Geographical, la revista oficial de la Royal Geographical Society se publica en el Reino Unido desde 1935, y es, como podemos imaginar, un referente en todo el mundo. Ya habíamos hablado de ella en otra ocasión, con motivo de un precioso artículo sobre el Tren de Larrun, que invitamos encarecidamente a leer.

Pue bien, hoy nos ha sorprendido con un extenso artículo firmado por Jules Stewart en que se hace un repaso a la historia de los balleneros vascos. De la presencia de los marinos vascos en Terranova y Labrador; de Red Bay, una de las principales bases de operaciones vascas en la fachada atlántica de Norteamérica; del fundamental trabajo de la historiadora canadiense Selma Huxley Barkham en la recuperación de nuestra historia marítima en aquellas aguas; de la nao San Juan, cuyo pecio es la base del símbolo oficial del organismo de la UNESCO encargado del Patrimonio Cultural Subacuático; de Pasaia, el gran puerto vasco; y del astillero Albaola que no sólo esta empeñado en construir una réplica de la nao San Juan, sino que se ha convertido en un museo vivo (y fundamental) de esta parte tan importante de nuestra historia nacional.

En definitiva, un artículo que nos puede servir como un magnífico resumen pare entender la extraordinaria importancia de esa aventura naval para la historia de nuestro país, y que nos puede ayudar a entender por qué nosotros decimos que durante siglos el Atlántico norte fue el «mar de los vascos», aunque hoy en nuestro país, los vascos lo desconozcamos.

La labor de Albaola es extraordinaria, fundamental para la proyección social y el conocimiento de esta parte de nuestra historia. Nosotros tenemos una deuda pendiente con ellos, visitarles y preparar un “Punto de vista” sobre su centro y su trabajo.

Mientras lo hacemos, este artículo de Geographical nos sirve para honrar esta parte de nuestra historia y a sus protagonistas, los miles de marinos que iluminaron Europa con su trabajo.

Nuestra recomendación, no dejen de leer este artículo y después, no deje den visitar Albaola.

Geographical – 21/1/2020 – Gran Bretaña

The Basque city rebuilding its maritime history

In 1565, the Basque whaling ship San Juan set sail from its station in Labrador, a port established by Basque mariners. The ship was not to be seen again for more than 400 years. The 52-foot, 240-ton nao, a three-masted carrack, was making ready for its voyage home to the port of Pasajes with a cargo of whale oil. Pasajes, or Pasaia in the Basque language, was the port for San Sebastián. As well as being one of the major centres for shipbuilding, it was an excellent refuge and the most suitable in the Basque country for large vessels.

(Sigue) (Traducción automática)

 

Advertsiement