Para creyentes y no creyentes. Lo que queremos decir con este título, tomado del tema de Leon Grieco, es que esperamos no perder nunca nuestra Humanidad, y ser capaces en los momentos adecuados de saber que nuestros Principios van más allá de las meras palabras y declaraciones.

Hace un par de semanas escribíamos una entrada titulada:

LOS VASCOS UN EJEMPLO DE REFUGIADOS ACOGIDOS. ESPERAMOS QUE TAMBIÉN DE EUROPEOS SOLIDARIOS

En las que transmitíamos nuestra opinión sobre el papel que la Sociedad vasca debe jugar en la crisis de Refugiados que vivimos en Europa. Para ello mirábamos atrás y comparábamos lo pasado en 1937 y lo que pasa ahora. La conclusión que sacábamos era que nos encontrábamos ante los mismos problemas y ante los mismos los seres humanos.

Hoy el director de este blog, ha publicado un artículo en  Deía. Un artículo que fue pedido por el periódico vasco tras la publicación de esa reflexión. No somos partidarios de “personalizar y nominalizar” nuestras reflexiones, pero hemos creído que la gravedad del tema exigía una postura diferente a la habitual.

Sabemos que habrá quien diga que ya se hace lo suficiente, o que ya se hace demasiado. Nosotros no somos capaces de medirlo. No tenemos una escala o regla que nos ayude a saber eso. Sólo tenemos la de la angustia que nos produce ver a tantos seres humanos sufriendo esa injusticia, mientras que miramos a otro lado, o les cerramos las puertas.

Eso nos ha hecho tomar la decisión de escribir el artículo que se ha publicado dentro de la colección “Historias de los vascos” , bajo el título.

Cuando los niños eran los nuestros.

Mientras se redactaba, sonaba esta canción que es mucho más que una canción. Es un himno, una plegaria, y una declaración de principios.

 

Sólo le pido a Dios (Leon Gieco)
Sólo le pido a Dios
Que el dolor no me sea indiferente
Que la reseca muerte no me encuentre
Vacía y sola sin haber hecho lo suficiente

Sólo le pido a Dios
Que lo injusto no me sea indiferente
Que no me abofeteen la otra mejilla
Después que una garra me arañó esta suerte

Sólo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

Sólo le pido a Dios
Que el engaño no me sea indiferente
Si un traidor puede más que unos cuantos
Que esos cuantos no lo olviden fácilmente

Sólo le pido a Dios
Que el futuro no me sea indiferente
Desahuciado está el que tiene que marchar
A vivir una cultura diferente

Sólo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

anuncio-productos-basque-728x85-2