En 2012 hablábamos sobre este documental «To Say Goodbye», cuando la BBC nos contaba que, después de un camino lleno de obstáculos, iba a ser estrenado en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Hoy, gracias a la Asociación Basque Children of ’37 *, nos hemos enterado de la iniciativa de Izar Films de dejar en abierto hasta el próximo 23 de mayo la versión en inglés de este documental.

Nos parece una magnífica iniciativa. En este mes de abril conmemoramos algunos de los bombardeos de los insurrectos y sus aliados, alemanes e italianos, a poblaciones civiles vascas. En especial el Bombardeo de Gernika. Esta acción militar fue la que abrió las puertas de Gran Bretaña a los niños refugiados. La descripción de los periodistas británicos de la tragedia y sus repercusión internacional, en especial la de la crónica de George L. Steer, acabaron por quebrar la resistencia de un gobierno británico que desde un aposición de «neutralidad» mostraba simpatías por los sublevados. Además dos días antes del final del periodo de libre visionado del documental, el 21 de mayo, se conmemora la salida de la expedición de niños a Gran Bretaña.

Recomendamos encarecidamente ver este documental producido por Izaskun Arandia y dirigido por Matt Richards. 

Además del enlace al vídeo, les dejamos un articulo escrito por Gregorio Arrien. Él reunía dos cualidades que para nosotros son muy queridas: ser un padre pasionista vasco y ser un estudioso de la historia, y las historias, de los niños vascos que tuvieron que marchar refugiados para librarse de la crueldad de los insurrectos. Falleció hace algunos meses y como dijimos en nuestro artículo de recuerdo, al fallecer Gregorio Arrien, falleció un vasco, un pasionista, un historiador y un patriota.

Para ver del documental, pulsar «ver en Vimeo» dentro de la pantalla

To Say Goodbye TV52 from IZAR Films on Vimeo.


El exilio vasco en Gran Bretaña, 1937-1940. Gregori Arrien

*Basque Children of ’37 es la asociacion británica que guarda, protege y difunde la memoria de las niñas y niños vascos de la guerra que fueron a aquel país, y la de todas las personas que con su compromiso, esfuerzo y entrega consiguieron abrir las fronteras para ellos, y las cuidaron durante su estancia. Nosotros hemos hablado en numerosas ocasiones de ellos, y lo seguiremos haciendo siempre que nos sea posible. Porque realizan una labor esencial: guardar nuestra memoria y honrar a los que nos precedieron.