Hoy, 31 de Julio, festividad de San Ignacio de Loiola, uno de los vascos más influyentes de la Historia, el diario The Boston Pilot ha recogido un artículo de opinión firmado por Violet Hurst, la archivera de la Archidiócesis de Boston, en el que se analiza la presencia e influencia de la Compañía de Jesús en esta ciudad y en esta parte de los USA.

Con él hemos aprendido dos cosas. Por un lado, la importante presencia e influencia de la orden fundada por el santo vasco en esa parte de los Estados Unidos. Y por otro, el papel de algunos jesuitas en defensa de los intereses de los nativos americanos durante las guerras franco-inglesas de la época colonial.

La historia del jesuita Sébastien Rale se centra en su implicación en la defensa de los intereses de los nativos americanos, que le llevó a la muerte a manos de los colonos británicos, y a que una de las guerras que se dieron sea conocida con su nombre: «la Guerra del Padre Rale». Algo que nos recuerda, de alguna manera, lo ocurrido en las misiones jesuíticas guaraníes que los Jesuitas organizaron un siglo antes en Sudamérica y que también acabaron con la destrucción de las mismas, por la acción de los colonizadores portugueses y por la expulsión de la Compañía de Jesús de todos los dominios de la corona de España.

No deja de resultar interesante que en esa guerra, los nativos americanos que participaron eran los miembros de la Confederación Wabanaki, conformada por los maliseet, los passamakoddy, los micmac, los abenaki y los penobscot. Que son cinco naciones nativas norteamericanas hablantes de lenguas algonquinas.

De la relación de algunos pueblos hablantes de este grupo de lenguas con los vascos ya hemos hablado en nuestro blog. Después de todo habitaban en las costas en las que los vascos llegaron para cazar ballenas y pescar bacalao, una relación tan intensa que creó un pidgin vasco-algonquino. Aun hoy podemos encontrar entre los miembros de esas naciones originarias personas que llevan el apellido «Basque». Incluso la extraordinaria historia del «Hacha Vasca» que se ha convertido en el primer instrumento metálico de la historia de los territorios que ahora son los USA y Canadá, presenta relación con la extensión de las naciones de habla algonquinas.

Una interesante historia para recordar en el día de San Ignacio. Aunque también es bueno recordar que el no sirvió al «rey de España», un concepto político que no existía en la época. Él sirvió al rey de Castilla en su lucha contra el Rey de Navarra en la consolidación de la conquista de ese reino. Lo mismo que él no debe ser calificado con «español» en el sentido político y social que ese concepto tiene hoy en día, ni tampoco como «castellano». Él era un gipuzkoano al servicio del Rey de Castilla, algo muy diferente. Para entender la relación entre los vascos de Bizkaia, Gipuzkoa y Araba con el Rey de Castilla, es bueno leer al alguien de un extraordinario peso histórico, y político, en los USA: John Adams, que describe muy bien lo que eran los territorios forales.

The Boston Pilot – 31/7/2020 – USA

THE ORIGINS OF THE JESUITS AND THEIR IMPACT ON BOSTON HISTORY

Friday, July 31, marks the Memorial of St. Ignatius of Loyola, the founder of the Society of Jesus. In honor of the occasion, and in thanksgiving for the immeasurable contributions of the Jesuits to the Archdiocese of Boston, the following is a brief history of his life and legacy.

(Sigue) (Traducción automática)

Foto de cabecera: A Sketch Of St. Ignatius Church, Chestnut Hill C. 1949. Pilot Photo/Courtesy Archdiocesan Archives