Tim Lewis publica en la edición británica de la revista Esquire, un reportaje sobre los vascos que debiera ser de “obligada lectura” para todos los periodistas que se acercan a este país por primera vez.

Desde el propio título y la “entradilla” del reportaje se ve que el autor ha entendido perfectamente qué país está visitando. el título del artículo se lo hemos “robado” para usarlo en esta entrada nuestra, la entradilla es  un texto “sin desperdicio alguno”:

A tiny region on the Spanish-French border, the Basque Country is perhaps the most over-achieving locale on the planet right now. Tim Lewis visits the land of magical chefs, impassioned nationalists and world-class holding midfielders to discover the secrets of the original Europeans

Una pequeña región en la frontera franco española, el País Vasco es quizás el lugar con más éxito en el planeta en este momento. Tim Lewis visita la tierra de chefs mágicos, nacionalistas apasionados y mediocampistas de contención de clase mundial para descubrir los secretos de los europeos originarios

A partir de estas líneas queda claro que el autor del reportaje ha salido entusiasmado de su visita a El País de los Vascos. Está claro que ha entendido que: los vascos son europeos originarios; cuál es la extensión geográfica de su país, a ambos lados de los Pirineos, y que su población está formada por gente cargada de pasión, Hagan lo que hagan, lo hacen poniendo lo mejor de sí mismos.

Un país diferente, que no es ni Francia ni España, con reglas propias, tradiciones propias, cultura propia y una forma de ver la vida propia y particular, que les ha permitido sobrevivir, contra viento y marea y contra toda lógica, a lo largo de los siglos.

A partir de ahí el texto se encarga de profundizar en esos conceptos básicos y lo hace muy bien. La verdad es que habríamos pagado por ver la cara de Tim Lewis cuando el chef Andoni Luis Aduriz le dijo en su restaurante Mugaritz, hablando de la pervivencia de lo vasco:

In 2,000 years, English will have disappeared, but the Basque people will still talk Euskera,” he goes on. “It’s already happened before, it could happen again. Do you understand? The world is incredible.”

  “En 2000 años, Inglés habrá desaparecido, pero el pueblo vasco seguirá hablar euskera”, prosigue. “Ya ha sucedido antes, podría suceder de nuevo. Lo entiendes? El mundo es increíble”.

Nos ha encantado, porque algo así le respondíamos hace tiempo ante un artículo que definía el euskera como un “dialecto difícil de aprender“.

Habla mucho de deporte, porque no hay que olvidar que Esquire es eso que se suele denominar como una “revista para hombres”. Pero incluso en ese campo no se resiste en profundizar en otros aspectos de la realidad vasca que van más allá del mero deporte, y se centra en el espíritu de la sociedad y la cultura vasca.

Un texto para leer con calma y comprendiendo que es una aproximación de alguien que apenas puede dar unas pinceladas de lo que en realidad conforma la sociedad vasca. Puede que de todo lo que escribe, lo que más nos ha gustado es su definición de los vascos:

Basqueland is an incomprehensible place with an incomprehensible language that has way too many high-score Scrabble letters, but the people here don’t think they are better than anyone else, just different.

El País Vasco es un lugar incomprensible con un lenguaje incomprensible que tiene demasiadas cartas de alta puntuación de Scrabble, pero la gente de aquí no piensan que son mejores que cualquier otra persona, sólo diferentes.

Sólo nos queda pedirle a Tim Lewis que vuelva más a menudo a este pequeño país. Él apenas ha visitado una pequeña parte la tierra vasca, aun le queda mucho que descubrir, en esta pequeña nación, que guarda todo un mundo e incontables tesoros dentro de si.

Esquire – 22/3/2015 – Gran Bretaña

Another Country: Inside The Basque Region
Vista de Bilbao desde Artxanda (Esquire)
Vista de Bilbao desde Artxanda (Esquire)

In an age of peak global homogeneity, when every city district aspires to be Williamsburg in Brooklyn, when we don’t even bother to pack phrase books on our travels anymore, when distinct cultures are vanishing, there is something invigorating – disorientating, even – about arriving in the Basque Country. Here, locals jabber in an ancient language, Euskera, which you won’t even faintly understand and that could be mistaken for choking rather than speaking. The people look different, with strong jaws, marker-pen eyebrows and disconcertingly long earlobes.

(Sigue) (traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2