Reconocemos que cuando hemos leído el título de la reflexión que nos ofrece Sergio Muñoz,en el diario colombiano El Comercio, estábamos convencidos de que debíamos “afilar la pluma” para responder a uno de los muy habituales posicionamientos “anti-nacionalistas” (pero conta las naciones sin estado) que  pululan por las antiguas colonias del Reino de España

Resulta para nosotros muy poco comprensible leer de forma recurrente, como hijos de naciones que se independizaron de la metrópoli. Hijos orgullosos de su nación, formada y creada por españoles que dejaron de serlo en menos de una docena de años, se extrañan de la voluntad de recuperación del control de su futuro que mantienen muchos ciudadanos pertenecientes a pueblos milenarios, con cultura, lenguas y tradiciones propias, con arraigados sentimientos de pertenencia a una comunidad diferenciada, con largas historias como naciones.

Firma del acta de Independencia de Colombia
Firma del acta de Independencia de Colombia

Por suerte, en este caso, la lectura nos ha sosegado y nos ha tranquilizado. Porque nos hemos encontrado con alguien que hace preguntas diferentes a las habituales. Alguien que enfoca el “tema” con una visión propia y reflexionada. No nacida de la repetición automática de los mensajes-slogan que se mandan desde los principales altavoces mediáticos y politicos de los defensores de los nacionalismos expansionistas.

Nos han encantado sus reflexiones, en especial su clara diferenciación entre los nacionalismos de “ocupación”, los nacionalismos expansionistas, de los nacionalismo “de defensa”, de los que buscan mantener y conservar la propia identidad ante la agresión de los primeros.

No es muy habitual encontrar esa distinción. Más al contrario lo habitual que, cuando se habla de los nacionalismo de naciones como Euskadi, Escocia o Cataluña, se lean frases vacías de sentido, pero muy impactantes, del tipo, “los nacionalismos fueron la causa de todas las guerras y desastres del siglo XX” . Si darse cuenta que se está atribuyendo al nacionalismo “de defensa”, los males del nacionalismo “de ocupación”.

Por ultimo algo en relación con la anécdota que le ha pasado a autor en San Sebastián. la del hombre que le decía “que estaba en contra del nacionalismo y la religión, dos creencias que a su juicio eran dos de los mayores males de la humanidad“. Sin duda, ese individuo estaba pensando en el nacionalismo vasco o en el catalán. Pero si le dijeran a él que debía cambiar su nacionalidad, que iba a dejar, en su caso, de ser español, para convertirse en inglés, alemán o marroquí a golpe de decreto, seguro que no pensaba eso.

Preguntas y reflexiones para hacer pensar….

El Comercio – 25/9/2014 – Colombia

¿Vacuna contra el independentismo?

Después de celebrado el referendo independentista en Escocia, parece que todo el mundo, yo incluido, sentimos la necesidad de dar nuestras propias interpretaciones de su significado y especular sobre el futuro de movimientos similares. En casi todos los diarios de España el resultado del referendo en Escocia ha sido interpretado como un acto de vacunación que debería evitar la proliferación de referendos en Cataluña o el País Vasco. Lo objetable, desde mi punto de vista, son algunas de las conclusiones a las que se han llegado.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2