Hoy nos hemos encontrado en la red con una pequeña joya: los archivos del FBI sobre sus investigaciones y su actividad de espionaje a la Delegación del Gobierno Vasco en Nueva York y a sus miembros, incluido al propio Lehendakari Aguirre.

De izquierda a derecha: Irala, Monzón, Aznar y Sota; sentados, Aldasoro, Aguirre y Nárdiz, miembros del Gobierno vasco en el exilio, en la delegación de Nueva York. / F. S. A.
De izquierda a derecha: Irala, Monzón, Aznar y Sota; sentados, Aldasoro, Aguirre y Nárdiz, miembros del Gobierno vasco en el exilio, en la delegación de Nueva York. / F. S. A.

Son los archivos de esta oficina del Gobierno federal de los USA que fueron descalificados hace unas décadas y que han servido de documento de trabajo para muchos investigadores. Unos documentos que ahora están disponibles en la red para cualquiera que quiera consultarlos.

Leyéndolos resulta curioso ver la desconfianza que muchos funcionarios y políticos de este país norteamericano tenían respecto a la Causa del Pueblo Vasco. Una desconfianza que contrastaba con la valoración que tenían para con los miembros de la Delegación, incluido el Lehendakari, a nivel personal.

Eso demuestra que, al contrario que lo que pensaban aquellos representantes de los vascos en el exilio, para los aliados en general y los USA en particular, pesaba mucho más el status quo, el contar a su lado con las fuerzas con mas posibilidades de salir vencedoras (incluidos los insurrectos franquistas) que ayudar a un pequeño pueblo que buscaba su libertad. A pesar de las promesas realizadas y del apoyo recibido.

Una situación que el nacionalismo vasco han vivido muchas veces a lo largo de su historia. Muchos países que ahora son independientes, pero que tuvieron que luchar por conseguirlo (el Estado de Israel o las Repúblicas Bálticas, por ejemplo) buscaron el apoyo de las instituciones y partidos nacionales vascos, apelando a la solidaridad entre las naciones que buscan su libertad. Una vez conseguida su independencia y su reconocimiento internacional, los vascos pasaban de ser unos aliados y un punto de apoyo, a convertirse en una “molestia” que interfería y debilitaba sus relaciones con el Reino de España o con la República francesa.

Hoy en día hay muchas naciones sin estado que piden la colaboración y el apoyo de los vascos. Por desgracia tenemos la sensación de que su forma de actuar no sería muy diferente a los casos nombrados. cuando pasan del club de las naciones sin estado, al de la naciones con asiento en la ONU, parece que su memoria se pone a cero y se olvidan de sus viejos amigos.

Les dejamos en enlace a los documentos del FBI sobre la Delegación del Gobierno Vasco en New York y un trabajo de la historiadora M* Angeles Ordaz Romay, realizado en base a esa documentación y que da algunas claves de lo que pasó, además de ofrecer una amplia bibliografía sobre libros escritos en base a esos documentos.

FBI –     – USA

Basque Intelligence Service

Documentos desclasificados del Federal Bureau of Investigation sobre su seguimiento y espionaje a las actividades de la Delegación de Gobierno Vasco en New York a partir de 1938

(Sigue)

—————————–

M* Angeles Ordaz Romay.

LA DELEGACIÓN VASCA EN NUEVA YORK, UNA DÉCADA BAJO EL PUNTO DE MIRA DEL FBI (1938-1947). (PDF)

anuncio-productos-basque-728x85-2