La captación de “talento”, es decir de personas formadas capaces de aportar conocimiento, experiencia o creatividad a las compañías y a las sociedades donde estas personas se instalan, es una batalla que se desarrolla de forma global. Una batalla en la que a pesar de no derramarse una gota de sangre, no hay ni piedad ni tregua.

Tenemos la suerte de vivir en una sociedad, la vasca, donde nuestros jóvenes tienen la oportunidad de obtener una buena formación. Somos una de las euro-regiones con mayor porcentaje de jóvenes universitarios. Una parte significativa de ellos han tenido que salir por el mundo para encontrar trabajos en los que poder desarrollarse profesionalmente.

Lo hemos comentado a menudo, es bueno que nuestros jóvenes salgan por el mundo en busca de experiencia. Es bueno incluso tener un número significativo de vascos trabajando a lo largo del mundo. Pero debe ser porque les apetece, porque quieren, o porque les interesa. No debe ser por la falta de oportunidades en su país, o por la inexistencia de salarios acordes a sus conocimientos y competencias.

En estos momentos la sociedad vasca se encuentra en una encrucijada generada por la acumulación de varios elementos. Por un lado la generación del “Baby Boom” está empezando a llegar la edad de jubilación, lo que implica que muchos miles de puestos de trabajo, de todos los niveles, van a quedar libres en los próximos años. Además, tenemos una tasa de natalidad extraordinariamente baja. Y por último, nuestra economía y nuestro sector industrial cada vez está más dirigido a sectores de medio y alto nivel tecnológico.

Cómo vamos a enfrentarnos a ese reto si hacemos que nuestros jóvenes tengan que emigrar. Hay veces que leer los perfiles que se piden para unas prácticas, mal remuneradas, en nuestro país parecen un mal chiste. Se piden perfiles que en otros lugares del mundo, implican, de forma automática, puestos de trabajo de responsabilidad y bien remunerados. Parece que hay empresas vascas que se han olvidado del valor y de la importancia que tiene la colaboración a largo plazo entre el trabajador y la compañía.

Por suerte, también tenemos organizaciones que buscan cambiar las cosas y crear un círculo virtuoso que permita a nuestra sociedad conseguir que vuelvan los expatriados, y que los jóvenes vascos que se vayan incorporando al mercado laboral puedan tener oportunidades adecuadas en “casa”.

Ya hemos hablado en más ocasiones de Bizkaia Talent. Y hoy volvemos a hacerlo, porque un artículo sobre las posibilidades de las ciudades medias europeas en la captación de talento que ha aparecido en la web de la revista The Global Recruiter, nos ha hecho reflexionar sobre este asunto.

The Global Recruiter es una publicación especializada, en exclusiva, en analizar el mundo de la captación de talento. O dicho de otra manera, recoge todas las maniobras que a lo largo del mundo se están dando para conservar el talento de casa y captar el de fuera. Una publicación con más de 30.000 lectores en su edición “papel” y que también cuenta con una edición web.

En ella, Iván Jimenez responsable de Bizkaia Talent, ha publicado este articulo al que nos referimos y en el que nos presenta un estudio en el que se analiza la capacidad de atraer talento de 27 ciudades europeas de diferentes tamaños diseminadas a lo largo de Europa.

Un estudio que demuestra que las ciudades vascas están ubicadas en una buena posición para competir en esta “guerra” en la que hace falta: impulso; colaboración entre las instituciones; una sólida apuesta y cooperación de las universidades y de las empresas; compromiso por parte de la sociedad que permita poner en marcha las herramientas adecuadas; y el convencimiento de todos de que es una batalla fundamental para ganar nuestro futuro.

También hace falta, además de observar y aprender de los mejores: capacidad, valentía, e iniciativa.

De todo esto, de forma directa o indirecta, se habla en este interesante artículo.

The Global Recruiter – 7/2017 – Gran Bretaña

A competitive Continent

As the world economy becomes more global and more mobile, work is transcending national and sectoral boundaries and the scarcity of talent in advanced economies means that it is increasingly more important that regions and metropolitan areas have strategies in place to attract the talent of tomorrow.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2