Hace unos quince días escribíamos una entrada hablando de la primera entrega que hacia en su blog, Adventures of a Frogsbif,  esta francesa residente en Londres, sobre su viaje a Iparralde.

Si su primera entrega era más bien fotográfica, en esta segunda entrega, las fotos, que siguen siendo preciosas, vienen acompañadas de unas descripciones, de algunas poblaciones vascas y de algunos de los restaurantes que han visitado. En concreto, recomienda seis lugares a sus lectores para no perderse en una visita a Iparralde.

Todos nos parecen perfectos, pero hay uno que nos gusta en especial. Nos referimos al Hotel-Restaurante Euzkadi. Nos gusta no sólo por la calidad de su comida o por la belleza de este edificio de Ezpeleta. Que sí. Pero en concreto, nos gusta por su nombre. Sí. Así. Llanamente. Y nos gusta, porque es un claro ejemplo de cómo los símbolos de la Patria vasca, la nación vasca moderna, la que tiene que jugar su papel en el siglo XXI, se están convirtiendo en una realidad admitida y reconocida por los vascos de todos los rincones del país. Un gran camino el andado desde que, hace casi 120 años, ondeara por primera vez la Ikurriña, la primera enseña que representaba la voluntad de los vascos de crear una nación de ciudadanos, soberana y moderna, llamada Euzkadi.

Pero esa es otra historia, ahora nos toca hablar de este precioso artículo de Gaëlle Laforest. Como decíamos en el comentario correspondiente a su primera entrega, esperamos verla pronto de nuevo entre nosotros. Visitando el resto del País de los Vascos. Le esperamos impacientes.

Adventures of a Frogsbif – 20/9/2013 – Gran Bretaña

Postcard from the Pays Basque | Six spots to visit

adventuresofafrogsbif-2

I’m back to tell you more about the Pays Basque, and for this second and final post, I’m sharing with you the six places I liked the most during the holiday, as well as some more photos of the region. Hope you enjoy . La Rhune.  On our first day in the Pays Basque, we hiked up a mountain. A small mountain, alright, but still. We don’t hike in the family, ever. Turns out it was really fun (at least for me, less so for my very much afraid of heights brother and my “oh my God this was a terrible idea” mother), and I felt incredibly proud when reaching the top! Just remember to bring a bottle of water PER PERSON (right mum?) and wear good shoes. For non-crazy people, there is an old train going up and down the mountain. From the top, you can see all of the valley, with the Pyrenees on one side and the sea on the other… well, that’s if it’s sunny. By the time we got to the top, it was so foggy you could barely see 5 metres ahead of you! A must-do in the area.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2