Carlos Osorio es profesor de la Universidad Adolfo Ibañez. Una universidad privada chilena. Posee un curriculum de estos que empiezan a ser casi infinitos:

es profesor visitante en Deusto Business School y actualmente se encuentra en sabático como International Faculty Fellow en el MIT Sloan School of Management, donde trabaja junto al vice-decano para Action Learning. Carlos ha sido faculty associate del Berkman Center for Internet and Society de la Universidad de Harvard (2012-2014), científico investigador visitante del Medialab del MIT (2001-2002) y research associate del Information Technologies Group del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard (2001-2002), además de guest lecturer de la Amsterdam Business School.

En el se puede ver que en estos momentos “se encuentra en sabático como International Faculty Fellow en el MIT Sloan School of Management, donde trabaja junto al vice-decano para Action Learning”. Es decir la mirada a la economía de la Comunidad Autónoma del País Vasco (CAPV) que ha publicado en “Economía y Negocios” (diario El Mercurio, Chile) lo ha realizado trabajando e investigando en esta universidad norteamericana.

Son seis líneas y media de texto, aparte del título. Pero son seis líneas y media de un valor enorme (qué envidia esa capacidad de síntesis). Una visión de lo que es la economía y la innovación en esta parte de El País de los Vascos. Una descripción de nuestra realidad que se suma a otras que vamos recogiendo y que hablan de la muy positiva evolución de los últimos 30 años de la CAPV. Artículos como éste, éste o éste.

Ciertamente las palabras dedicadas al esfuerzo por innovar que se ésta realizando, forman el núcleo clave de ese pequeño texto. Pero el autor, para que sus lectores, alejados de la realidad vasca entienden de qué realidad está hablando, la ubica en el contexto económico internacional de una forma muy clara:

si fuera una economía soberana, su PIB per cápita el 2015 habría ocupado el lugar 25 a nivel mundial, justo por debajo de Israel y por sobre Japón, Corea del Sur.

Sólo le ha faltado una cosa, explicar que si ese ejercicio comparativo se hubiese realizado hace 35 años, habría que haber descendido mucho más en ese listado para encontrar el puesto que le correspondería a la CAPV de ser una “economía soberana” .

Muchas personas e instituciones en el mundo observan el “Caso vasco”. Mientras, en nuestro país algunos siguen negando la evidencia, calificando de “mentiras” todo aquello que se sale de su visión apocalíptica de la realidad (seguramente porque tienen el erróneo convencimiento de que este éxito les coloca ante el espejo de su fracaso). Es uno, sólo uno, de los problemas de creerse en posesión de la verdad absoluta.

Economía y Negocios – 5/10/2016 – Chile

Innovación en el País Vasco

Desde el 2006 que investigo cómo se hace innovación en el País Vasco ¿Qué tiene de especial, y por qué vale la pena conocerlo? Es la comunidad autónoma con el mayor Índice de Comportamiento Innovador en España que en 2015 era de un 0.67, un 48% superior al promedio de la nación. Se escapa de la media en el aporte promedio de la innovación al resultado del negocio de sus empresas y, si fuera una economía soberana, su PIB per cápita el 2015 habría ocupado el lugar 25 a nivel mundial, justo por debajo de Israel y por sobre Japón, Corea del Sur. Porque han entendido que la innovación es la única respuesta adecuada a la incertidumbre, que el foco en eficiencia te puede matar, y que la diferenciación mediante apuestas radicales es imprescindible.

(Sigue) (traducción automática)

 

Orona, un ejemplo del éxito de la Innovación vascaOrona, un ejemplo del éxito de la Innovación vasca

anuncio-productos-basque-728x85-2