El 5 de noviembre de 1826 nació en Caracas el médico, investigador e historiador venezolano Arístides Rojas. A lo largo de su vida realizó importantes aportaciones a la historiografía y cultura venezolanas.

Ni que decir tiene la importancia fundamental que tuvo la presencia vasca en este país. Tanto en su época colonial, como en el proceso de independencia y en el devenir posterior de esta nación sudamericana.

Arístides Rojas, fue una pieza clave para crear el vínculo histórico y “sentimental” que une a los venezolanos y a los vascos. Lo hizo a través de sus escritos y en en especial con un opúsculo (RAE:Tratado científico o literario de corta extensión) titulado “El elemento vasco en la historia de Venezuela” y que el autor publica en 1874 con motivo de la inauguración en Caracas de la estatua en honor a Simón Bolivar.

La obra, de 42 páginas, escrita en el estilo de la época, relaciona a la figura y el carácter del Libertador con sus orígenes vascongados. Un trabajo por el que la Universidad Central de Venezuela le otorgó, aquel mismo año, su medalla de oro. No deja de resultar una coincidencia interesante que la inauguración de esta estatua se realizó un 7 de noviembre. Es decir casi celebramos,  también, el aniversario de la publicación de esta obra.

Compartimos en este artículo el trabajo de Arístides Rojas, pero no podemos menos que recoger los dos primeros párrafos del mismo

“Hay un pueblo cuya historia remonta a la noche de los tiempos, cuyos hábitos, tradiciones y lenguaje no se han perdido al través de los cataclismos humanos, cuya nacionalidad, como un fuero de los antiguos privilegios, se ha conservado en el transcurso de los siglos, después de luchas sangrientas y de episodios sublimes que los anales del mundo registran, como los puros blasones de la raza primitiva que pobló en remotas épocas el suelo ibero. Ese pueblo es el vasco.

Indómito, guerrero, generoso, altivo, con sus tradiciones seculares, con sus costumbres austeras, con la sangre de sus hijos en las rocas de sus montañas, él representa en todos los tiempos de la historia, a la luz o a la sombra, la nacionalidad por excelencia, la independencia sin trabas, el espíritu de la libertad civil y de la voluntad popular”

Ciertamente este intelectual venezolano no es el responsable único de la profunda relación “sentimental” que existe entre Venezuela y los vascos. Sin duda las causas principales son tanto propia presencia de los vascos en aquella parte del continente desde la llegada de los europeos; como el papel de liderazgo económico y cultural que tomaron algunas de aquellas familias vascas;  o, en tiempos más recientes, la generosidad de los venezolanos que acogieron con los brazos abiertos a los miles y miles de refugiados vascos que huían del terror del franquismo.

Todo eso es verdad, pero la labor de, entre otros, Arístides Rojo crearon las bases para que la sociedad venezolana haya asumido como propia la intensa vinculación existente entre ambas sociedades.

Resulta interesante traer aquí a colación al intelectual mexicano Lucas Alamán (1792-1853) que, tal y como recuerda el historiador venezolano  Alejandro Cardozo Uzcátegui:

A menos de veinte años de la muerte del Libertador, en 1849, hallamos un testimonio muy temprano de lo vasco en Bolívar, en la Historia de México de Lucas Alamán (1792-1853). Plantea este gran intelectual mexicano el tema de la progenie vasca en la conducta emancipadora de varios políticos y generales americanos. No deja de mencionar al Libertador, aunque el resto de sus referentes para semejante aseveración, sean todos vasco-mexicanos: Entre los incidentes casuales que intervienen en los más grandes sucesos, es un hecho digno de notarse, que todos los conquistadores de América y en especial de Nueva España, eran naturales de Badajoz y Medellín en Extremadura, y todos los que causaron la ruina del imperio español establecido por aquellos en el nuevo mundo, procedían de las provincias vascongadas, y aun de un pequeño territorio de ellas: el padre de Allende era de Gordejuela en el señorío de Vizcaya, y los de Aldama y Abásolo de Oquendo en la provincia de Álava, no lejos de Vitoria, lugar muy inmediato de Gordejuela, y si a esto se agrega que Bolívar procedía del mismo obispado de Vitoria, e Iturbe del reino de Navarra, parecerá claro, que las provincias meridionales de España estaban destinadas a producir los hombres que habían de unir la América a aquella monarquía, y las del norte los que habían de separarla de ella. 

Puede ser que eso no guste mucho a la historiografía española creadora de la idea de la España unívoca, única y homogénea. La que nació de los tiernos cuidados de la idea del estado-nación parida en las Cortes de Cadiz. Pero no deja de ser una evidencia. como no lo deja de ser, tampoco, que mucho de los generales realistas que lucharon contra los independentistas, también eran vascos. En uno y otro caso, personas de compromiso con sus ideales. Que es, al final de todo, lo que Arístides Rojas recogió en su texto.

Correo del Orinoco – 5/11/2015 – Venezuela

Hace 189 años nació en Caracas el ilustre escritor e historiador Arístides Rojas

El 5 de noviembre de 1826 nació en Caracas el médico, investigador e historiador venezolano Arístides Rojas, cuyo trabajo intelectual dio importantes aportes a la historiografía y cultura venezolanas. A la edad de 18 años el joven Arístides Rojas comenzó sus estudios de filosofía en la Universidad de Caracas, actualmente Universidad Central de Venezuela, tiempo después bajo seudónimo, aparecieron sus primeros artículos sobre aspectos costumbristas y de folklore, así como adaptaciones y traducciones del francés. En 1846, entró a estudiar medicina, carrera de la que se graduó con 26 años, en 1852. Su desempeño como médico empezó en Escuque y Betijoque (Edo. Trujillo), sin embargo, en 1855, debe regresar a Caracas, ya que su padre murió víctima de la epidemia de cólera que azotó a la capital venezolana durante ese año.

(Sigue) (Traducción automática)

——————-

PDF de la edición original del  trabajo: El elemento vasco en la historia de Venezuela

Original de la Biblioteca de Koldo Mitxelena Kulturunea, Diputación Foral de Gipuzkoa

anuncio-productos-basque-728x85-2