Hoy, el diario digital catalán El Nacional publica en su sección de Historia un artículo de Marc Pons en el que se hace un recorrido a la huella de «lo vasco» en lo que es ahora el Pirineo aragonés, y catalán.

Un viaje que empieza un poco «tarde» ya que relaciona a los protovascos con una migración que, según se afirma en el artículo, se inició hace unos 20.000 años desde las montañas del Cáucaso hacia occidente. La verdad es que resulta difícil que esos fueran los primeros protovascos, llegados en plena glaciación. Más aun cuando hay abundantes signos de su presencia en el refugio vasco-cantábrico desde tiempo antes y de que con la retirada de los glaciales fueron «colonizando» el continente.

Pero ahí nos estamos moviendo en el mundo de las teorías, que lo soportan casi todo. Incluso la «idea» de la «vasconización tardía»,  que afirma que el euskera se empezó a hablar en la parte más occidental de nuestro país, tras la retirada romana, es decir en la Edad Media.

Mientras que algunos nos intentan convencer de esto, incluso con documentales en la televisión publica vasca, desde Catalunya nos recuerdan la amplia presencia e influencia de la lengua y la cultura vasca a lo largo de todos los Pirineos. Una presencia que se prolongó hasta tiempos recientes y que ha dejado su huella, hasta el presente, en la historia, la lengua y la cultura de aquel país.

Habrá que agradecer a nuestros amigos catalanes que nos recuerden esta parte de la historia del País de los Vascos.

El Nacional – 9/8/2020 – Catalunya

La raíz vasca de Catalunya

Roma, siglo I. Los escritores, geógrafos y viajeros romanos Estrabón y Plinio documentan el primer mapa político y cultural de la península Ibérica. Y describen la existencia de un pueblo establecido en las dos vertientes del Pirineo (entre las actuales Cerdanya —en el este— y Baztan —en el oeste—), que no formaba parte ni del mundo celta, ni del mundo ibérico: los vascos.

(Sigue) (Traducción automática)

Imagen de cabecera: El mapa más antiguo que se conserva de la cordillera pirenaica (1482) / Fuente: Cartoteca de Catalunya