Esta vez el escritor vasco-americano Vince J. Juaristi nos ha dejado “con la boca abierta“. Seguimos con mucho interés la magnífica serie de artículos que está publicando en el Elko Daily bajo el título genérico “Intertwined/Entrelazados” sobre los profundos lazos que unen a los vascos y a los norteamericanos de los USA. Escritmos con motivo de que este verano la cultura vasca será la invitada de honor del Folklife Festival que el Smithsonian celebra cada año en el National Mall de Washington.

Decimos que nos ha dejado “boquiaberitos“, porque si bien hasta hora sus artículos giraban en torno a asuntos que de alguna manera ya habíamos tratado en nuestro blog, esta vez nos ha sorprendido del todo. Su ultima entrega nos cuenta la historia que enlaza dos vidas que en principio parecían condenadas a no encontrarse nunca.

Por un lado la de Kerman Mirena Iriondo, un “Niño Vasco de la Guerra” que con 8 años tiene que abandonar su patria a través del puerto de Bilbao, para ponerle a salvo de los bombardeos de los insurgentes franquistas.

Por otro lado la de Anna Eleanor Roosevelt que además de esposa de Franklin Delano Rooseveltpresidente de los USA entre 1933 y 1945, fue, sobre todo, una influyente diplomática y activista por los derechos humanos. Una mujer de profundos principios que uso su cargo de primera dama de los USA, para impulsar proyectos  humanitarios y de defensa de las libertades.

Conocíamos, muy por encima, el proyecto puesto en marcha por el periodista John Langdon-Davies,y el voluntario Eric Muggeridge, ambos británicos, crear una red de ayuda a los niños abandonados o huérfanos durante la Guerra Civil. Un proyecto que había dado lugar al programa Foster Parent`s Plan for Children in Spain“.

Hemos hablado mucho del papel de la Sociedad Civil Británica en la acogida de los Niños Vascos de la Guerra en Gran Bretaña. Lo que desconocíamos  y Vince J. Juaristi nos ha descubierto es que acabó calando  no sólo en Gran Bretaña sino también en los USA y que Eleanor Roosevelt, la primera dama, tomó un papel clave en su desarrollo.

Eso ya de por sí para nosotros un descubrimiento,. Pero lo que realmente es espectacular, es saber que de los tres niños refugiados que, a modo de ejemplo, “adoptó”  Eleanor Roosevelt, uno de ellos fue Kerman Mirena Iriondo, uno de aquellos niños vascos que tuvieron que abandonar su patria a bordo del buque británico Habana.

Kerman Mirena Iriondo, el niño vasco de la guerra, que fue "adoptado" por la primera dama de los USA
Kerman Mirena Iriondo, el niño vasco de la guerra, que fue “adoptado” por la primera dama de los USA

Un niño que formó parte de las actividades de defensa de la infancia puestas en marcha con motivo de la Guerra Civil en España y la II Guerra Mundial y que, tras la Segunda Guerra Mundial, acabaron dando lugar a UNICEF. En buena parte gracias al empeño de Eleanor Roosevelt de crear mecanismos de defensa de la infancia estables y protegidos por el Derecho Internacional. No sabemos (bueno nos lo imaginamos) que pensaría de lo que está ocurriendo ahora no ya en lugares lejanos, sino dentro de la propia Europa.

Tenemos que agradecerle a Vince J. Juaristi que esté contando esas Historias de Vascos tan apasionantes y animamos a nuestros lectores a que no se pierdan ninguna de estas historias. son hermosas, emocionantes, y están muy bien escritas. Tanto, que hasta con el “traductor automático” de Google son legibles.

Elko Daily – 7/5/2016 – USA

Eleanor’s Children

ever had a First Lady of the United States traveled to Europe without her husband. Despite the German Luftwaffe prowling the skies, Eleanor Roosevelt shrugged off the danger and flew to England in 1942. She had four sons in military service and wanted to do something for the war effort, if only to raise British spirits and carry a vital message across the pond, “America is coming.” She and Franklin had been visited by King George and Queen Elizabeth at the White House, so returning the call seemed only fitting. She also hoped to bring good tidings to the few American troops already in country and study the effects of wartime programs on average families. Additionally, a chief priority was spending time with refugee children, three in particular whom she had adopted and supported for years. Among them was a Basque boy, Kerman Mirena Iriondo.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2