Queremos felicitarnos por la existencia de la Euskal Pass. Una «City Pass» que va ayudar a conocer mejor la parte norte, la continental, de nuestro país y sus recursos turísticos. Una tierra maravillosa llena de lugares hermosos. Nosotros prometemos usarla, porque, como nuestros lectores habituales saben, somos unos entusiastas de esta parte del País Vasco. Algo que se puede comprobar dándose una vuelta por los artículos de nuestra sección «Puntos de vista».

Pero junto a esta felicitación, queremos presentar una perspectiva sobre una realidad que nos preocupa, y que creemos que nos pone en una situación de debilidad, en lo grande y en lo pequeño. La utilización de un mismo término «País Vasco» para hablar de realidades diferentes, y que, además, son sólo partes de lo que en realidad es el «País Vasco».

Esta reflexión no quiere ser una crítica. La «cosa» no es fácil. Si fuera fácil, se nos hubiese ocurrido ya una solución y no la tenemos. Nosotros, cada día, tenemos que enfrentarnos al problema de usar nombres adecuados para referirnos a este país nuestro segmentado y desgajado. Nos cuesta mucho y eso que no somos un organismo oficial sometido a presiones políticas, administrativas y mediáticas.


 

En 2012 escribíamos, a raíz de una magnífica campaña publicitaria de la Cámara de Comercio de Baiona, sobre lo que para nosotros era entonces, y ahora, una auténtica pesadilla. Nos referimos a la división de nuestra nación en realidad administrativas diferentes que no sólo son la consecuencia de una situación inaceptable para muchos vascos, sino que, además en cuestiones claves como la Promoción o el Turismo, da lugar a situaciones absurdas que sólo sirven para debilitar nuestra imagen exterior y para confundir a los que se acercan a nuestro país.

Como se relata en el artículo que recoge nuestra «pesadilla», esa situación se hace muy evidente en el uso del término «País Vasco» como propio por las diferentes partes del Territorio.

Pero no sólo en ese caso. Tenemos otro muy similar en el uso del término «Navarra/Nafarroa». Un territorio vasco dividido en dos por la muga que separa el Reino de España de la República francesa, y del que con demasiado frecuencia, se intenta transmitir la idea de que una de esas dos partes, la peninsular, es en realidad la única «Navarra/Nafarroa».

Reconocemos, además, que nosotros estamos inmersos en este problema y que sólo nos «chirría de verdad» cuando, como en el caso que nos ocupa, el uso del término «País Vasco – Pays Basque – Basque Country» se usa para definir, en exclusiva,  la parte continental de nuestro país.

Porque esto mismo ocurre, y muchas veces en «nuestro lado».  No es difícil escuchar en la Televisión Pública Vasca, que tiene la voluntad de llegar y atender al conjunto de los vascos (los de todos los territorios), que se refieran al «País Vasco» cuando en realidad hablan de la Comunidad Autónoma del País Vasco (CAPV); o de «Navarra», cuando en realidad hablan de la Comunidad Foral de Navarra (CFN).

Y no entremos ya en asuntos que claman al cielo y que son una constante. Cosas como, por ejemplo, hablar de las «tres capitales vascas». Nosotros siempre hacemos el mismo «chiste», preguntándonos a cuáles de las seis/siete que tiene nuestro país se referirán. Cuando sabemos que, efectivamente, se trata de una reducción de la realidad de nuestro país a lo que es ahora la CAPV.

Nos dio una gran alegría ver como, en 2015, se firmaba entre la Agencia Vasca del Turismo, que depende del Gobierno Vasco, y Tourisme 64, del Comité Départamental du Tourisme del Béarn-Pays Basque, un primer acuerdo de colaboración para la promoción turística conjunta en mercados de interés para ambas partes.

Pero está claro que, además de que la realidad vasca aún estaba incompleta en ese acuerdo (aunque era un primer paso muy importante), las cosas van a ir muy lentas. Como lo demuestra está City Pass para el País Vasco que sólo cubre una parte del país. O como lo demuestra, de forma tozuda, la existencia de páginas oficiales de turismo (esta y esta) que presentan dos «Países Vascos» diferentes, que compiten por el mismo nombre. Eso sí, algo hemos mejorado, y ahora en cada una podemos encontrar, en una esquina, el enlace a la otra.

Hay que sumar, hay que ser valientes, y sobre todo, listos. Como decíamos en 2012 (y ya ha llovido desde entonces) los vascos no debemos, ni podemos, vivir de espaldas a los propios vascos. No es rentable, en ningún sentido.


Come Viaggiare Informati – 28/7/2019 – Italia

Un City Pass per i Paesi Baschi

I Paesi Baschi lanciano il suo pass per la città: il Pass Euskal. Dà accesso a una quarantina di siti e visite (Cité de l’Océan a Biarritz, museo basco a Bayonne, grotte di Sare, castello di Mauléon …). Totalmente dematerializzato, consiste in un codice QR che può essere stampato o scaricato direttamente nell’app Euskal Pass.

(Sigue) (Traducción Automática)