Antonio Digon, un español de Vitoria ha remitido una carta a la sección de cartas al director del diario británico The Guardian, en la que se recogen, de forma concentrada algunas de los mantras más utilizados por los anexionistas e imperialistas para justificar la imposibilidad de plantear un cambio de Status Quo.

El primer mantra. Los malos son los nacionalismos defensivos.   “los europeos han estado matando entre sí durante generaciones en la cuestión de las fronteras, en el supuesto derecho de “naciones culturales” a tener un estado independiente”. En realidad, siempre se olvidan, ha sido al revés. La mayoría de los conflictos nacen de la voluntad de unas comunidades fuertes en dominar a otras mas pequeñas o más débiles. Los imperios conquistan territorio y pueblos a sangre y fuego y luego denuncian como acciones violentas y contrarias a “derecho” los intentos de esas naciones de recuperar el control de sus destinos.  La culpa esta, cómo no, en los “inmorales deseos secesionistas” de las sociedades invadidas y anuladas y no de los ocupantes.

El segundo mantra. Que la sociedad decida, divide. Afirma, sin rubor que “La afirmación de que el voto democrático siempre es bueno es un bromuro de ingenuo: en mi país Vasco la mera sugerencia de que ese voto hace unos años crearon divisiones sociales cuyas cicatrices aún están siendo amamantado“. Mantiene el principio de que lo único que une, es que las cosas sigan como están. No importa lo que opine la mayoría, lo que importa es que los que se encuentran cómodos en la situación actual sigan así. Porque cualquier percepción de cambio, les hace sentirse “incomodos”. Cualquier modificación les hace sentir que lo suyo, lo bueno, lo natural, lo que siempre ha sido, lo que en definitiva no es sino una proyección modernizada del “Santiago y cierra España” del Capitán Trueno,  o de la “unidad del Destino en lo Universal” del franquismo, está siendo atacado. Entonces sienten que la sociedad se divide, porque se dan cuenta que no todos piensan como ellos. O lo que es peor, sienten que su forma de pensar no es la que se impone. Preguntar a la sociedad, qué tontería, si ellos están ahí para determinar lo que debe ser y lo que no debe ser.

Por cierto,  es cierto que los nacionalistas vascos, o catalanes han babeado con el “referendum escocés”. Porque, sobre todo, porque da mucha envidia ver como cerca de nosotros hay gobiernos civilizados,  que entienden qué es la democracia y el respeto a las naciones. Por otro lado de ese referendum (del que hemos escrito unas cuantas cosas) lo importante no era el resultado, sino la propia existencia del mismo, como, en su momento, comentamos aquí.

El tercer mantra.  Lo que no coincide con el pensamiento de los unionistas anexionistas es antiguo, retrogrado o tribal. Es más, se atreve a definir como “tribal” al movimiento soberanista escocés, con lo que, nos imaginamos, verá en el Sr. Alex Salmond una especie de chamán o cabecilla de un clan de pre-modernos. Una persona indigna, por lo tanto, de ser tenida en cuenta por líderes civilizados. Después de todo, los unionistas españoles, fieles seguidores de una variante local del jacobinismo francés, son los herederos y gestores de la herencia Ilustrada. La que primero consiguió, a sangre y fuego, una Francia unida, y luego, importada como sólo la saben hacer los buenos españoles, es decir, de mala manera y sin entender mucho del fondo pero si de las formas, intentó hacer lo mismo en el Reino de España. Acabando la cosa como el Rosario de la Aurora, pero como es natural entre ellos; con dictador tras dictador.

Antonio Digon y a todos los que representa en su “reflexión”, les podemos aplicar una variante de una frase hecha, que es muy socorrida: menos prozac más democracia.

The Guardian – 14/10/2014 – Gran Bretaña

Danger of drawing borders

The Guardian. The route to secession? Photograph: Gary Kempston
The Guardian. The route to secession? Photograph: Gary Kempsto

We Anglophile Europeans have difficulties persuading our compatriots that British people are not as insular as often depicted, but the Scottish referendum and your seven pages of coverage on it undermine our efforts with the glaring absence of a European perspective (26 September). I’m not referring to the compatibility of British arrangements with EU laws or an independent Scotland in the EU.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2