No es la primera vez que hablamos en este blog del deporte más popular de Iparralde: el rugby. Lo hemos hecho desde muy diferentes aspectos. Incluso refiriéndonos a la situación que están pasando los dos principales equipos vascos, los que representan a las ciudades vascas de Baiona y el Biarritz (o viceversa).

En los últimos tiempos hay un debate constante en El País de los Vascos situado al norte de los Pirineos, que gira en torno a la idoneidad, o no, de una fusión entre ambos equipos. La razón es que, según se cuenta, la situación económica y deportiva delos dos equipos es muy complicada.  Con el riesgo de que ambos equipos acaben desapareciendo o “encogiéndose” hasta reducirse a un tamaño que los aleje, por mucho tiempo, de los circuitos deportivos a los que están acostumbrados.

La fusión parece que se está impulsando desde las dos directivas y ahora lo que hace falta es que los socios se convenzan de que esa es la mejor opción para todos.

No seremos nosotros, que vivimos alejados de ese deporte y de los sentimientos que profesan los aficionados de ambos equipos, los que pensemos que tenemos la solución para esta situación. No sabemos si es mejor una defensa numantina de la propia identidad, aun a costa de que eso sea un suicidio; o que si al contrario, lo más correcto es plantearse unir las fuerzas de dos equipos, que por cercanía, han vivido en una situación de duelo permanente.

Esa es una decisión que tienen que tomas las directivas y las aficiones. Sin duda es una decisión que marcará el futuro de ese deporte en Iparralde por muchos años. Sea cual sea, será adecuada, porque sólo es adecuada la decisión que se toma (las demás se quedan en el limbo de la incertidumbre).

En todo caso, al contrario de lo que piensan los autores del artículo que nos sirve de base a este comentario, ni una decisión ni otra será una traición a nada. El único compromiso que tienen los aficionados y los equipos vascos de rugby es para con el futuro de ese deporte en este país.

Aunque sí hay algo que es importante en lo que se dice en ese artículo que citamos: el símbolo que une a todos los vascos, en Iparralde y en Hegoalde, es su bandera, la Ikurriña. Roja, banca y verde. De todas maneras ya nos gustaría saber cuáles son las razones científicas e indiscutibles que hacen pensar a los autores de este texto que la aceptación por parte de los vascos del norte de una identidad vasco-francesa, es algo positivo. No se por qué, pero nos da que la lógica que subyace a esa afirmación tiene, para nosotros, un algo de visión colonial.

Por cierto, si definitivamente se decidiese la unión entre ambos equipos, como solución para sus problemas de supervivencia, proponemos un nombre para el mismos:  Eskualdunak. Lo mismo que proponemos los colores de su uniforme, el tricolor de la Ikurriña.

Puede que así, por primera vez en siglos, los vascos consigan una victoria sobre París. Eso sí, una victoria deportiva, aunque, por contra, las victorias de París sobre los vascos no lo hayan sido tanto…..

Planet Rugby – 3/6/2015 – Sudáfrica

Troubled times in the Basque Country

The Basque country – rugby’s equivalent of the Merseyside – is in turmoil with insistent rumours of a merger between the region’s two great clubs growing louder by the day. There are many red-blue rivals around the world – Liverpool-Everton and the two Manchester clubs are easy examples from football – but the rivalry between the Bayonne and Biarritz is sometimes more akin to the ‘Bloods‘ and ‘Crips‘ in Los Angeles.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2