Con motivo de la elección por parte del nuevo Papa del nombre de Francisco, son varios los medios que recuerdan la figura de San Francisco Javier, jesuita como el recién electo dirigente de la Iglesia Católica Romana. Un santo al que califican de santo español.

Nos podemos imaginar qué pensarían los Jaso, la Familia de San Francisco Javier, si leyesen estas informaciones. Nos podemos imaginar qué pesarían sus hermanos, héroes de Amaiur, o su padre que murió en el exilio tras la invasión castellana, o su madre, que se carteaba en euskera con su hijo misionero, que tuvo que ver como los invasores derruían su castillo.

Francisco Xavier

No vamos a dar demasiadas explicaciones. San Francisco Javier era navarro y por lo tanto vasco. Jamás fue español. Por dos razones. La primera porque España no existía y la segunda porque él era navarro. No nos imaginamos a ningún sudamericano definiendo como españoles a  Bolívar o a San Martín, a pesar de que ellos nacieron en territorio de la Corona de Castilla. Su lucha por la independencia les dio la nueva nacionalidad, la nacionalidad sudamericana, ya que ninguno de los actuales países pueden atribuirse a estos patriotas sudamericanos como propios de su país. Por qué entonces se empeñan en calificar de español a un navarro, nacido en un reino independiente y perteneciente a una familia que entrego vida y fortuna a la causa de la libertad de esta parte del País de los Vascos. Seguro que a los que se empeñan en calificarle así no se les ocurriría definir como español a Boabdil el Chico, el último rey musulmán de Granada.

El diario uruguayo El Pais afirma sobre este santo vasco:

Su nombre completo era Francisco de Jasso Azpilcueta Atondo y Aznares de Javier. Nació cerca de Pamplona (España) en 1506, en el seno de una familia rica algo venida a menos.

¡Claro que era una familia venida a menos!. Lo perdieron todo por defender a su reino de la invasión. ¿Por qué no se respeta la historia además de la memoria y voluntad de esas personas?

Como podemos ver, esta interpretación errónea de la historia de este personaje navarro, no es algo excepcional, sino que es una constante en la tendencia de la apropiación de todos los símbolos vascos (peninsulares)  por parte del Reino de España.

Y por cierto, el 3 de diciembre, día en que se conmemora a este santo vasco,  también se celebra el Día del Euskara. El motivo, es que aquel hombre escribía de forma habitual en su lengua, el euskera, el idioma de los vascos. Nación a la que sí perteneció.

Actualización

Sabemos que, al menos, en  Japón si conocen el origen del santo vasco. Como se puede comprobar cerca de la Catedral de San Francisco Javier en Kagoshima. Donde en el texto que explica la razón de la catedral se define con claridad su origen.

Texto explicativo en la catedral de Kagoshima
Texto explicativo cerca de la catedral de Kagoshima

The Life of Francis Xavier (Francisco de Javier) 1506—1552

Francis Xavier was born in the Kingdom of Navarre, Northern Spain (Basque) in 1506.  He studied at the University of Paris and was a founding member of the Society of Jesus (Jesuits).  Appointed apostolic delegate for Asia, he left Lisbon, Portugal in 1541 and worked in India and Malacca.  In 1547, he met a young Satsuma man named Anjirō or Yajirō, who told him about Japan.  Xavier reached Kagoshima in August 15, 1549 and was given permission to preach by Lord Shimazu Takahisa.  He stayed in Kagoshima for a year.  Wanting to preach throughout Japan, he made his way to Kyoto, but he was unsuccessful there.  He preached in Yamaguchi and Ōita on his way back, and after a short stop in Tanegeshima, left Japan for India at the end of 1551.  His ultimate purpose was to evangelize the Chinese, but waiting for the chance to enter the mainland China, he died on Shangchuan Island on December 3, 1552.  This dome commemorates Xavier’s landing at Kagoshima and illustrates his life.
(Francisco Javier nació en el Reino de Navarra, norte de España (vasco) en 1506. Estudió en la Universidad de París y fue miembro fundador de la Compañía de Jesús (jesuitas). Nombrado delegado apostólico para Asia, dejó Lisboa, Portugal en 1541 y trabajó en India y Malaca. En 1547, conoció a un joven Satsuma llamado Anjirō o Yajirō, quien le contó sobre Japón. Xavier llegó a Kagoshima el 15 de agosto de 1549 y el Señor Shimazu Takahisa le dio permiso para predicar. Permaneció en Kagoshima durante un año. Queriendo predicar en todo Japón, se dirigió a Kioto, pero no tuvo éxito allí. Predicó en Yamaguchi y Ōita en su camino de regreso, y después de una breve parada en Tanegeshima, salió de Japón hacia la India a fines de 1551. Su propósito final era evangelizar a los chinos, pero esperando la oportunidad de ingresar a la China continental, murió en la isla de Shangchuan el 3 de diciembre de 1552. Esta cúpula conmemora el desembarco de Xavier en Kagoshima e ilustra su vida.)

La cúpula que ilustra su vida es muy clara en ese aspecto, como se puede comprobar:

Imagen general de la cúpula de la Catedral de San Francisco Javier en Kagoshima
Imagen general de la cúpula en Kagoshima

Detalle cúpula de la catedral de San Francisco Javier en Kagoshima

Tambien hay una “rosa de los vientos” que marca cuánta distancia separa ese punto del lugar de origen de San Francisco Javier (7.800 km.)

«Rosa de los vientos» en la catedral de San Francisco Javier en Kagoshima con la referencia la tierra de origen del santo
«Rosa de los vientos» cerca de la catedral de San Francisco Javier en Kagoshima con la referencia la tierra de origen del santo

Gracias a John R. Bopp, nuestro editor de la versión en inglés por estas fotos de su visita a Japón.

El País – 14/3/2013 – Uruguay

Francisco es un nombre que puede ser un indicio

“¿Quo nomine vis vocari?” (“¿Con qué nombre quieres ser llamado?”), preguntó el cardenal Giovanni Battista Re al nuevo Papa, en nombre de todos los electores. El cardenal Jorge Mario Bergoglio respondió: “Vocabor Franciscum” (“Me llamaré Francisco”).

(Sigue)

———————-

El Observador – 14/3/2013 – Paraguay

En el nombre del papa

San Francisco Javier nació en 1506 en Navarra, España, y murió en 1552 en la isla de Sanchón Sancián, en China. Era un sacerdote misionero, jesuita, y realizó su labor en el Lejano Oriente, donde trabajó en la evangelización de la India y de Japón. Ha sido llamado “el gigante de la historia de las misiones” y el papa Pío X lo nombró patrono de las misiones extranjeras.

(Sigue)

 


Lagun iezaguzu aboutbasquecountry.eus mantentzen!
Help us keep aboutbasquecountry.eus running!
Ayúdanos a mantener aboutbasquecountry.eus