La rocambolesca historia de la “tortilla de patatas más grande del mundo” que puso en marcha el Ayuntamiento de Vitoria el 2 de agosto de 2014, parece que no tiene fin. La verdad es que la tortilla, por lo que se repite, parece que estaba hecha de pepino y no de patata de Araba.

Si recuerdan nuestros lectores más habituales, hace unos meses les hablábamos del fiasco del intento del Ayuntamiento de Vitoria de conseguir que una tortilla de patatas cocinada en la capital de Araba se registrase en el Libro Guinness de los Records, bajo el epígrafe “la más grande del mundo“.

Como decimos el intento fue un fracaso. Aunque el objetivo de centrar la mirada internacional en Vitoria se consiguió. El esfuerzo, y los 45.000 €, sólo sirvieron para que el intento se presentara como un motivo de vergüenza para la ciudad.

Parece que el Alcalde de Vitoria-Gasteiz ha decidido tomar al pie de la letra la sentencia de  Oscar Wilde : “Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti.” Eso parece porque la historia de la tortilla no se ha enterrado en un oscuro sótano del edificio consistorial, sino que sigue dando vueltas para regocijo de propios y extraños.

El ¿responsable? municipal sigue empeñado en conseguir un record con la tortilla. Aunque parece que, por ahora, el único que está consiguiendo es el de tropezar reiteradamente con la misma piedra (perdón, tortilla).

Ahora se ha buscado dos organismos certificadores de records, que han asegurado que la tortilla en cuestión sí cumple con los parámetros adecuados para convertirse en una tortilla record. Se trata de las las asociaciones de verificación de récords RHR (Record Holders Republic) y OWR (Official World Record). Dos asociaciones que, con todos nuestros respetos y sin poner en duda ni su capacidad ni su competencia, no tienen la proyección pública del Libro Guinness de los Records. O, dicho de otra manera, las conocerán en su casa.

A ese empeño por defender lo que es difícilmente defendible, se ha sumado el lío del cierre de cuentas que tiene el Ayuntamiento con la entidad encargada de nombrar cada año a la “Capital Gastronómica española“. Porque no nos olvidemos, este nombramiento es, en una parte substantiva, una cuestión de dinero. Ahora parece que no quieren pagar 50.000 € a dicha entidad organizadora, porque no se ha conseguido el record.

Sería interesante que el alcalde en vez de dar tantas vueltas al record nunca conseguido, explicara: Cuánto se ha pagado a esta organización (formada por la Federación Española de Hostelería, y por la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo), y sobre todo qué parte del acuerdo de actividades ha sido efectívamente llevada a cabo por la entidad organizadora.

The Guardian titulaba en su momento Intento de récord de tortilla se convierte en gran vergüenza para la ciudad española”.  Ahora, gracias a la “persistencia en el error” del alcalde vitoriano, es The Irish Times el que toma el relevo.

No sabemos la razón, pero nos viene a la cabeza la sentencia de Marco Tulio Cicerón: De hombres es equivocarse; de locos persistir en el error.

The Irish Times – 7/5/2015 – Irlanda

Spanish mayor refusing to pay for five-metre omelette

When the mayor of Vitoria, Javier Maroto, commissioned a platoon of chefs to cook the world’s largest Spanish omelette last year, he expected it to boost the Basque city’s international profile by entering the record books. Nine months on from the creation of the mammoth tortilla, it is being derided as a culinary white elephant, whose record-breaking status is under question and whose financing has led to legal action being taken against the mayor.

(Sigue) (Traducción automática)

—————————————

El Diario Noticias – 5/5/2015 – Argentina

Sin Guinness: La tortilla de papas más grande del mundo

Pocas veces una tortilla de papas había dado para tanto. El intento de Vitoria de entrar en el Libro Guinness de los récords por cocinar la tortilla más grande del mundo ha desencadenado desde finales del pasado año un cruce opiniones y datos tratando de demostrar que el ejemplar preparado en la capital alavesa es merecedor del título.  El Libro Guinness no valida la distinción debido a que no acepta la forma en la que se elaboró, “en porciones precocinadas tipo puzle la víspera” que después se unieron en una sartén de la que salió la tortilla de cinco metros de diámetro. Ahora, los organizadores han conseguido el apoyo de dos organizaciones internacionales de verificación de récords en su cruzada por ratificar lo logrado el pasado 2 de agosto.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2