Hoy, 3 de diciembre, es la festividad de San Francisco Xabier, el Día de Navarra, y Día del Euskera. Todo eso se debe al santo navarro que formó parte del primer grupo de miembros de la Compañía de Jesús. La orden religiosa que fundó otro vasco, San Ignacio de Loiola.

San Francisco Javier no se ha librado de la guerra de “adscripciones nacionales” que se dan entre los estados español y francés y los vascos. Por eso no es difícil encontrar en sus biografías la afirmación de que es un “santo español”. Nosotros lo negamos, y como repetimos a menudo, afirmar eso es ofender la historia de Navarra, la de su familia y a la de él mismo.

Tampoco es difícil encontrar en internet artículos, escritos por personas que se autodenominan como navarras, que aseguran que es ridículo elegir este día como Día del Euskera, porque es falso que el supiera euskera. Bueno en esas mismas páginas podremos encontrar afirmaciones del tipo: “Navarra va desde Vera de Bidasoa hasta El Ebro”. Olvidándose que Navarra sigue norte de lo Pirineos, y que tan navarro es uno de Saint-Jean-Pied-de Port, como uno de Tudela. Pero claro, los que ocurre es que los que escriben eso no son primero navarros, son primero españoles y aceptan con normalidad que Navarra fuera partida en dos. Como españoles, lo que no está en España, no les es propio.

Pero es que resulta que este personaje histórico sí hablaba euskera, y así lo recoge en una carta que escribía a principios de 1544 desde Cochin a sus hermanos de Europa. La carta original no existe, se perdió. Pero si existen diferentes transcripciones que recogen lo que en ella escribía. La más antigua de estas copias, que data de 1551, se encuentra en Roma, en Codex Romanus apographusf. 65. Y en ella se recoge que el santo afirmaba que su lengua era la «bizcaina».

No nos debe extrañar el uso de este término en el siglo XVI para referirse al euskera. Los términos vasco, bizcaino y cántabro eran usados como sinónimos en la época. El también vasco Ignacio de Loiola, a la hora de indicar su nacionalidad el universidad de la Sorbona, donde conoció a Francisco Xabier,  se declaró “cantaber”. El término «biscaina», o silimares, lo hemos encontrado en otras ocasiones para referirse al euskera en esa época. Como en el caso del un rey de las Molucas que hablaba en la lengua Bizcainha.

El análisis de esa carta y la conclusión nos lo cuenta el alemán Georg Schurhammer S.J. en un artículo publicado en 1929, en la «Revista Internacional de Estudios Vascos». La publicación, en alemán, fue traducida, y glosada, en 1951 por el navarro José Aguerre; en la Revista Príncipe de Viana, Año nº 18, Nº 67-68, 1957, págs. 451-462.

En el texto podemos encontrar, además, un interesante análisis de la evolución del euskera en este reino.

Ambos autores, el alemán y el navarro, merecen una referencia en sí mismos.

Del autor alemán merece la pena leer la recensión que de su libro «Francisco Javier, su vida y su tiempo (1506·1552)» hace José Goñi Gaztambide en Scripta Theologica 26 (1994/1), que también recogemos en esta entrada. Nos ha llamado la atención la critica que, del primer volumen de la la magna obra del jesuita alemán, hace en 1958 el historiador navarro Ricardo García Villoslada, profesor de Historia de la Iglesia en la Universidad Gregoriana (Roma): después alabarlo por su calidad científica, acusaba a Schurhammer de falsear la imagen de Navarra, la patria del Santo, por su agramontismo y su vasquismo.

El navarro José Agerre Santesteban, autor de la traducción del artículo de Schurhammer sobre la lengua materna del santo y de la glosa que lo acompaña, tampoco es del gusto de los «navarros y españoles» que defienden que Francisco Xabier no sabía euskera. Después de todo, se trata de un navarro de ideología nacionalista vasca. Y que además fue nombrado con 30 años miembro de la  Real Academia de la Lengua Vasca-Euskaltzaindia; además de ser secretario de la delegación en Navarra de Eusko Ikaskuntza – Sociedad De Estudios Vascos, y director de varias publicaciones de ideología nacionalista en Navarra.  Todo ello le trajo graves consecuencias durante el golpe militar franquista, y durante la dictadura que trajo como consecuencia.

Para nosotros, en cambio, el uno y el otro, el alemán y el vasco, son dos fuentes dignas de confianza. Aparte, claro está, de que el sentido común nos dice que Francisco de Jasso y Xabier, San Francisco Xabier, si lo sabía, como lo sabia el resto de su familia.

Les dejamos los pdfs del artículo de Schurhammer-Aguerre  «El habla materna de San Francisca Xavier», y de la recesión de Goñi Gaztambide sobre el libro «Francisco Javier, su vida y su tiempo (1506·1552)»

 

El habla materna de San Francisca Xavier

 

Recension de Goñi Gaztambide del libo «Francisco Javier, su vida y su tiempo (1506·1552»),