Bucks Free Press, un diario local del Buckinghamshire, uno de los cuarenta y siete condados ingleses, publica una historia que nos habla de lo mejor y lo peor de las comunidades que toman una postura ante el sufrimiento ajeno. Una historia más de los niños vascos de la guerra que nos recuerda cómo muchos de nuestras madres y padres, abuelos o abuelas, pudieron alejarse de los horrores de la guerra gracias a la solidaridad de personas desconocidas que entendieron que su obligación como seres humanos era ser solidarios.

Niños vascos de la guerra en el condado de Buckinghamshire
Niños vascos de la guerra en el condado de Buckinghamshire

El diario recuerda cómo High Wycombe, una de las poblaciones de ese condado, tomó una postura activa ante la tragedia de los niños vascos que abandonaban Bilbao, cercado y bombardeado por los insurrectos, ofreciendo apoyo y atención a 31 de los que se refugiaron en Gran Bretaña.

No hay que olvidar que el gobierno británico, muy favorable a los postulados de los insurrectos, hizo todo lo posible por evitar que niños vascos encontraran refugios en ese país. pero sobre todo no hay que olvidar que la Sociedad Civil británica fue la que obligó a ese gobierno a abrir las puertas, a regañadientes, a nuestros refugiados. Los acogieron, los cuidaron y los consolaron en aquellas horas negras.

 Mike Dewey, autor del reportaje nos relata los pormenores de su llegada, del esfuerzo realizado para acogerles, y de las vicisitudes que pasaron durante su estancia.

También recoge las razones que argumentaban aquellos que les querían fuera. Las razones de los mezquinos, los pro-franquistas, o los que pensaban que lo de “los británicos es sólo para los británicos” . Las razones que usaron para intentar impedir su llegada y las que usaron para intentar devolverles a Euskadi nada más ser tomada por los insurrectos.

Por desgracia, las razones de aquellos desalmados no nos suenan extrañas hoy en día. Cierto que los refugiados no son, como entonces, niñas y niños vascos. Pero no nos debemos equivocar, los refugiados siempre son “nuestros refugiados”.

“…Those, like the MP for South Bucks, Sir Alfred Knox, who believed that the refugees should never have been offered a safe haven in England, argued that they should be returned forthwith. Other opponents argued that the outpouring of charity and goodwill towards the Basque children was diverting attention away from the plight of British children living in poverty. The Prime Minister, Stanley Baldwin had had a more down-to-earth objection, “The climate will not suit them”, he warned…”

(…Aquellos, como el diputado por South Bucks, Sir Alfred Knox, que creían que a los refugiados nunca se les debería haber ofrecido un refugio seguro en Inglaterra, argumentaron que deberían ser devueltos de inmediato. Otros opositores argumentaron que el ofrecimiento de caridad y buena voluntad hacia los niños vascos estaba desviando la atención de la difícil situación de los niños británicos que vivían en la pobreza. El primer ministro, Stanley Baldwin había tenido una objeción más realista: “El clima no les conviene”, advirtió…)

Sólo podemos, una vez más, dar las gracias a todas aquellas personas buenas que a lo largo de toda Europa (e incluso en los USA) acogieron a  aquellos niños. Lo mismo que hay que dar las gracias a los países de América que acogieron a las decenas de miles de refugiados que tuvieron que abandonar su patria, la nuestra, para no perder su vida, o su dignidad.

Eskerrik Asko

Bucks Free Press – 21/4/2019 – Gran Bretaña

Spanish Civil War comes to Booker

READER Roberta Wilson of the Booker & District Local History Group has contacted us after reading about the children evacuated from Bilbao, Spain in the April 5 Nostalgia page. The Group have kindly consented for the following article about these children, written by their former member Kevin Jewell, to be reproduced below.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2