Hace unos días recogíamos un articulo que Vince J. Juaristi, un vasco-descendiente nacido en Elko (Nevada), publicaba en el Elko Daily,  sobre lo que significaba la presencia de que la Cultura vasca sea la invitada del Smithsonian Folklife Festival 2016.

Aquel mismo día ese mismo diario publicaba otro artículo del mismo autor. Un artículo en el que se narra la historia de John Adams (del que hemos hablado en más ocasiones en nuestro blog) por el norte de la Península Ibérica, desde Ferrol hasta la los Pirineos, camino de Paris.

El protagonista del relato era por aquel entonces un patriota de una nación que luchaba por su libertad, con el apoyo de dos reyes absolutistas, Carlos III desde Madrid y Luis XVI desde París. Hoy ese mismo personaje, curiosamente, seria a los ojos del Gobierno de Reino de España un súbdito del Rey de Inglaterra que tendría la poca vergüenza de ser un independentista que quería separarse de un reino que ofrecía a sus leales súbditos  un sistema de gobierno mucho más democrático que el que regía los destinos del Reino de las Españas a finales del XVIII.

Muy parecido a lo que pasa ahora con los vascos que, a pesar de tener la suerte de vivir en dos modelos de libertad, modernidad y democracia como Francia y España, tienen la poca vergüenza, de querer ejercer un derecho de autodeterminación, que (como es sabido por toda persona de bien)sólo lo puede ejercer personas colonizadas y que vivan fuera de Europa.

Pero volvamos a nuestra historia

John Adams, uno de los Padres Fundadores de los USA, y segundo Presidente de aquel país, viajaba finales de 1779 a Francia enviado por el Congreso de los USA a bordo de la fragata francesa Sensible. La travesía fue dura por la persecución a la que le sometieron los buques británicos y por el mal tiempo. De forma que acabaron refugiándose en el puerto de El Ferrol. Dado el estado del buque, que necesitaría meses para ser reparado, Adams decide realizar el viaje de Ferrol a Francia por tierra, en pleno mes de diciembre.

Una decisión que les haría pasar una dura travesía por unas tierras pobres y expoliadas por un gobierno absolutista con intereses contrarios a los que tenía del Pueblo. Algo que cambió al llegar a Orduña. A partir de ahi lo que se cuenta en el diario y las cartas de John Adams muestra un giro de 180 grados con respecto a lo relatado anteriormente. No había una frontera, ni una indicación clara, pero aquellos patriotas norteamericanos se dieron cuenta que habían entrado en otro país, el de los vascos.

Recomendamos leer el artículo de  Vince J. Juaristi con atención e interés, Allí se relata todo lo que el firmante de la Declaración de la Independencia de los USA va recogiendo de lo que ve en su camino. Desde Ferrol hasta la casa de los Gardoqui en Bilbao.

Allí descubrió cómo los bizkainos se habían enfrentado al poder real, como los ciudadanos de Boston, para oponerse a un impuesto injusto y contrario a los intereses locales. En USA fue el Motin del Té de Boston, en Bizkaia la Rebelión del Estanco de la Sal.

Allí también descubrió el sistema foral con que se gobernaban los vascos. Fue un descubrimiento lo suficientemente importante como para que, años después, en su libro Defensa de las Constituciones de los Estados Unidos (publicado en Londres en 1787) esto dejara huella. En ese libro, Adams dedica todo un capítulo a la República Democrática Foral de Bizkaia. Sin duda, una impagable descripción de alguien neutral de cuál era la relación de Bizkaia con España y de cómo se gobernaba y gestionaba esa República Democrática Foral de Bizkaia.

Como decimos, recomendamos a nuestros lectores que lean con interés el magnífico articulo de este vasco-norteamericano, para descubrir qué pensaba un patriota norteamericano de los vascos.

Pero también nuestros lectores pueden estar extrañados. Cierto que John Adams estuvo en Bilbao y fue presidente de los USA. Pero en el titular se dice que fueron dos los que visitaron el Pais de los Vascos. Y así es. Fueron dos, porque a John Adams en aquel viaje le acompañaba su hijo John Quincy Adams, que fue el sexto presidente de los USA.

Elko Daily – 8/2/2016 – USA

Intertwined: John Adams encounters the Basque

“Providence has favored me, with a very unexpected Visit to Spain,” wrote John Adams to his friend, James Lovell, on December 16, 1779. Over the next month, this landing on Spanish soil would test Adams like few journeys in his life, and yet afford him a surprise glimpse of the Basque, a people with such “a High and independent spirit, so essentially different from the other Provinces” that he would recall them years later during America’s struggle for a new constitution.

(Sigue) (Traducción automática)

Por si alguien siente interés. así se inicia la Declaración de Independencia de los USA, uno de cuyos padres fue John Adams, junto a a Thomas Jefferson.

En CONGRESO, 4 de julio de 1776.
La Declaración unánime de los trece Estados Unidos de América,
Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un pueblo disolver los vínculos políticos que lo han ligado a otro, y tomar entre las naciones de la Tierra el puesto separado e igual al que las leyes de la naturaleza y del Dios de esa naturaleza le dan derecho, un justo respeto al juicio de la Humanidad exige que declare las causas que lo impulsan a la separación.
Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios, el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que los gobiernos establecidos hace mucho tiempo no se cambien por motivos leves y transitorios; y, de acuerdo con esto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia mediante la abolición de las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad.

AMEN

anuncio-productos-basque-728x85-2