Una vez más, y van muchas, el New York Times mira a los vascos y escribe un precioso artículo sobre ellos. Lo repetimos muchas veces, y no nos cansamos de hacerlo: este diario siempre ha mirado a los vascos con interés y con lo que se puede definir como un “significativo nivel de cariño y respeto”. ¿Tenemos razones para decirlo? Creemos que sí. Bastaría con recordar que George L. Steer publicó en este diario su fundamental crónica sobre el Bombardeo de Gernika, donde narró de una forma extraordinaria la salvaje destrucción la ciudad sagrada y que tanto influyó en la imagen internacional de la Causa de los Vascos. Pero si se quiere tener una visión más global de las informaciones que hemos ido recogiendo a lo largo de estos años, basta con revisar nuestro blog.

Hoy nos vuelve a sorprender, porque da la impresión de que casi tuvieron la edición de hoy viernes a la espera del resultado ente el Athletic y el Partizan de Belgrado, para poder incluir este artículo de Sam Borden. Sabemos que no ha sido así porque el Huso horario, les dio suficiente tiempo de reacción. Pero sin duda no es habitual que un resultado concreto de un de un partido de fútbol se incluya en un artículo de estas características.

El artículo es amplio y trata de todos lo elementos que giran entorno al “Modelo Athletic”, incluidos las críticas que se escuchan de vez en cuando sobre las acusaciones de racismo o de etnicismo que lanzan los que no conocen de qué hablan.

Son muchas las ocasiones en las que hemos recogido artículos de todo el mundo que hablan del “Modelo Athletic” incluidas algunas recogidas en lugares tan exóticos para nosotros como Vietnam.  Pero, sin duda, este artículo va a entrar a formar parte de nuestros “esenciales” en este tema.

Está claro que no es fácil librarse del “influjo del Athletic” cuando se visita esta ciudad vasca. Ayer, el día del partido, el director mexicano Carlos Miguel Prieto se presentó ante el público que acudía al concierto de la Temporada Sinfónica de la BOS que dirigía, ataviado con una bufanda rojiblanca. Sabiendo que a la misma hora el equipo de esta ciudad, y de Bizkaia, estaba en pleno enfrentamiento. El programa que dirigía estaba relacionado profundamente con México, pero él relacionado con vasco-descendientes de su país, era consciente del valor que el equipo de futbol tiene entre los habitantes de Bilbao.

Este asunto del Athletic puede ser considerado como un ejemplo más de cómo los vascos pueden ser globales, sin renunciar a ser locales. Algo que se consigue en  todas las facetas, incluida  la deportiva.

The New York Times – 6/11/2015 – USA

Using Only Local Talent, Athletic Bilbao Goes a Long Way

The buzzword at the best soccer clubs in Europe these days is global, as in global brand or global footprint or global reach. Bayern Munich wants to be known in Asia and Australia. Barcelona wants to be known in the Middle East. Everyone wants to be known in Africa and the United States. Here though, in the Basque Country of northern Spain, there is a club — a team with eight Spanish league titles, 23 domestic cup titles, frequent appearances in the continental competitions and the distinction of never having been relegated from the first division — with comparatively little interest in getting bigger.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2