Hay detalles que muestran con claridad cómo los súbditos del Reino de España vivimos en un régimen político que es la evolución natural de la dictadura del general Francisco Franco. No se trata únicamente de que las estructuras del régimen fascista se hayan perpetuado en el tiempo; o que el núcleo de la policía, la judicatura o el funcionariado del régimen haya permanecido en su puesto, ascendiendo por méritos o tiempo, en el escalafón, hasta su jubilación; ni de que las leyes aprobadas por las Cortes elegidas bajo los Principios del Movimiento hayan estado vigentes por años, o lo estén, incluso hoy en día.

Se trata de algo mucho más profundo. Se trata de que los daños morales, los nacidos de la la injusticia que va íntimamente ligada a todo movimiento totalitario, se han perpetuado. Asumidos como normales o inevitables y siendo etiquetados como “vengativos” u ” opuestos a la reconciliación” todos aquellos que piden que estos daños se reparen. Ni siquiera se pide que se castiguen a los culpables de los asesinatos, robos, extorsiones, violaciones, persecuciones, encarcelamientos, exilios (exteriores e interiores),…. Sólo se pide el reconocimiento de las víctimas de estas injusticias. A veces, se pide simplemente el poder recoger de las fosas comunes y anónimas, los restos de los fusilados (perdón asesinados) sin juicio, o con juicios farsa; o de los muertos por el hambre y los malos tratos en las prisiones o en los pelotones de trabajos forzados. Todas esas demandas son presentadas como contrarias a la “reconciliación” causa-consecuencia de la Transición. Son presentadas como las demandas egoístas de unos rencorosos que no quieren dejar las “cosas como están“.

Sede-gobierno-vasco-paris
Palacete en el nº 11 de la Av. Marceau, Sede del Gobierno Vasco en el exilio

Todo esto nos ha venido a la cabeza al ver las fotografías de un acto honorable, de reconocimiento y recuerdo, realizado por Eurobask, el Consejo Vasco del Movimiento Europeo, para conmemorar su fundación el 1 de febrero de 1951. Podemos leer un resumen de esa fundación y del papel de los Vascos en la creación del movimiento Europeo en la propia web de Eurobask.

¿Por qué nos ha venido a la cabeza la anterior reflexión? Si ustedes leen la historia del local donde se ha puesto la placa, el palacete situado en el nº 11 de la Avenue Marceau, entenderán la causa de que nos hayamos acordado de todo esto. Este edificio fue la sede del Gobierno Vasco en el Exilio. Se trata de un edificio que fue comprado con dinero de vascos de América (en concreto de Francisco de Belaustegigoitia, un apellido conocido por los lectores del blog), entregado a EAJ-PNV para que lo comprase, y que éste cedió al Gobierno Vasco para que fuera su sede principal.  Es un edificio que fue robado por los insurgentes, con la aquiescencia del gobierno de la República francesa, que así demostró,  una vez más, sus sólidos principios democráticos cuando se trata de defender los derechos de los Vascos (es ironía) al expulsar el 28 de junio de 1951 al Gobierno Vasco de su sede y entregarla al gobierno franquista.

Lehendakari-paris
El Lehendakari Aguirre, uno de los creadores de la Europa Unida, en la sede del Gobienro Vasco en París antes de ser robada por las autoridades franquistas

Una ley del Gobierno franquista, de 30 de enero de 1940, declaraba propiedad del Estado español todos los bienes republicanos. Una sentencia de un tribunal parisino de julio de 1941, en plena ocupación nazi, les otorgaba la propiedad de este edificio, a pesar de que ni siquiera era un bien del Gobierno de la República española, a las autoridades sublevadas franquistas. Esas son las bases legales para que este edificio fuera robado a sus legítimos dueños, y entregado a un gobierno ilegal como el de Franco.

Pero ¿Tras la muerte de Franco, y la “vuelta de la democracia“, qué pasó con este asunto? El sentido común nos dice que las decisiones basadas en leyes injustas, debieran ser resarcidas.  Pues no. Las propiedades de los ciudadanos republicanos no se devolvieron; los muertos siguieron de forma vergonzante enterrados en fosas comunes sin identificar; los funcionarios y profesores que habían perdido su empleo por “desafectos al régimen” murieron, en muchos casos, sin ver sus derechos reconocidos;….. y el palacete del nº 11 de la Avenue Marceau, siguió en mano de sus ilegales propietarios, es decir el gobierno del Reino de España.

Este edificio es ahora la Biblioteca del Instituto Cervantes, y tras muchas y complejas negociaciones se ha podido colocar esta placa conmemorativa. Unas negociaciones tan complejas, que han llevado a colocar en enero de 2014, una placa creada para celebrar el 60 aniversario, es decir que debiera haber sido colocada en esa misma fecha, pero de 2011.Un detalle que a los medios de comunicación (pocos) que han recogido esta información, parece que les ha pasado desapercibido.

En este acto han estado presentes el embajador de España en Francia, y el director del Instituto Cervantes en París. Es decir, el máximo representante en Francia del Gobierno que no devuelve lo que no le pertenece, y el director de la institución que se está aprovechando de un bien incautado por decisiones tomadas bajo el control de regímenes dictatoriales.

Una vergüenza más. Si no devuelven un edificio robado, cómo van a devolver otras “cosas más importantes” arrebatadas a los vascos.

Les dejamos la referencia de la web “España en París

España en París – 30/1/2014 – Francia

Acto conmemorativo del 60 aniversario de la constitución oficial de Eurobask (Consejo Vasco del Movimiento Europeo)

DESCUBIERTA-PLACA-GOBIERNO-63

El Secretario de Estado de la Unión Europea, Iñigo Méndez de Vigo, la Presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejería , el Presidente de Eurobask,  José María González Zorrilla, Sr.Jean Pierre Spitzer Vicepresidente Movimiento Europeo-Francia Sr.Diogo Pinto Secretario General Movimiento Europeo Internacional, Sr Eugenio Nasarre Presidente Consejo General Español del Movimiento Europeo asistieron al acto conmemorativo del 60 aniversario de la constitución oficial de Eurobask (Consejo Vasco del Movimiento Europeo), que tuvo lugar en París  jueves 30 de enero. En el acto también estuvieron presentes Sr. Carlos Bastarreche embajador de España en Francia, y el director del Instituto Cervantes en Paris Sr Juan Manuel Bonet.

(Sigue)
anuncio-productos-basque-728x85-2