Aunque sí hemos hablado en numerosas ocasiones del profundo europeísmo de los vascos que se comprometieron con la democracia y la soberanía de nuestra nación, nunca habíamos hecho una entrada específica dedicada al Día de Europa. El día en que en recuerdo de la Declaración Schuman, realizada un 9 de mayo de 1950, celebramos la idea de una Europa unida.

Como decimos su habíamos hablado de los «vascos constructores de Europa»; del papel del Gobierno Vasco, y de su sede de la Rue Marceau en París,  en los primeros pasos de la construcción europea; del papel del Lehendakari Aguirre y sus aportaciones a la idea de la Europa de los PueblosEn realidad nuestro blog está lleno de referencias a la idea de una «Europa Unida de Pueblos Libres».

Declaracion Schuman, 9 de mayo de 1950
Declaracion Schuman, 9 de mayo de 1950

Pero consideramos que este año es especial, y eso nos ha animado a hacer una entrada dedicada al Día de Europa. Una entrada de reivindicación de una «Europa Unida de Pueblos Libres».

Es especial porque, por un lado, es el primer año en el que el Reino Unido de la Gran Bretaña está, con todas las consecuencias, fuera de Europa. Más allá de las frases fáciles del tipo «peor para ellos», la consecuencias son graves. Graves para Europa, porque pierde a uno de sus miembros principales; graves para el Reino Unido, porque se van a dar cuenta de que «fuera hace mucho frío», y graves para naciones claramente europeístas, como Escocia, que se han quedado fuera de la Unión en contra de su voluntad.

Pero este año también es especial porque la invasión de Rusia a Ucrania nos sitúa ante escenarios que nos parecían imposibles. Desde la invasión soviética de Hungría en 1956 y de Checoslovaquia en 1968, Europa no había conocido una situación como la que se vive en Ucrania en estos momentos. La Unión Europea está actuando en el apoyo a Ucrania de una forma unitaria. Algo que no se puede decir en lo relativo a sus medidas de boicot a Rusia por su papel de invasor.

Ahí se están viendo las «costuras» de Europa. Sin duda porque no se ha avanzado lo suficiente en la disolución de los estado-nación de los que provenimos y en la creación de unos auténticos Estados Unidos de Europa, donde los ciudadanos y las naciones (no los estados) estén representados de forma directa.

Como comentábamos hace años, en respuesta a un «jacobino norteamericano»:

«…Los estados-nación son estructuras políticas creadas, en la mayor parte de los casos a espaldas de los ciudadanos, olvidando o pisoteando las culturas que integraron (a la fuerza) en su ámbito de poder, y acabando con todo aquel que se opuso a esa marcha…

…La que la conocida como “doctrina Aguirre“, en honor al Lehendakari del Gobierno vasco, viene a decir desde hace muchos años. Los estados-nación, creados como estructuras acaparadoras de poder, negadoras de otras realidades que la suya, y diseñadas bajo el principio de “sólo puede quedar uno”, deben desaparecer para que los ciudadanos de Europa recuperen todos sus derechos individuales y colectivos.  Y lo deben hacer en beneficio tanto de las comunidades nacionales naturales que las anteriores fagocitaron durante su creación, como de una estructura política democrática europea que represente a todos los europeos y que se encargue de gobernar las cuestiones comunes…»

Hoy es el Día de Europa, y como bien dice el mema de este año: «El futuro está en tus manos». Puede que esta crisis… o mejor, puede que estas crisis que estamos viviendo en los últimos 10 años nos ayuden a entender que el mejor camino (puede que el único)para garantizar nuestro futuro y el de las ideas e ideales que representa Europa, pasa por crear una Europa unida (de verdad) de pueblos libres (de verdad).

Sin duda estamos mejor que en los años 20 del pasado siglo, cuando se empezaron perfilar las ideas del movimiento federalista europeo, y mucho mejor que cuando Víctor Hugo (el escritor e intelectual que tanto y tan bien habló de los vascos), el forjador de la idea de los Estados Unidos de Europa, la presentó ante la Asamblea nacional Francesa.

Hoy, el Día de Europa, la homenajeamos con su himno, la «Oda de la alegría», que forma parte del 4º movimiento de su 9ª Sinfonía. Lo hacemos con la grabación de la Orquesta Sinfónica de Bilbao y la Coral de Bilbao.

Feliz Día de Europa y nuestros mejores deseos para la Europa unida de pueblos libres.

Bilbao Orkestra Sinfonikoa
Mirjam Mesak, soprano
Sofia Pavone, mezzosoprano
Richard Cox, tenor
Milan Siljanov, bajo
Sociedad Coral de Bilbao

Erik Nielsen, director


Lagun iezaguzu aboutbasquecountry.eus mantentzen!
Help us keep aboutbasquecountry.eus running!
Ayúdanos a mantener aboutbasquecountry.eus