Nuestros lectores habituales ya nos han leído ésto en numerosas ocasiones. No entendemos la insistencia con que en muchos reportajes de todo el mundo, se intenta convencer a los lectores de que la causa de la transformación de Bilbao es la construcción de Museo Guggenheim Bilbao. Resultaría muy fácil saber cuáles son las verdaderas causas contactando con las fuentes  de información originales. Es decir, a las instituciones vascas.

Nos referimos de nuevo a este tema, porque hemos encontrado un artículo en el periódico austriaco Nachrichten, que es un auténtico compendio de los errores que se transmiten en torno al Efecto Bilbao. Como resumen, viene a decir que todo lo que se ha hecho en Bilbao, se ha realizado en torno a la puesta en marcha del museo: Limpieza y recuperación de las márgenes de la ria, infraestructuras, aeropuerto, el metro, e incluso la creación de centros tecnológicos. Osea, que su razonamiento es que una inversión de más de 7.000 millones de euros, la que ha servido para crear las infraestructuras del nuevo Bilbao, se han realizado para dar servicio a una inversión de 166 millones (los correspondientes al Museo, incluyendo su colección permanente). Un absurdo.

Llama la atención, en esta ocasión al igual que en otras muchas, que el autor del reportaje resalte el costo del Museo y la asunción del mismo por parte de las Instituciones vascas. Parece que no se dan cuenta que en el montante global de las inversiones, la del Museo podría  ser calificada como de nivel medio-bajo. Aparte de que cuando se planteó, se hizo  con el claro objetivo de que fuera un elemento de proyección internacional y de prestigio para la ciudad y el país (el de los vascos). Algo que ha funcionado de maravilla y ha rentabilizado la inversión  incluso a niveles superiores a los imaginados por los propios promotores.

Nadie duda que la creación del museo haya servido como trampolín indispensable para colocar a Bilbao en el grupo de las ciudades-referencia mundiales. Eso es algo indiscutible. Pero de ahí a hacer responsable de todo lo ocurrido a este proyecto, hay un largo trecho que no entendemos aun cómo se puede recorrer.

Por desgracia, resulta extraño encontrar artículos bien enfocados en torno a este asunto. Para nosotros, el que más nos ha gustado es el que recogemos aquí que se publicó en la Tercera de Chile.

Nachrichten -22/1/2012 – Austria

Der Bilbao-Effekt

Weht der Wind, wirkt der Bau noch grotesker als sonst. Die 30.000 silbrig glänzenden Schindeln, mit denen das Guggenheim-Museum Bilbao beplankt ist, erzeugen ein klapperndes Geräusch. Die hauchdünnen Schindeln bestehen aus Titan, einem superleichten, witterungsbeständigen und extrem teuren Material. 90 Millionen Euro kostete das 1997 fertiggestellte Bauwerk, die Titanschindeln hatten nicht unwesentlichen Anteil daran. Entworfen wurde das Museum von Frank O. Gehry, einem kanadisch-amerikanischen Architekten. Gehry und sein Museum veränderten in Bilbao die Zeitrechnung. Es gibt jetzt eine Ära vor und eine Ära nach Gehry und Guggenheim.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2