El diario argentino El Pergaminense recoge un artículo de Rafael Restaino, en el que se recoge algunos apuntes sobre la presencia de los vascos en la ciudad de Pergamino situada al norte de la provincia de Buenos Aires y al oeste de la capital de esa nación sudamericana.

Una interesante recopilación de la presencia vasca en ciudad que se formo a finales del siglo XVI, pero que no tuvo acta de fundación hasta finales del siglo XIX, en concreto en 1895. Por cierto, a la larga lista de apellidos que recoge el autor, podemos sumar el de la personas que ocupaba el cargo de intendente en el momento de su declaración como ciudad: Vicente B. Biscayart.

Es interesante cómo su contabilización de vascos que se instalan en la ciudad es a partir del final de la primera Guerra Carlista, un acontecimiento histórico que es uno de los hitos de una época en la que la emigración de vascos a América es una mezcla de cuestiones económicas y políticas. Una época de salida de vascos de su tierra,  que se prolongará más de 100 años hasta bien pasados los años 50 del siglo XX.

Pero 1839, el final de la primera Guerra Carlista, no es el inicio de esa época de emigración, exilio y huída de los vascos. Esa época empieza con la Revolución Francesa y con la imposición de la República jacobina en el territorio vasco al norte de los Pirineos. Son muchos los vascos que huyen de la persecución política y del servicio militar obligatorio que trae a los del “norte” la imposición de ese régimen político y la desaparición de su autogobierno.

Puede que por esas razones, estén entre estos vascos los que con  más fuerza conservan su Sentimiento de pertenencia y el convencimiento  de que tienen una misión patriótica de conservar sus lazos con su tierra de origen y de trabajar en la recuperación de lo que a los vascos se le había quitado.

El Pergaminense – 29/1/2015 – Argentina

Apuntes sobre algunos vascos de Pergamino

Pelotaris vascos en Argentina
Pelotaris vascos en Argentina

El Vasco siempre estuvo presente en la Argentina, aunque podemos señalar como una camada de importancia la que se introdujo al país en 1840. La misma se debió como consecuencia de la finalización de la Primera Guerra Carlista, con el famoso abrazo de Vergara y la frase inolvidable: “Sin perjuicio de la unidad nacional”, que hizo que el país Vasco perdiera y mucho tanto en lo político como en lo económico. Los Vascos que llegaron a la Argentina eligieron diferentes lugares para su radicación. Podríamos decir sin barruntar demasiado que una gran mayoría prefirió la provincia de Buenos Aires. En la amplia llanura de nuestra pampa se desarrolló con comodidad. Fue en ese lugar donde decidió y practicó con pasión el oficio de pastor, de ganadero, antes que el de agricultor. Usufructuó como ningún otro el oficio de lechero, industria que monopolizó.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2