La llegada desde América del maíz al País Vasco, a mediados del S.XVI supuso una auténtica revolución agrícola para las caseríos vascos situados en las zonas más montañosas. Su influencia fue tan importante que la rápida extensión de su plantación tanto en Iparralde como en Hegoalde,  hizo desaparecer cientos de manzanares para cambiarlos por maizales. Lo que curiosamente supuso un grave golpe a la tradicional producción de sidra, del que apenas esta bebida se está recuperando en los últimos años.

Curiosamente una recuperación de los manzanares y de la tradicional cultura vasca de la sidra, que coincide con la recuperación de la variedad Arto gorria (Grand Roux Basque) que fue básica, durante siglos, en los cultivos de maíz vascos hasta que casi desaparece debido a la introducción de las variedades híbridas más productivas. El Basque Grand Roux  reapareció en el Iparralde en la década de 1990 cuando, según se cuenta, un agricultor vasco del norte de los Pirineos encontró un cultivo de este maíz creciendo en un convento en el País Vasco peninsular. El llevó algunos granos casa con él, en su boina, y comenzó a cultivar la variedad.

arto-gorria
Arto gorria (Grand Roux Basque)

Esto dio lugar al nuevo desarrollo de las plantaciones de esta variante que es ahora apreciada por sus excelentes cualidades sensoriales: sus muchos colores diferentes, que van desde el amarillo hasta el rojo al naranja al marrón, su sabor dulce y cremosa textura. Su harina se utiliza en muchos platos y aparece en los menús de reconocido chefs. Recientemente, con el auge de las intolerancias alimentarias, este maíz también ha comenzado a ser utilizado para hacer productos sin gluten.

Nos lo cuentan en la web de la italiana Slow Food Foundation.

Slow Food Foundation – 28/7/2014 – Italia

Basque Grand Roux Corn

Native to the Basque Country and also known there as arto gorria, Grand Roux corn has a long and unusual history. The variety began to spread through the northern regions of the zone during the 16th century, becoming a staple in the local diet and culture of the rural Basque populations. Often grown intercropped with beans, it was used to feed animals and in cornbread, a polenta-like porridge and talo, flatbreads similar to tortillas and greatly appreciated for their texture.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2