A lo largo de estos años hemos hablado en varias ocasiones sobre el Derecho de autodeterminación en general y sobre los movimientos de una parte muy importante de la sociedad de Catalunya para conseguir que su voluntad fuera consultada en un referéndum y luego respetada. Lo hemos hecho, como casi siempre, recogiendo informaciones de medios de comunicación internacionales que trataban sobre el tema.

Hoy lo hacemos por una razón diferente. Hablamos de Catalunya porque queremos sumarnos, hacer nuestro, el Manifiesto que ha presentado la plataforma Gure Esku Dago en relación con la sentencia sobre el procès que ha condenado a graves penas de cárcel y/o inhabilitación , a una presidenta del Parlamento de Catalunya, a varios consejeros de su gobierno, y a los máximos responsables de movimientos ciudadanos.

Este manifiesto pide una solución política a un problema político. Es lo mismo que piden millones de ciudadanos en Catalunya, en Euzkadi, en España y en todo el mundo. A la vez que denuncia que en esta sentencia se observan «signos de criminalización del derecho de manifestación, de la libertad de expresión, del derecho a la protesta, del derecho a votar, del derecho de autodeterminación y del derecho a decidir. Es totalmente inaceptable. En democracia, no se pueden criminalizar ni las movilizaciones democráticas y pacíficas, ni tampoco la disidencia política. En democracia, votar no puede ser delito; sino parte de la solución».

Hoy, pensando en Catalunya, también reivindicamos la declaración del entrenador catalán Pep Guardiola que, desde su destacada posición mediática ha mandado un mensaje que ha llegado a todo el mundo.

También recordamos el vídeo con que ilustrábamos la reflexión que escribimos tras ver la violencia que las fuerzas del orden aplicaron contra los catalanes que el 1 de octubre de 2017 salieron a votar.

Manifiesto de Gure Esku Dago sobre la “injusta” sentencia contra el procès

«Libertad. Por una solución política»

En primer lugar, manifestamos nuestro profundo desacuerdo con la sentencia del Tribunal Supremo español que condena a las y los líderes sociales y políticos catalanes. Creemos, sinceramente, que se trata de una enorme injusticia. Y, además, tenemos el convencimiento que esta sentencia trae consigo graves consecuencias con respecto a los derechos fundamentales y las libertades democráticas.

Queremos recordar que el proceso judicial no ha sido justo, sino que ha estado repleto de arbitrariedades, se ha basado en acusaciones sin fundamento, y con el mantenimiento de la prisión preventiva se han vulnerado los derechos fundamentales de las personas encausadas encarceladas, tal y como lo ha denunciado el grupo de trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU, cuyas resoluciones pidiendo su puesta en libertad han sido desatendidas.

Ante esta injusticia, reivindicamos la libertad de todas las personas presas en esta causa. Jordi Cuixart, Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Carme Forcadell, Jordi Turull, Raül Romeva, Dolors Bassa, Josep Rull y Joaquim Forn, os queremos libres. Deseamos mostrar nuestra solidaridad con quienes padecen las graves consecuencias de esta injusta sentencia y con sus familiares.

En esta sentencia condenatoria, observamos con preocupación signos de criminalización del derecho de manifestación, de la libertad de expresión, del derecho a la protesta, del derecho a votar, del derecho de autodeterminación y del derecho a decidir. Es totalmente inaceptable. En democracia, no se pueden criminalizar ni las movilizaciones democráticas y pacíficas, ni tampoco la disidencia política. En democracia, votar no puede ser delito; sino parte de la solución.

Es hora de dejar de lado las vías de excepción judiciales y represivas. Es momento de acometer a través del diálogo una negociación política para encauzar y resolver la cuestión catalana. Hay que apostar por una solución democrática que contemple hacer posible la decisión libre y democrática de la ciudadanía catalana sobre su futuro. Es una tarea urgente.

La solidaridad, la defensa de las libertades democráticas y derechos civiles y políticos, el rechazo a las vías represivas, y la actitud en favor de la solución política basada en la voluntad ciudadana expresada de manera democrática, conforman, a nuestro entender, una base que comparte la gran mayoría de nuestra sociedad; una base que debemos defender y fortalecer, hoy más que nunca.

La gravedad de la situación nos interpela a todas las personas que estimamos la democracia, la justicia y las libertades, con independencia de nuestras opciones ideológicas. Por ello, creemos en la movilización ciudadana ante las injusticias, y, en este caso, apoyamos la manifestación ciudadana convocada por Gure Esku, bajo el lema Erreferenduma ez da delitua | Askatasuna [El referéndum no es delito | Libertad], que se celebrará el sábado 19 de octubre en Donostia.

Gure Esku Dago, 17/10/2019