron el nombre de barbacoas Ziriko.

Esta salsa se empieza a comercializar por su hijo Jean Pierre Petricorena, que aparte de carnicero, era un reconocido jugador de una variante de pelota vasca llamada rebot. Fue un campeón incontestable y por eso era conocido como «sakari» (anotador). Este sobrenombre acabó siendo el que dio nombre a la salsa que paso de ser «salsa petricorena» a ser «salsa sakari». Hoy el negocio lo lleva Clara, la biznieta de aquel vasco que viajó a Argentina y se trajo la receta de esta salsa.

La próxima vez que viajemos a Euskadi continental (algo que hacemos siempre que podemos) pasaremos por Baigorri para hacernos en Maison Petricorena con todos los productos necesarios para preparar estas, sin duda, extraordinarias hamburguesas.

De mientras, les dejamos la receta (revisen el blog de Christopher porque hay muchas más recetas con productos vascos), y la historia completa de esta salsa extraordinaria.

Además, claro está, a animar a todos los lectores a que viajen por toda nuestra nación. Como también decimos muchas veces, y así cerramos este comentario igual que lo hemos abierto, somos un país pequeño pero increíble, porque tenemos de todo, menos un glaciar.

Les petits plats de Christopher – 16/7/2020 – Francia

Burger Basque au brebis sauce SAKARI et confiture de piment d’Espelette

Je vous propose aujourd’hui une recette gourmande aux saveurs basques : le burger basque. Burger au Brebis des Pyrénées steak haché et porc Basque agrémenté de la sauce Basque SAKARI et de la confiture de piment d’Espelette de la Maison Petricorena.

(Sigue) (Traducción automática)


Maison Petricorena –   – Euskadi

Le meilleur du Pays Basque depuis 4 générations…

Colorée, savoureuse et pétillante la cuisine basque et les recettes de la Maison Petricorena vous emportent comme le Fandango!. Clara Petricorena est la 4ème génération à relever le défi de vous proposer des produits sains, authentiques, cuisinés sans additif et de manière artisanale, tout en respectant bien entendu les règles d’hygiène et de traçabilité en vigueur. Mais rien de tout cela ne serait possible aujourd’hui sans la renommée de la de poudre de piment d’Espelette, et la fabuleuse histoire de la sauce SAKARI, largement imitée mais jamais égalée. C’est le fer de lance de l’entreprise…

(Sigue) (Traducción automática)