Inaki Anasagasti
Iñaki Anasagasti. Hijo de una familia vasca exiliada a Venezuela, marchó a los siete años a San Sebastián. Tras su educación, marchó de nuevo a Venezuela, estudiando Periodismo y Sociología en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas. En 1970 regresó a San Sebastián y allí dirigió la Revista del PNV, Euzkadi. En 1977 inició su carrera política como miembro del Consejo Regional del PNV en Vizcaya, siendo después diputado del parlamento Vasco, del Congreso de los Diputados y Senador.

Le hemos pedido al político vasco Iñaki Anasagasti que compartiera en este blog el artículo en la  publicó el pasado 3 de octubre el diario vasco Deia.

En este artículo Iñaki Anasagasti partiendo de una foto, la que encabeza este artículo, nos hace un magnífico bosquejo del papel principal que el nacionalismo vasco (EAJ/PNV) jugó desde la postguerra en la construcción de los cimientos de la unidad europea.

En aquellos tiempos claves para el futuro de nuestro continente, e incluso antes, desde los años 20 del pasado siglo, el nacionalismo vasco soñaba con una Europa unida de pueblos libres.

Tras la Segunda Guerra Mundial, con una Europa en ruinas y dividida entre los dos bloques ideológicos, y económicos, se empezaron a crear las bases del proyecto que iba a encarrilar a Europa en el camino de la colaboración y de la unión.

Un 31 de mayo de 1947, se desarrolló en Lieja un Congreso de la Democracia Cristiana que culminaría unos días después con la constitución de los NEI (Nuevos Equipos Internacionales). Aquellos NEI serían el germen de la futura Unión Europea de Partidos Democratacristianos.

La creación de esta agrupación de partidos europeos de ideología demo-cristiana justo tras la devastación y el trauma que sufrió el continente europeo en la II Guerra Mundial, respondía a una necesidad. Buscaban impulsar la construcción de la Unión Europea Federal como una estructura política con el objetivo de asentar la paz en Europa, basada en los principios de la democracia parlamentaria y representativa.

Para entender el compromiso del nacionalismo vasco en este proceso, y del protagonismo  de su participación, basta recordar que las reuniones previas a la constitución formal de los NEI se celebraron en París. La sede del Gobierno vasco en el exilio situada en París (de las que hemos hablado en varias ocasiones) sirvió, en varias ocasiones, de espacio para esos encuentros preparatorios.

Cartel y lema del Aberri Eguna 1933
Cartel y lema del Aberri Eguna 1933

Ese compromiso con una Europa unida, ha sido una constante del nacionalismo vasco desde hace 100 años. Y una constante en las reflexiones políticas de EAJ/PNV a lo largo de una gran parte de su historia como movimiento político.

De todo esto, y de mucho más, nos habla Iñaki Anasagasti en este artículo que traemos por su gran interés a nuestro blog. Saber que entre los impulsores de la idea de una Europa Unida estuvieron, desde el principio, políticos nacionalistas vascos, es algo que se debe conocer y difundir. Es una buena argumentación incontestable que se debe utilizar  cuando algunos aseguran que el nacionalismo vasco lo que quiere es levantar barreras y crear fronteras.

Unas barreras y unas fronteras que nos fueron impuestas a los vascos por los estados-nación que se crearon, a sangre y fuego, durante los últimos años del siglo XVIII (en el caso de la República francesa) o en el siglo XIX y XX con el Estado unitario español inventado por los liberales.

Una curiosidad: el forjador de la idea de los Estados Unidos de Europa fue Víctor Hugo, el escritor e intelectual que tanto y tan bien habló de los vascos.


UNA FOTO HISTÓRICA

Iñaki Anasagasti

Foto del congreso de fundación de la Democracia Cristiana italiana 1946 (con representantes vascos)
Foto del congreso de fundación de la Democracia Cristiana italiana 1946

Europa nos interesa. Es nuestro horizonte. Europa son las elecciones alemanas y también el debate sobre un ejército europeo. Y también lo que se dice. A mediados de septiembre el Papa Francisco viajó a Hungría y Eslovaquia. Al volver en avión habló con los periodistas de su experiencia viajera y de Europa. ”La Europa del futuro tiene que prender los sueños de  los padres fundadores de la Unión Europea. La UE no es una reunión para hacer cosas, hay un espíritu en la base de la Unión, un espíritu con el que soñaron De Gasperi y Schumann, hay que volver ahí. No puede ser solo una oficina de gestión” les dijo a sus acompañantes.

De Gasperi, Adenauer y Schuman. tres de los «padres fundadores» de la Unión Europea
De Gasperi, Adenauer y Schuman. Tres de los «Padres de Europa»

De Gasperi y Schumann, dos personalidades católicas con las que estuvieron codo a codo los dirigentes del EAJ-PNV en los albores de la puesta en marcha de aquella ilusión mientras los antecesores de la IA miraban a Argelia, Cuba, Nicaragua y a todas las revoluciones mundiales. Hoy no lo reconocen y te dan lecciones europeas, pero para ellos solo era un supermercado.

En 1977, el PNV salió de la clandestinidad. Previamente trabajó en cuatro ponencias: organización, cultura, economía y política. EI borrador de la ponencia política lo redactó Xabier Arzalluz, que había vivido en Alemania y visto  en Berlín un muro divisor. El socialismo real no quería que sus habitantes eligieran otro lugar para vivir y le pusieron un muro a su cárcel. Recogía asimismo el impulso del pasado del PNV. Ajuriaguerra, Irujo, Jauregui, Leizaola, Lasarte le habían hablado del Aberri Eguna de 1933, con el lema Euzkadi-Europa, la creación en 1947 en Chaud Fontaine (Bélgica) de los Nuevos Equipos Internacionales, antecedente inmediato de la democracia cristiana en el continente  en su apuesta europea con criterio federal y subsidiario. Le hablaron de la presencia del lehendakari Aguirre y de Landaburu en La Haya cuando se creó el Movimiento Europeo y de cómo en la Delegación vasca de París se formó el Consejo Federal del Estado español de dicho Movimiento. Arzalluz sabía que aquella vía democristiana nacía como tercera vía, entre la derecha conservadora y un socialismo no totalitario con el prestigio de liderazgos  de los que habían luchado y muerto contra el nazismo y el fascismo. El jefe de la resistencia francesa, tras el asesinato de Jean Moulin por los nazis fue George Bidault, quien fuera luego presidente del Gobierno francés, personalidad frecuentada por el Lehendakari. De hecho la última visita que recibió en vida se la hicieron Uzturre y Arzalluz.

Uno de aquellos pioneros nombrado por el Papa hace quince días fue aquel trentino llamado Alcide de Gasperi, considerado como uno de los padres de Europa junto a Adenauer, Monnet, Schuman y Spack. Con todo ese mundo de experiencias, Arzalluz redactó aquella ponencia, que ha sido y es hoy una magnífica brújula para la actuación política. En aquel año mágico de 1977, saliendo de la clandestinidad y con una guía para planificar el futuro, ningún partido dio importancia a la idea de la construcción europea. El PNV en Iruñea, sí lo hizo. Repito, el único.

Una foto para la Historia. En su reverso tiene escrito del puño y letra del Lehendakari Aguirre lo siguiente: "Entrado con el Presidente Robert Schuman en el metro de Berlín Este en la visita secreta a dicho sector verificada el 23 de marzo de 1956 con ocasión de la reunión democristiana tenida en Berlín Oeste los dias 21 a 25 de marzo"
Una foto para la Historia. En su reverso tiene escrito del puño y letra del Lehendakari Aguirre lo siguiente:
“Entrado con el Presidente Robert Schuman en el metro de Berlín Este en la visita secreta a dicho sector verificada el 23 de marzo de 1956 con ocasión de la reunión democristiana tenida en Berlín Oeste los días 21 a 25 de marzo”

De Gasperi había nacido en Trento, que entonces formaba parte del imperio austrohúngaro y por esta razón inició su carrera política como diputado en el Parlamento austríaco en 1911. Esta experiencia le aportó una visión más global de la vida política y de Europa ya que, después de la Primera Guerra mundial, Trento fue anexionada a Italia. Elegido diputado de Trento en 1921, planta cara a Mussolini, quien lo encarcela por actividades antifascistas, de modo que cuando el fascismo se derrumbó, De Gasperi era la única figura importante que no estaba manchada y que podía ofrecer al pueblo italiano una alternativa ética.

El 3 de abril de 1981, junto a Xabier Arzalluz y Gorka Agirre, estuve en Roma en la celebración del centenario del nacimiento de Alcide de Gasperi. Fue toda una experiencia. Y no solo por la visita a Juan Pablo II, en el Vaticano, sino por todo el debate europeo de aquellas jornadas en las que el presidente del EBB brilló con luz propia y fue  reconocido por ello. En el viaje de vuelta decidimos la edición de un sencillo libro para que constaran aquellos debates y no se olvidara un dato del que nos sentíamos orgullosos y que pusimos en Roma encima de la mesa. Fue nuestra presencia como partido cuando la Democracia Cristiana Italiana, tras la guerra mundial y bajo el liderazgo de Alcide de Gasperi, salió a la cancha pública tras 20 años de persecución por parte del fascismo.

Fue en 1946 y en aquel congreso de salida solo estuvimos nosotros. Las relaciones con Maritain y Dom Sturzo, nuestra vieja lucha, y el entramado de relaciones nos otorgó aquel privilegio. En la fotografía que acompaña este artículo aparecen los tres delegados. Landaburu, en la mesa al lado de la Sra. De Gasperi; Teodoro Aguirre (hermano del lehendakari) y Pepe Eizaguirre, tolosarra, exdiputado y exmiembro del Tribunal de Garantías Constitucionales. Si una imagen vale por mil palabras, ahí está el PNV en los albores de la Unión Europea, codeándose con sus promotores y marcando su impronta.

Y no fue fácil. De Gasperi era primer ministro de Italia en 1946 y en ese congreso de la DC italiana uno de los temas importantes del orden del día fue decidir si apostar por la República o por la Monarquía. Unos veían con interés la figura de Humberto, hijo del rey Víctor Manuel, que había colaborado con Mussolini; pero a pesar de los argumentos para mantener la monarquía en Italia, en aquel congreso se decidió que la DC votaría en el referéndum en favor de la República. Y salió la República. Lo que en España no se hizo, en Italia los mandaron al exilio con prohibición de pisar el país.

La embajada franquista maniobró para que los vascos no estuvieran en dicho congreso pero fue el propio primer ministro quien dijo: “Entre unos y otros, me quedo con los vascos”.

Contaba Landaburu: “En tres ocasiones tuvimos el honor de conversar con De Gasperi. Desde el primer momento lo hizo con la intimidad y la confianza de los viejos amigos. Él ha conocido también las persecuciones (cuatro años de cárcel) y las miserias de una dictadura de veinte años. Y en un tono fraternal nos decía: “¡Que bella es la libertad cuando se ha vivido en la opresión!”. “El problema de la reconstrucción patria es más que un problema de la reconstrucción de edificios, puentes o carreteras, es un problema de reconstrucción moral y es un problema de construcción de la nueva clase dirigente”.

Otro de los asuntos  fue la base doctrinal. Del personalismo, del humanismo de inspiración cristiana. ”No es necesario  y quizás preferible que  el calificativo de cristiano  aparezca  en el rótulo, con tal de que sea el inspirador”. Se recordaron un par de frases de Maritain. ”Trabaja en pro de la democracia libre  y personalista y, el cristianismo se te dará por añadidura”. Y esta otra. ”La democracia es la cara profana del ideal cristiano”. Se notó que el término cristiano era más amplio que el de católico y que el término “de inspiración cristiana” lo es aún más, pues engloba a creyentes y no creyentes siempre que se inspiren en la moral cristiana. El personalismo es aún más amplio, pues puede ser defendido por gentes que aceptan una simple moral humana, sin intervención de lo sobrenatural. Fue lo que se aprobó  en la Asamblea de Iruña en 1977, dejando de ser el EAJ-PNV un partido confesional. El lema JEL encierra muchas cosas. Y somos jelkides. A muchísima honra.

De aquel congreso salió la matriz de la política italiana y europea para los siguientes treinta años. Y lo repito y repito  y repito. El EAJ-PNV  estuvo ahí. Y es que lo europeo está en nuestro ADN de partido. Con De Gasperi, Adenauer, Schuman y Monnet. ¿Qué organización política puede presentar semejante historial? Pues eso.