Alan Hope informa en el diario Flanders Today la firma de un “memorándum de entendimiento”  entre el Gobierno Vasco y al Gobierno de Flandes. Un acuerdo que busca colaboración en ámbitos que importan e influyen en las personas de ambos territorios: innovación, FP y mercado de trabajo, medio ambiente, salud y cultura.

La posición absoluta y relativa de vascos y flamencos en sus respectivos estados no tiene nada que ver entre si. En el caso de los flamencos, estos están dentro de un estado con una larga tradición democrática, capaz de respetar la existencia de dos realidades nacionales, la flamenca y la valona, que se ven representadas incluso en los órganos de decisión de la Unión Europea.

Por contra, la situación de los vascos es radicalmente diferente. En principio, se encuentra divididos en tres realidades administrativas y repartidos en dos estados. Iparralde, no se ha visto reconocida por La República francesa, ni como realidad territorial, ni como realidad cultural, ni como realidad lingüística (más bien  desde el París jacobino, se ha hecho todo lo posible por eliminar cualquier vestigio de la nación vasca). Al sur de los Pirineos, la cosa está poco mejor. Cierto que existe una estructura autonómica, pero los vascos peninsulares viven divididos en dos realidad administrativas diferentes, que han sido artificialmente enfrentadas, y tiene que bregar cada día con un Gobierno central, el del Reino de España, y una opinión pública española, que les resulta molesto la existencia del propio termino “vasco”.

Pero en un caso como en otro, son realidades evidentes de naciones sin estado. Naciones a las que no se les permite tener la misma voz y los mismos derechos que el resto de naciones que conforman la UE, o que se integran en las Naciones Unidas.

Acuerdos como el firmado entre el Lehendakari y el Presidente de Flandes, son pasos importantes para tejer una red de colaboración y de apoyo mutuo. Además, son acuerdos que sí crean Europa, ya que sirven para acercar a diferentes que buscan puntos de encuentro, libres de las rémoras y tics de los estados-nación que aún hoy en día se miran con desconfianza.

Son pasos para formar la Europa Unida de Pueblos Libres,  que soñaron y que impulsaron los nacionalistas vascos antes y después de la Segunda Guerra Mundial. Un movimiento federal europeo de naciones, no de estados, que fue la base d e la Doctrina Aguirre y que con tanto acierto describía en 2012 (aunque fuese involuntariamente) el embajador portugués F. Falcão-Machado.

Cuanto más densa sea esa red, cuantos más acuerdos, colaboraciones, apoyos, interacciones haya entre las naciones de Europa, mas fuerte será Europa y más débiles serán los caducos Estados-Nación que la llevaron al borde de la desaparición en varias ocasiones y que siguen frenado la creación de una necesidad incuestionable: la de los Estados Unidos de Europa.

Flanders Today – 2/6/2015 – Flandes

Flanders signs memo of understanding with Basque government

Flanders’ minister-president Geert Bourgeois has signed a memorandum of understanding with his counterpart from the Basque region of Spain, Iñigo Urkullu, who described the agreement as a model of its type. The co-operation covers areas like professional training, the workforce and the environment. It also opens the way for political collaboration in areas such as co-existence and human rights, as well as a commitment to argue the case of autonomous regions in Europe.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2