*Estupidez: Torpeza notable en comprender las cosas. (definición de la RAE)

Cuando el pasado 20 de marzo nos encontramos con el ignominioso articulo publicado en la web The Aviation Geek Club en el que el italiano Dario Leone, su fundador y editor, se atreve a escribir sobre el Bombardeo de Gernika, pensamos que era mejor esperar un mes y dirigirle nuestra respuesta en el día en que recordamos la matanza que los insurrectos franquistas y sus aliados, los totalitarios italianos y alemanes, ocasionaron sobre una ciudad indefensa.

No tenemos ninguna duda de que Dario Leone sabe mucho de aviones y que con sólo ver el perfil de cualquier de ellos puede recitar sus características sin un error. Pero lo que también tenemos claro es que del Bombardeo de Gernika no tiene ni idea y que lo que cree saber, y «vomita» en ese infame texto, sólo ha sido aprendido leyendo los textos de los que nunca vieron mal lo que pasó.

La verdad es que casi no sabemos por donde empezar, así que seguiremos el orden del artículo para puntualizar las barbaridades que dice.

Empezando por su afirmación de que los «informes eran tremendamente exagerados». Nos imaginamos que se refiere a los informes de los supervivientes; a los de los periodistas que vieron, la misma noche del bombardeo, las consecuencias del acto terrorista de los aviones facciosos; y a los informes del número de víctimas que ofreció el Gobierno de Euzkadi.

En definitiva, la «verdad es exagerada». Una «pena» que Steer, Monks y algunos periodistas internacionales mas, fueran testigos de las consecuencias del bombardeo y pudieran publicar una descripción de lo que vieron. Sin su injerencia, posiblemente tendríamos que seguir leyendo en muchos lugares que fueron los «rojos y separatistas» los que dinamitaron y quemaron Gernika.

Pensar que un gobierno en guerra «hincha» los daños ocasionados por el enemigo, roza el ridículo. Lo último que se quiere es desmoralizar a la población haciéndole creer que el enemigo tiene la capacidad de hacer todo el daño que le apetece. El Gobierno Vasco nunca dio cifras exageradas de las bajas ocasionadas por los bombardeos facciosos (por cierto, vale ya de blanquear a los insurrectos utilizando para nombrarles el término que ellos se auto-aplicaron para esconder que eran sólo unos delincuentes). Los bombardeos anteriores, como el de Durango, ocurrido el 31 de marzo, lo demuestran. La diferencia entre el de Durango y el de Gernika, es que en el primer caso la población estuvo bajo el control del gobierno legítimo durante el tiempo suficiente como para rescatar a las víctimas y contabilizarlas de forma individual, y en Gernika los insurrectos entraron poco después y pudieron «esconder» algunas de las consecuencias de la infamia cometida.

Afirmar que las 32 tm. de bombas de alto poder explosivo e incendiarias tenían como objetivo principal destruir el puente Rentería, sería un chiste, si no se estuviera hablando de algo tan serio. Es similar a escuchar por parte de algún historiador militar, muy cercano a los golpistas y a su gobierno dictatorial, «que llevaban bombas incendiarias en los aviones por casualidad». Como si eso fuera posible.

El puente de Renteria en las afueras de Gernika
El puente de Renteria en las afueras de Gernika

El puente de Renteria, era/es una estructura de hormigón de unos pocos metros, que salva un pequeño rio que un poco más al norte se transforma en la ria de Gernika.

El objetivo del bombardeo era destruir hasta los cimientos la población y, además, producir el mayor daño posible entre la población civil.  Como lo demuestra el número y tipo de bombas; el día elegido, día de mercado; y los ametrallamientos desde los cazas a la población civil que intentaba escapar del infierno de explosiones y fuego que habían producido los aviones alemanes e italianos. Decir otra cosa es ser un ignorante, o un mentiroso.

La excusa del «humo que impedía ver el objetivo (el puente)», está más allá el ridículo. Una excusa creada ante la repercusión internacional que tuvo el bombardeo, gracias a que los periodistas internacionales que se encontraban en Bilbao podían escribir sin censura y con libertad… y contaron lo que vieron. En otros lugares, la censura les hubiera impedido transmitir una verdad tan cruda.

Afirma que «un extremo de la ciudad» quedó totalmente destruido. Y se queda tan tranquilo. Si alguien quiere comprobar cómo quedó Gernika tras el bombardeo, sólo tiene que ver las fotos aéreas que realizó un avión italiano. O ver el mapa de daños que crearon los propios insurrectos para la reconstrucción de la Villa foral.

Mapa de los daños sufridos por Gernika (plano hecho por el gobierno franquista)
Mapa de los daños sufridos por Gernika (plano hecho por el gobierno franquista)

Luego el artículo comete un error de bulto que transpira muy mala voluntad. Los franquistas no entraron tres dias después en Gernika. Su entrada fue el 28 de abril, dos dias después. Por lo que la idea de que se pudo librar las calles para permitir el paso de las tropas vascas en retirada, va más allá del absurdo. Sólo hubo un día para hacer lo básico. Y lo básico era evacuar a los heridos y recuperar cuerpos. Aparte de que las tropas vascas en retirada se desplazaban, en su inmensa mayoría, a pie.

«Explica» la destrucción de una ciudad con los razonamientos de aquellos que luego destruyeron Europa, «destruir un objetivo concreto, como una via férrea o un puente, es difícil. Así que vamos a destruirlo todo». Ellos nos iban a destruir un puente, como lo demuestra el tipo de bombas que portaban. Repetimos lo evidente: iban a destruir una ciudad y a acabar con el máximo de civiles posibles.

Y a partir de aquí, ya vamos camino de una orgía de razonamientos franquistas.

Dice que la ciudad no estaba indefensa porque había dos batallones del Ejercito de Euzkadi. Como si eso fuera significativo. Es la lógica de los militaristas: todo vale.

Gernika era una ciudad indefensa, porque no tenia ni una batería antiaérea, ni había aviones aviones republicanos capaces de hacer ninguna defensa.Decir otra cosa es pensar igual que un criminal de guerra.

Por eso, sí fue un ataque terrorista. Como todo lo que hicieron los insurgentes y sus amigos alemanes e italianos. En Gernika había muchos más civiles que militares. Había escuelas, hospitales, un mercado, conventos,… En definitiva era una población civil… e indefensa.

Pone en duda la cifra de muertos dadas  por el Gobierno Vasco. Y por lo tanto también la de los testigos oculares como el corresponsal del Daily Express, Noel Monks,  que describe así lo que vio en Gernika la mañana del 27:

«Volví al pueblo ennegrecido al amanecer. Las llamas se habían apagado pero las ruinas ardían lentamente. Vi más de ochocientos cadáveres. Otros trescientos cadáveres no eran reconocibles como tales porque no eran cuerpos, eran solo manos, piernas, brazos, cabezas y pedazos de carne humana. Muchos cuerpos tenían heridas de bala, balas de las ametralladoras de los aviones»

«Hay algo en esta guerra que me pone los pelos de punta. ¿Podrás encontrarte en el mundo con un grupo de gente más agradable que estos vascos, amantes de sus casas, trabajadores, religiosos? Y están siendo aniquilados con la bendición del Papa. Me hace temblar por la humanidad»

Los franquistas eran unos delincuentes mentirosos, como lo demostraron siempre. El Gobierno Vasco no. Sus cifras son la únicas que deben ser tomadas en cuenta.

Porque eso de que en Gernika había 7.000 personas, es otra burda mentira. Había mucha más gente, heridos en los hospitales, refugiados, tropas en retirada, personas del entorno en día de mercad… En definitiva una población muy superior a la que marcaba el censo. Y luego, olvidémonos de los registros civiles. Hasta se llegó a alterar las fechas de las defunciones por parte de los franquistas, para que no coincidieran con los dias posteriores al ataque terrorista.

Hay una voluntad permanente de disminuir la importancia del bombardeo. Algunos para blanquear a los culpables. Otros, no sabemos, pero igual por tener su «minuto de gloria». Vaya usted a saber.

Si alguien quiere acercarse a lo que fue y significó el Bombardeo de Gernika, debe leer y escuchar a Xabier de Irujo. La mejor aportación científica a lo que fue este bombardeo.

Por cierto, los nazis no necesitaron a Gernika para crearse su fama de crueles asesinos. La necesitaron, como otras ciudades vascas, o españolas, para practicar y depurar lo que se le venía encima a Europa poco después. Pensar que hubo una «confabulación» entre periodistas británicos de periódicos conservadores y el Gobierno Vasco, en la noche del 26 de abril, para convertir Gernika en un elemento de propaganda, se encuentra a mitad de camino entre el delirio y la miseria moral.

El británico Chamberlain y el francés Deladier, no se arrugaron ante Hitler tras su invasión de Checoslovaquia porque temieran nuevos «Gernikas». Se arrugaron porque pensaban que así se iba a saciar el monstruo, sin que les afectara. Hicieron exactamente igual que los Aliados tras el final de la II Guerra Mundial en Europa: Franco ya no era un problema que les afectase a ellos. así que ¿Para qué esforzarse?. Los que combatieron con ellos contra el fascismo, ya no les eran útiles y les abandonaron.

Una recomendación a Dario Leone. Sabrá mucho de aviones, pero del Bombardeo de  Gernika no sabe nada. No debería olvidar que es mejor no hablar de lo que no se sabe. Por cierto, no comenta que también participaron aviones italianos en ese bombardeo. O que el Bombardeo de Durango fue obra de aviones italianos en exclusiva. Igual habría que recordarle también que la aviación fascista italiana usó, poco antes, la guerra química en Abisinia.

Solo nos queda recordar a aquellos que sufrieron el bombardeo. Y un año más pedir, para ellos y para todos los que fueron asesinados y aun siguen enterrados en las cunetas,

Verdad, Justicia y Reparación

Algo que nunca podrán encontrar en el artículo de The Aviation Geek Club.

Para todos los que quieran saber más sobre el Bombardeo de Gernika, pueden darse «una vuelta» por este articulo en el que recopilamos lo que hemos escrito sobre este trágico acontecimiento.

The Aviation Geek Club – 21/3/2020 -Italia

Here’s why the bombing of Guernica was Hitler’s greatest victory in the Spanish Civil War

When the Spanish Civil War broke out in 1936, the Luftwaffe was a new air force, having been established in secret and only officially formed in 1935. But it was rapidly expanding, and already in a position to help its ideological allies, Franco’s Nationalists. The Luftwaffe’s expeditionary force —the Legion Condor — launched the world’s first major airlift to bring Franco’s troops to Spain.

(Sigue) (Traducción automática)