Parece que, como decimos a veces, las informaciones se concatenan. Acabamos de escribir sobre una información aparecida en el diario argentino La Nación, donde se indicaba que parecía que el gobierno de ese país está tomando como referencia aspectos claves del “modelo industrial vasco”.

Como indicábamos en esa información, no es la primera vez que encontramos   referencias de que el “modelo industrial vasco” es tomado como ejemplo por diferentes países e instituciones. Puede que una de las más importantes sea la que aparece en un estudio de la OIT para Sudamerica-Caribe.

Ahora recogemos otra columna de opinión, aparecida en el diario digital argentino Perfil, firmada por el economista Federico Poli, que es asesor económico del Consejo Iberoamericano de la Productividad y Competitividad.

En esta columna el autor centra el peso del desarrollo de una economía en dos ejes: los emprendedores y las políticas de los gobiernos. dejando claro que cada sociedad tiene que encontrar su camino, porque no hay modelos “tipo”, se centra en dos ejemplos, uno por cada eje, con los que muestra casos de “éxito” que deben ser tenidos en cuenta.

En el caso de los emprendedores, se fija en los USA, en el caso de los gobiernos, se centra en la política industrial y de I+D impulsada por el Gobierno Vasco para la Comunidad Autónoma del País Vasco.

Un vez más resulta interesante saber cómo se ve desde fuera lo ocurrido en los últimos 35 años en esta parte de nuestro país. En especial la parte en la que e describe cómo la apuesta de las instituciones de la C.A. del País Vasco fue “a la contra” de lo que se hizo en el resto del Reino de España, defendiendo la industria y peleando por conservarla y actualizarla.

Todavía recordamos las “risas” que se hicieron y las críticas que se lanzaron desde muchos sectores institucionales y políticos cuando se hablaba de que íbamos a tener “Parques tecnológicos”; o cuando se afirmó que se iba a desarrollar una industria aeronáutica o aeroespacial en el País Vasco; o cuando se habló de la creación de una industria eólica; o cuando se presentaron los proyectos de transformación del Bilbao Metropolitano . Todo eso es una realidad y todos los que dijeron que era una “filfa” no han rectificado. Muchos de ellos se mantienen callados, al acecho, esperando que algún proyecto tropieza para gritar un “ya lo decía”.

Los que ya peinamos canas y vivimos con capacidad de comprensión los años 70 del pasado siglo, sabemos lo que ha pasado: la crisis del petróleo; la transformación del régimen de Franco en una democracia; la dura crisis industrial que vivió toda Europa y en concreto el País Vasco, la reconstrucción de instituciones propias vascas; la recuperación del Concierto Económico, la reconstrucción de la sociedad, las infraestructuras, y la economia de nuestro país; …

En definitiva el paso de una sociedad en quiebra a una sociedad que aún tiene dificultades, pero con futuro.

No somos conformistas, ni pensamos que vivimos en un país perfecto. Los que leen con asiduidad nuestro blog, saben que no es así. En especial, somos militantes en resaltar la necesidad de esforzarnos más, mucho más, en el campo del I+D (como podemos ver aquí, o aquí). El gobierno, las universidades y los empresarios, tienen que tomarse mucho más en serio esta apuesta de la que depende, en buena medida, nuestra supervivencia.

Además, creemos que nuestros empresarios no están cumpliendo bien con sus obligaciones para con la sociedad vasca, sobre todo en lo referido a empleos dignos y salarios adecuados; lo que está contribuyendo, entre otras cosas, a la fuga de talento.

En definitiva, creemos que las cosas las podemos hacer mucho mejor. Pero también creemos que las cosas no se han hecho mal. O mejor, dicho, se han hecho lo suficientemente bien, como para que este país haya salido de la quiebra, esté todavía en la cabeza de la carrera, y sea un modelo a tener en cuenta por otras sociedades.

No somos conformistas y reclamamos más y mejor impulso, compromiso, esfuerzo, y sobre todo, mirada a largo plazo. Pero junto con esto, el ver cómo se acumulan referencias en el mundo sobre lo que hemos conseguido, no puede dejar de satisfacernos.

Conformarse con lo conseguido en estos 35 años sería un error mortal, lo mismo que repetir de forma automática las mismas medidas. “Hay que correr mucho para permanecer en el mismo sitio”, así que tenemos que correr mucho más y mucho mejor. Y las mejoras de nuestra economía tienen que llegar a todos.  Aunque también todos deben comprometerse en la mejoría de nuestra sociedad. Nadie debería esperar algo a cambio de nada.

Perfil – 20/8/2017 – Argentina

Emprendedores y regiones: motores de desarrollo

Acabo de terminar de leer El desmoronamiento, la crónica sobre los últimos “treinta años de declive americano” de George Packer. Teniendo como modelo la trilogía de Estados Unidos de John Dos Passos, nos presenta las historias de muchos norteamericanos, algunos más famosos para el gran público que otros, para contarnos estos particulares años que se vivieron en la primera potencia del mundo

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2