David Romtvedt es profesor universitario, poeta, músico y escritor. Es de Wyoming y vive en Buffalo, al norte de este Estado. Nosotros hemos hablado en varias ocasiones de la significativa huella de los vascos en este estado del “Far West” y en especial de como el Condado de Johnson, cuya capital es Buffalo, escogió la Ikurriña como base del diseño de su bandera.

Una imagen de vascos en Buffalo, del libro "Buffalotarrak: An Anthology of the Basques of Buffalo, Wyoming" de Dollie Iberlin and David Romtvedt
Una imagen de vascos en Buffalo, del libro “Buffalotarrak: An Anthology of the Basques of Buffalo, Wyoming” de Dollie Iberlin and David Romtvedt

David Romtvedt ha escrito en varios libros sobre esa herencia vasca publicados por el Center for Basque Studies de la Universidad de Nevada. Es un trikitilari y junto a su hija, Caitlin Belem, interpretan música tradicional vasca a lo largo de todo el área de influencia vasca de los USA. Algo que también hicieron en un evento tan extraordinario como el Smithsonian FolkLife Festival 2016 que, como recogimos aquí, tuvo a la cultura vasca como cultura invitada.

Hoy es protagonista de nuestro blog porque ha escrito un articulo en High Country News, una revista especializada en recoger sucesos e historias sobre el “Oeste” que ya hemos citado en alguna otra ocasión.

En este artículo une las referencias a la presencia vasca en esta parte del mundo y su vitalidad y voluntad de permanencia, con una reflexión sobre la igualdad de todas las personas, sin distinción de sexo, religión o raza.

Para ello aprovecha las reflexiones del sacerdote que oficia una boda vasca en la catedral de Cheyenne (sí, el Cheyenne de las historias del Oeste) sobre la Igualdad de todas las personas, para contrastarlas con la realidad política de los USA en la que un presidente quiere romper ese principio fundamental.

Una hermosa historia en la que se unen algunos de los temas que más nos apasionan a los que hacemos este blog.

High Country News -18/2/92018 – USA

A celebration of equality and of the land

In November 2016, my daughter and I played fiddle and trikitixa accordion for a Wyoming wedding — traditional Basque music on the steps of Cheyenne’s Cathedral of St. Mary. The bride was descended from a sheepherding family of Basques, a group of people who came to northern Wyoming in the early 1900s and built the nation’s largest wool industry, and the groom came from a cattle-ranching family, so the wedding was as much cowboy as sheepherder.

(Sigue) (Traducción automática)

Buffalotarrak: An Anthology of the Basques of Buffalo, Wyoming

Dollie Iberlin and David Romtvedt

 

anuncio-productos-basque-728x85-2