Hace algún tiempo recogíamos en nuestro blog la historia del rey de las Molucas que, en pleno siglo XVI, hablaba Lengua Bizcainha tal y como relata el cronista portugués Fernão Lopes de Castanheda en sus crónica HISTORIA DO DESCOBRIMENTO E CONQVISTA DA INDIA PELOS PORTVGVESES.

En esa historia les hablábamos de Juan Sebastian Elcano que tras ser el capitán de la primera nave que dio la vuelta al mundo, construida en Ondarroa, se embarcó en una nueva aventura, que no llegó a completar porque falleció durante la travesía: la expedición de García Jofre de Loaísa. En este viaje, cuyo objetivo era el control de las Molucas y su producción de especias, el explorador de Getaria llevaba como ayudante al joven Andrés de Urdaneta, que luego seria uno de los más grandes cosmógrafos de su tiempo y  que fue el responsable de descubrir y documentar la ruta a través del océano Pacífico desde Filipinas hasta Acapulco, conocida como Ruta de Urdaneta o tornaviaje. Además de más de 100 vascos que formaban parte de las tripulaciones.

Una de las naves de la expedición, la carabela San Lesmes, se separó del resto de aquella flota en pleno Pacífico, tras doblar el Cabo de Hornos. De ella, y de sus tripulantes (gallegos, vascos y flamencos), nunca más se supo en Occidente… hasta el siglo XX.

En 1929 se descubrieron en los arrecifes del atolón de Amanu cuatro cañones que podrían ser los cuatro que llevaba la carabela. A lo que hay que sumar que hay tradiciones orales en esta isla que afirman que algunas familias son descendientes de los supervivientes de un naufragio de aquella época. Algo que se puede unir perfectamente con las descripciones de los primeros exploradores que llegaron a partir del siglo XVIII, que hablaban, sorprendidos, de la presencia en algunas islas del pacífico, incluso en Nueva Zelanda, de individuos de rasgos occidentales, incluso de pelo rojo y ojos claros.

A partir de ese momento la historia se vuelve casi mágica. Resulta que la Isla de Pascua tuvo varias olas de colonizadores antes de la llegada de los Europeos. Grupos de polinesios fueron llegando a la isla; y hay una discusión sobre si también lo hicieron, con anterioridad, poblaciones desde el Continente americano.

Todo ello lógico y normal, dentro de lo «esperable».

Pero he aquí que según las investigaciones de Robert Langdon  (1924–2003), miembro de la Australian National University, que ha dedicado mucho tiempo a estudiar la historia de la San Lesmes y las consecuencias de su llegada en esas islas del Pacifico, en esas migraciones de grupos de polinesios, también llegaron descendientes de aquellos europeos. Y es aquí donde se encuentra la «marca genética vasca» asentada en la isla,  que según sus investigaciones, es anterior al primer contacto europeo documentado realizado por el holandés Jacob Roggeveen en 1722.

El lo explicaba así en su artículo publicado en 1995:

As a newcomer to international conferences on Easter Island, I gave a paper at the Rendezvous in which I supported arguments for two prehistoric migrations from South America. However, I pointed out that most people in both camps seemed not to have heard of my hvpothesis first advanced in 1975 that many Easter Islanders at the time of European contact were of part-Spanish descent from the crew of the Spanish caravel San Lesmes that disappeared on a voyage from the Strait of Magellan to the East Indies in 1526. In brief, my case is that the caravel, with about 53 men on board. including Basques, ran aground on Amanu Atoll, 800 km east of Tahiti: that the crew refloated it by pushing their four heavy cannon overboard; and that they then proceeded westward until reaching the island of Ra’iatca, 200 km NW of Tahiti. There. some of the men settled and married Polynesian women. Several generations later, some of their Hispano-Polynesian descendants reached Easter Island by way Ra’ivavae in the Austral group.
(Como recién llegado a las conferencias internacionales en la Isla de Pascua, entregué un documento en mi presentación, en el que apoyé los argumentos a favor de dos migraciones prehistóricas desde América del Sur. Sin embargo, señalé que la mayoría de las personas en ambos bandos no parecían haber oído hablar de mi hipótesis avanzada por primera vez en 1975 que muchos isleños de Pascua en el momento del contacto europeo eran descendientes en parte españoles de la tripulación de la carabela española San Lesmes que desapareció en un viaje desde el Estrecho de Magallanes a las Indias Orientales en 1526. En resumen, mi caso es la carabela, con unos 53 hombres a bordo. incluidos los vascos, encalló en el atolón de Amanu, a 800 km al este de Tahití: que la tripulación lo reflotó empujando sus cuatro cañones pesados ​​por la borda; y que luego continuaron hacia el oeste hasta llegar a la isla de Ra’iatca, 200 km al NO de Tahití. Ahí. Algunos de los hombres se establecieron y se casaron con mujeres polinesias. Varias generaciones después, algunos de sus descendientes hispano-polinesios llegaron a la Isla de Pascua por Ra’ivavae en el grupo austral.)

De aquellos viajeros perdidos y acogidos en el «paraíso polinesico» no sólo quedan huellas de los vascos. Los gallegos de aquella nave, parece que dejaron una huella menos «escondida» y muy curiosa. A partir del siglo XVI, es decir, a partir del la llegada de los tripulantes de la San Lesmes a aquellas aguas, en  Polinesia, Nueva Zelanda y Australia  empiezan a levantarse unas construcciones llamadas «pataka» y que, «misteriosamente»,  son similares los hórreos gallegos.

Les dejamos el artículo de Robert Langdon que publicó en 1995 la revista Rapa Nui Journal que es la publicación de la Easter Island Foundation. Vol. 9 : Iss. 1 , Article 3.

Rapa Nui Journal – 3/1995 – Australia

The significance of Basque genes in Easter Island prehistory

As a newcomer to international conferences on Easter Island, I gave a paper at the Rendezvous in which I supported arguments for two prehistoric migrations from South America. However, I pointed out that most people in both camps seemed not to have heard of my hvpothesis first advanced in 1975 that many Easter Islanders at the time of European contact were of part-Spanish descent from the crew of the Spanish caravel San Lesmes that disappeared on a voyage from the Strait of Magellan to the East Indies in 1526.

(Sigue)

Descargar (PDF, 2.6200000000000001MB)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2