Esta próxima semana tendremos en Euzkadi la máxima representación de los centros vascos que agrupan una parte importante, y la más organizada, de la Comunidad vasca que dispersa por todo el mundo. Podemos decir que vamos a tener en Bilbao a los representantes de los vascos que están distribuidos por todo el mundo.

Vascos de todo el mundo; vascos cuyo origen está los siete territorios; vascos que hablan en euskera, en castellano, en francés, en inglés…; vascos organizados en 193 euskaletxeak que se han registrado en el listado del Gobierno Vasco; vascos recién emigrados, o vascos cuyas raíces recorren un largo camino, incluso de siglos, de presencia en el exterior…

Pero todos ellos, eso… vascos. «Los mejores ciudadanos en su país de acogida», como les pedía el lehendakari Aguirre en 1942, y a un tiempo íntimamente unidos a su patria de origen. Son un verdadero orgullo para la Patria, aunque aun no conocidos y reconocidos como se merecen.

Es un asunto importante. Esos vascos son una parte esencial de nuestra comunidad y una parte clave de nuestra nación. Ellos son nuestra «punta de lanza» ante el mundo, y en los tiempos más duros, han sido el apoyo clave para la red de solidaridad y apoyo que salvó a miles y miles de vascos. Pero aun así no hay un conocimiento y un reconocimiento social claro en Euzkadi.

Lo mismo que sucede con el conocimiento de la realidad nacional vasca por parte de los vascos que viven en otros lugares. Muchas veces es una imagen entre idílica e imaginada, lejana de la realidad vasca que existe hoy en día.

Como aseguramos que los vascos continentales y peninsulares no se conocen bien a pesar de vivir juntos, también afirmamos que los vascos de la diáspora y los vascos del «interior» no se conocen entre sí. Es necesario, imprescindible, reforzar ese conocimiento; incrementar la comunicación en las dos direcciones; y asegurar que, también desde un punto de vista práctico, todos formemos parte integral y fundamental de nuestra Comunidad nacional.

Actos como estos congresos o el recién celebrado Día de la Diáspora, nacido de las conclusiones del anterior Congreso Mundial de Colectividades Vascas, son importantes. Pero la sociedad vasca tiene que aprender, tiene que sentir, que esos vascos son parte integral del “nosotros” que constituye la comunidad nacional vasca. Nos necesitamos mutuamente. Necesitamos reconocernos para existir como pueblo.

Este congreso y la presencia de vascos del mundo en la Patria, es un paso importante para ese conocimiento mutuo. Lo mismo que lo es el programa Gaztemundu, que trae a jóvenes de la diáspora a conocer Euzkadi.  Son pasos en la dirección correcta, que se tienen que ampliar e incrementar.

El VII Congreso Mundial de Colectividades Vascas 

En 1994, poco después de iniciarse la II legislatura del Parlamento Vasco, se aprobaba la «LEY 8/1994, de 27 de mayo, de relaciones con las colectividades y centros vascos en el exterior de la Comunidad Autónoma del País Vasco». Fue aprobada con 40 votos a favor y 3 abstenciones de los 75 escaños que conformaba ese Parlamento.

Esa ley, en su artículo 13, «Del Congreso de Colectividades Vascas»,  disponía que «Para promover el encuentro y la colaboración entre las colectividades vascas, los centros vascos federaciones y confederaciones de centros vascos y las instituciones vascas se celebrará cada cuatro años el Congreso de Colectividades Vascas».

El primero de ellos se convocaba para un año después, en 1995. Y desde entonces se han ido celebrando cada 4 años. La página de la Dirección para la Comunidad Vasca en el Exterior, responsable de la organización de dichos congresos, guarda el histórico de dichos encuentros.

Nosotros hemos hablado en varias ocasiones, y desde diferentes perspectivas, de estos encuentros. Entre ellas queremos resaltar en la que hablamos de labor realizada por el periodista vasco-peruano Paco Igartua, que  estuvo presente en los dos primeros Congresos Mundiales de las Colectividades Vascas por invitación expresa del propio Lehendakari. En ellas realizó importantes aportaciones y fue el responsable de las actas de dichos congresos.

Recordamos todo esto porque, como habrán adivinado por el título de esta entrada, está a punto de iniciarse la séptima edición de este encuentro. El que se corresponde con el cuarto de siglo de existencia de los mismos.

Los participantes llegarán el día 30 septiembre para ser los protagonistas en un congreso que se celebrará entre los días 2 y 4 de octubre. Este encuentro es la conclusión de un proceso de reflexión que se ha ido desarrollando a través del trabajo y las reflexiones realizadas desde hace 4 años por los propios centros vascos que se extienden por todo el mundo, y que han tenido una puesta en común en los tres «encuentros regionales»:

  • Reunión de las euskal etxeak de Europa, Asia y Oceanía
    (del 12 al 14 de mayo, 2017 Paris / Saint Ouen)
  • Reunión regional de las euskal etxeak de América del Norte
    (16 de febrero de 2018 Basque Cultural Center South San Francisco)
  • Reunión regional Centro y Sudamérica
    (2 de noviembre de 2018 en la ciudad de Mar del Plata)

A Bilbao llegarán, tal como la ley determina, tres representantes de cada una de las federaciones de centros vascos existente, y tres representantes de los centros vascos de cada uno de los países donde no exista federación.

Junto a ellos participarán en este congreso, los componentes del Consejo Asesor de Relaciones con las Colectividades Vascas, Los ex-lehendakaris del Gobierno Vasco, y un miembro de cada uno de los grupos parlamentarios con representación en el Parlamento Vasco. además pueden acudir, en calidad de invitados del Lehendakari del Gobierno Vasco, otras personalidades o representantes de instituciones vinculadas a las colectividades vascas (como fue el caso de Paco Igartua).

A los que nos visitan, sólo podemos decirles una cosa:

Ongi Etorri!!!

Para conocer la información de este congreso se puede visitar la web del Gobierno Vasco.

El programa es el siguiente

Descargar (PDF, 146KB)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2