En el extremo sur de Irlanda del Norte, justo junto a la frontera con la República de Irlanda, se encuentra la Destilería Killowen. Está ubicada en un área rural llena de pequeñas granjas y de campos de cultivo cruzados por pequeños caminos rurales. La verdad es que viendo la zona a uno le viene a la cabeza algunas zona de la Costa vasca de Bizkaia o Gipuzkoa.

Killowen, Irlanda del Norte

En este entorno rural, verde, y con el aspecto que todos nos podemos esperar de Irlanda, una pequeña destilería esta empeñada, según afirman, en fabricar licores siguiendo las tradiciones y las técnicas ancestrales de ese país.

Producen tres tipos de licores: ginebra; poitín, una bebida alcohólica tradicional irlandesa cuya venta y producción casera estuvo prohibida durante más de tres siglos y que ahora tiene la «denominación de origen europea» para bebidas destiladas; y el «whiskey» conocido en gaélico irlandés como  «eluisce beatha», que traducido significa «agua de vida».

Alambiques de la Destilería Killowen
Alambiques de la Destilería Killowen

¿Por qué les contamos todo esto? Porque esta destilería, que trabaja con dos alambiques tradicionales llamados (¡Sí! tienen nombre) Christoir (1000 litros) y Broc (800 litros), está preparando una serie de «10 Years Bonded Experimental Series», en los que una selección whiskey de diferentes destilerías irlandesas se «acaban» en barricas para darles unas características especiales. Que nosotros sepamos se han hecho dos de estas ediciones especiales, las dos ediciones limitadas.

La primera, de 248 botellas de medio litro, con whiskey que ha sido pasado por barricas que han contenido ron jamaicano.

La segunda, que se acaba de presentar, es una edición de 490 botellas de whiskey que ha sido pasado por barricas  de acacia que se han usado para producir txakoli.

Según los expertos The Basque Txakolina Cask fue elegido específicamente por su aroma y frescura, esto junto con cabezas de Acacia virgen crea un licor único de lotes pequeños con una experiencia con mucho cuerpo.

La verdad es que no deja de ser llamativa la capacidad que tienen los productores de vinos y licores de buscar combinaciones nuevas para aportar detalles de olor, sabor, textura y cuerpo a sus productos.

Nos parece que las posibilidad que tendrán los amantes de este licor de probar esta edición limitada van a ser escasas. Estamos seguros 490 botellas van a «evaporarse». sólo esperamos, deseamos, que este experimento, que esta edición especial se prolongue en el tiempo y se pueda seguir encontrando un gran whiskey irlandés con un toque de alma vasca.

FramWeek-  24/3/2020 – Irlanda del Norte

Innovator Brendan bottles rich whiskey flavours from Basque and Jamaican casks

I first talked to Brendan Carty a couple of years ago as he was developing his Killowen small batch whiskey distillery in what is surely the most stunning location for the production of spirits on the island of Ireland. I was impressed then by his knowledge of – and enthusiasm for – what has become one of the most dynamic industries in Ireland. He’s since launched small batch whiskey, gin and Irish poitin from his operation high in the iconic Mournes, overlooking the majestic Carlingford Lough.

(Sigue) (Traducción automática)

That’s Dram Good – 9/2/2020 – Irlanda

Killowen 10 yo Bonded Experimental Series – Txakolina Acacia Cask from Basque Country

Last November, while walking around both evening sessions of Whiskey Live Dublin I was stopped every couple of stands and asked “what has been the highlight, is there anything we should look out for”. The answer always came quick and resounding. “Killowen…..You gotta get to Killowen!”. Brendan is working magic in his wee direct fire still distillery, playing with some seriously delicious mash bills, samples of which he graciously brought to whiskey live along with his newly released 10year old Rum cask finish blend of sourced whiskey for everyone to try.

(Sigue) (Traducción automática)