Esta entrada nace gracia a las aportaciones que nos ha realizado unos de los amigos de la página que este blog tiene en Facebook. Él es Manu Behaeghe y nos sigue, si no nos equivocamos, desde Bélgica.

Nos ha ofrecido una extraordinaria colección de documentos sobre la presencia de estos niños vascos en aquél país europeo. Hemos escrito mucho en nuestro blog sobre las niñas y niños que el Gobierno Vasco envió a diferentes países para evitar que sufrieran las consecuencias del golpe franquista y de la guerra que contra los insurrectos se mantuvo en el Pais vasco. Y aunque la mayor parte ha girado en torno a los que viajaron a Gran Bretaña, también hemos recogido su presencia en Bélgica gracias al libro que Kirmen Uribe escribió sobre una de esas niñas.

Nuestro “amigo de Facebook” nos ha obsequiado con un material que nos parece imprescindible recoger en una de las entradas de nuestro blog. Un material que nos recuerda cómo las guerras sacan lo peor y lo mejor de cada ser humano y que incluso de las mayores desgracias la bondad puede conseguir crear algo bueno.

El primer “regalo” que nos ha hecho es un extraordinario documental que hizo hace 4 años Ischa van Ekert contando la historia de su abuela Raquel. Una niña que tuvo que marchar desde Bilbao a Bélgica y que acabó viviendo allí. Su narración (extraordinaria, emocionante, impresionante) no puede dejar indiferente a nadie.

La historia que nos cuenta, su historia, es la de miles y miles de familias vascas que aun tiene grabadas a fuego en su memoria los desastres de aquella guerra y sus terribles consecuencias que, podemos asegurar, se extienden hasta el presente, como podemos comprobar en este vídeo.

Mi Abuela Raquel Spanish subtitles from Ischa van Ekert on Vimeo.

Pero, no contento con este, nos ha mandado información complementaria que nos ha parecido extremadamente interesante.

Portada de la tesis sobre la presencia de "Niños Vascos de la Guerra" en varias ciudades belgas
Portada de la tesis sobre la presencia de “Niños Vascos de la Guerra” en varias ciudades belgas (Se puede descargar aquí)

En especial la tesis que Tim Cassauwers y Nicky Jenne han escrito sobre los niños vascos que fueron acogidos en Mechelen (Malinas) y Antwerpen (Amberes).  Curiosamente, como se explica en la introducción a esta tesis, los niños que se llegaron a Bélgica fueron distribuidos por “creencias”. Los “socialistas” a Gante, y los “católicos” a las dos ciudades indicadas anteriormente. No sabemos que se hizo con los “socialistas-católicos” ni con los “católicos-ateos”. Ni nos imaginamos que ambos grupos necesitasen cuidados o atenciones diferentes.

Pero así fue como se hizo y, por lo que vemos, la realidad es que la atención que recibieron los miembros de ambos grupos fue extraordinaria.

La tesis está en flamenco y por desgracia no existe una versión “subtitulada” como en el caso del vídeo. Hemos pedido a un buen amigo de este blog, el Prof. Dr. Frederik Verbeke (UPV-EHU), que es flamenco de nacimiento, y vasco de adopción (por matrimonio) que nos traduzca el prólogo de la tesis (que se encuentra en las páginas 5 y 6 de la misma). 

Ongi etorri,

Empezó como un trabajo de investigación obligatorio, pero se convirtió en una admiración y una pasión por una cultura distinta, la vasca. “Los niños vascos en Bélgica” es un tema que descubrimos durante una fiesta entre amigos. Jan Peeters, hijo de una madre vasca, contó de manera tan encantadora sobre la sangre vasca que corre por sus venas que nos pusimos inmediatamente a investigar. Nos enteramos que hace 70 años los niños vascos huyeron de Franco y de su guerra. Huyeron a América del Sur, a Francia y también a Flandes. Los socialistas terminaron en Gent (Gante), los católicos en Mechelen (Malinas) y Antwerpen (Amberes). Jan volverá más adelante en este trabajo con su pasión por los vascos y su cultura.

Los Niños de Gante ya han sido tratados tantas veces, nos decían una y otra vez. Tanto los vascos que se alojaron en casas en Gante (a través de “Niños de la Guerra”), como expertos en el tema de la Guerra civil española, confirmaron esta afirmación. Quizá hay niños vascos que llegaron a Malinas o a Amberes? Seguro! Pero siguen allí? Tras investigar un poco, descubrimos que sí y nos adentramos en el mundo de esa gente acogedora. Todos y cada uno auténticos vascos que se quedaron en Bélgica por diversos motivos. Gente con una historia fascinante, gente mayor que recuerda los miedos de la guerra como si fueran todavía niños. Y todos cuentan su historia con un entusiasmo que hace latir tu corazón más fuerte. Las historias que cuentan no transcurren de forma cronológica, ya que ocurrieron hace siete décadas. Los pensamientos saltan de la primera acogida a la cuestión de volver o quedarse en Bélgica, a las vivencias de la guerra y a los primeros años en esa pequeña y fría Bélgica.

En este trabajo se entrelazan las historias de todos nuestros interlocutores, de modo que surja la imagen viva de lo que pasó en aquellos años. Algunos no recuerdan todo y no aparecen en cada capítulo. Otros aparecen con la regularidad de un reloj, ya que han conseguido mantener los recuerdos siempre vivos. También los familiares de los protagonistas han sido estupendos, contando su parte de la historia. Escuchamos las reacciones positivas y negativas de los hermanos y hermanas adoptados, escuchamos a una mujer de un vasco, según ella, cabezudo, y vivimos la pasión de Jan, hijo de un refugiado vasco. Todas estas historias, todas estas personas, nos animaron a transmitiros su historia.

Cuando te interesan otras culturas, la historia, las vivencias de una guerra y sus consecuencias,… le leerás como si fuera una película, como si tú mismo vivieras la historia. No lo tenéis que agradecer a nosotros, sino a todos aquellos que nos han contado sus historias. Todo nuestro agradecimiento y admiración va dirigido a ellos. Nos dedicaron su tiempo y respondieron a preguntas que eran a veces difíciles por las heridas que la historia ha dejado en su alma. Recuperaron sus recuerdos para dar más nivel a nuestro trabajo. Esperamos que la lectura de esta historia os hace llegar al alma de nuestros entrevistados. Si lo lográis, nuestro trabajo habrá sido un éxito.

Tim Cassauwers
Nicky Jenne

Nos quedamos, por ahora, con las ganas de conocer en su integridad el resto del documento, que promete y mucho.

También nos ha hecho llegar la referencia al libro Los Niños · Tien vluchtelingenkinderen uit de Spaanse Burgeroorlog vertellen, que trata sobre la presencia de los niños de la guerra españoles en Bélgica, y una información publicada en Gentblogt, sobre los niños que escapando de la Guerra Civil fueron acogidos en Gante.

Gentblogt – 27/7/2007 – Bélgica

Tentoonstelling Los Niños – kinderen van de Spaanse Burgeroorlog

Comité de acogida a niños refugiados de la Guerra Civil española en Gante
Comité de acogida a niños refugiados de la Guerra Civil española en Gante

Tijdens de Spaanse Burgeroorlog (1936 – 1939) zwermden tienduizenden Spaanse kinderen uit over Europa, op vlucht voor oorlogsgeweld. Circa 5000 van hen kwamen terecht in Belgische families en opvangtehuizen. Gent ving meer dan 200, voornamelijk Baskische kinderen op. Dit jaar vond de evacuatie 70 jaar geleden plaats. Er wordt op verschillende wijzen hulde gebracht aan deze solidariteitsactie. Het boek ‘Los Niños’waarin tien vluchtelingenkinderen uit de Spaanse burgeroorlog vertellen. Het project ‘Vlernika’, een multimedia-concert met de Gentse stadcomponist Dick van der Harst en de jonge filmmaker Fabio Wuytack. De zeer aangrijpende wandelvoorstelling het ‘Spaans krijt’ door Daan Hugaert die in de huid kruipt van een voormalig Spaans vluchtelingenkind dat als oude man herinneringen ophaalt.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2