Hoy hace 90 años que se proclamaba la II República española. El primer lugar donde se hizo fue la población vasca de Eibar cuando una multitud asistió, alborozada, al cambio de la placa que, en el ayuntamiento, daba nombre a la plaza. La placa retirada la denominaba como «Plaza de Alfonso XIII», la placa colocada por la multitud la bautizaba como «Plaza de la República».

La Vvilla vasca de Eibar fue la primera población en proclamar la existencia de la República española. Con una escalera cambiaron el nombre de la plaza de Alfonso XIII por el de plaza de la República.
La villa vasca de Eibar fue la primera población en proclamar la existencia de la República española. Con una escalera cambiaron el nombre de la plaza de Alfonso XIII por el de plaza de la República.

Fue un momento histórico y no repetido hasta el día de hoy. Los súbditos del rey de España, y del sistema de gobierno corrupto, dictatorial y antidemocrático que lo sostenía, realizaron un cambio estructural en la forma de gobierno del Estado, que entregaba el poder a la Sociedad y se lo arrebataba, al menos lo intentaba, a las élites que habían controlado todos los resortes institucionales, económicos y sociales durante siglos.

Estos grupos de poder, reaccionarios y antidemocráticos, no aceptaron este cambio e iniciaron una guerra larvada a la República que acabó convirtiéndose en un golpe de estado y en una guerra salvaje. Tras ésta, los ciudadanos volvieron a convertirse en súbditos. Primero de un dictador, Franco, y luego de la monarquía impuesta por éste.

Para todos los que quieren vivir en sociedades democráticas libres de reyes y tiranos, el 14 de abril es una fecha importante.

Así lo vieron los concejales nacionalistas vascos de los municipios de Bizkaia, que ese mismo 14 de abril emitían este comunicado:


Carta concejales PNV Bizkaia 14 de abril
Carta concejales PNV Bizkaia 14 de abril (Sabino Arana Fundazioa)

LOS CONCEJALES ELEGIDOS POR EL PUEBLO NACIONALISTA VASCO DECLARAMOS:

Que reconociendo como demócratas la manifestación popular de España en pro de la República, y afirmando que ésta es un hecho desde el domingo último doce de abril de mil novecientos treinta y uno, saludamos en esa voluntad a la naciente República española, y en relación con el País Vasco

PROCLAMAMOS:

La personalidad vasca integral de Euzkadi de aquende el Pirineo y, en particular, la personalidad histórica y demócrata de Bizkaya, y sentamos en consecuencia, su derecho a la propia gobernación y a convocar sus Juntas generales, con todas sus genuinas facultades, mediante la reunión inmediata de los delegados de todos los ayuntamientos recientemente elegidos.

Saludamos, pues, a la República española y aclamamos a nuestra República vasca.

14 de Abril de 1931

(Sello del Bizkai Buru Batzarra)


La Juntas Generales de Bizkaia habían sido disueltas, por la fuerza, en 1876, tras la última Guerra Carlista con la abolición de los Fueros y la supresión de las instituciones forales con las que los vascos se habían gobernado a sí mismos durante siglos y que permitieron la existencia en territorio vasco de derechos civiles siglos antes de las revoluciones burguesas. Ni que decir tiene que esa suspensión de las libertades vascas fue por la fuerza.

Como tampoco es difícil imaginar que se impediría, por la fuerza, tres días después de esta declaración, la reunión en Gernika de los representantes municipales que acudían a recuperar las instituciones propias de Bizkaia, las Juntas Generales.

Hoy es un día de reivindicación de libertades y de República, porque así lo vivimos los vascos peninsulares entonces, y así lo necesitamos también ahora. Pero, así mismo, es un buen día para recordar que para los nacionalistas vascos una República española es un buen principio, pero ni es un objetivo, ni es una garantía de que se respeten los derechos nacionales de los vascos.

Como dijo en 1918 Ramón de la Sota, el empresario y político vasco que tuvo que marchar al exilio tras la victoria de los rebeldes franquistas en 1939:

«...Tenemos que elegir mandatarios para un organismo extraño, para las Cortes españolas de Madrid. Los diputados vascos que a ellas llevemos deben saber que son extranjeros en esas Cortes, que no van a ellas a defender los intereses de España, sino los sagrados de su patria: Euzkadi…»

Así que, como escribieron aquellos vascos en 1931, nosotros:

«Saludamos, pues, a la República española y aclamamos a nuestra República vasca»

¡Salud y Repúblicas (española y vasca) libres de reyes y tiranos!

La Republica vasca ANTONIO DE GUEZALA, 1931.
La Republica vasca ANTONIO DE GUEZALA, 1931.