Ibon Zubiaur ha nacido en Getxo, es euskaldun y desde 2002 vive en Alemania, donde ha dado clases de castellano y donde ha sido director del Instituto Cervantes de en Munich.

Hace algún que tenemos en la nevera, es decir, enfriándose, nuestro deseo de comentar el libro que ha publicado en alemán y que lleva el titulo de “Wie man Baske wird. Die Erfindung einer exotischen Nation” (Cómo hacerse vasco – sobre la invención de una nación exótica). Decimos “enfriando” porque cada vez que nos poníamos a bocetar un comentario sobre el mismo, este acababa, de forma reiterada, en el campo de lo inadmisible. No por que el destinatario no se lo mereciera, sino por respeto a nuestros lectores. Incluso algunos lectores nos habían mandado referencias de informaciones sobre el mismo.

Ibon Zubiaur es el ejemplo clásico de “vasco bueno“. Un vasco que se puede englobar en el grupo del abuelo de Aznar, de Juaristi, o de otros muchos que se dieron cuenta que su camino al éxito pasa por colocarse la brillante y resistente armadura del anti-nacionalismo (vasco por supuesto) y dar mandobles a todo aquél que, en tierras vascongadas o navarras, no se sienta un buen español (de los vascos del norte de los Pirineos, ni hablamos, que también son otro “invento”, pero en este caso “problema” de los franceses).

Su ensayo, porque es un ensayo (literario, no la prueba de escribir un libro), viene a decir que todo aquel que se siente parte de la nación vasca, no sólo está sintiéndose parte de algo inventado, sino que además se siente parte de algo que está muy cerca de ser intrínsecamente perverso y malo.

Además, seguro que ese sentimiento le parece incomprensible. ¡Con lo hermoso que es sentirse español!, pensará. Sin darse cuenta de que lo puede ser para él, algo que es totalmente respetable, pero no para otros. No lo fue, por ejemplo, para los “españoles del otro hemisferio”, que prefirieron ser argentinos, venezolanos, mexicanos, de cualquier nacionalidad hispano-americana, antes que españoles. Otros claros ejemplos de “naciones inventadas” no como la española, ala que ya pertenecían, sin duda,  los primeros habitantes de Atapuerca.

Por suerte hemos encontrado una reflexión de Mikel Arizaleta en la web de Rebelión, que, con mucho más criterio y sentido común del que demostrábamos nosotros en nuestros intentos, ha escrito una reflexión sobre al autor y su obra.

Así que, humildemente, vamos a reconocer su superioridad a la hora de enfrentarse de forma civilizada al reto y les vamos a recomendar encarecidamente, a quien nos visita, su lectura.

Les dejamos también dos recensiones del libro publicados en Alemania. Una del Frankfurter Allgemein Zeitung (FAZ), y la otra del diario berlinés Die tageszeitung (TAZ), en la que por cierto, tiene “intención” hasta la fotografía elegida, que es la que ilustra este comentario . Ninguno de los dos tienen desperdicio.

FAZ – 31/5/2015 – Alemania

Beim Fußball hört der Spott auf

Im Kellerregal, wo die nicht mehr gebrauchten Bücher schlummern, lese ich noch einmal die alten Titel: „Die Geschichte von Eta“. „Führer durch das baskische Labyrinth“. „Die bleiernen Jahre“. „Schrei nach Frieden“. Die fetten Ordner mit der Aufschrift „Eta“, in denen Zeitungsausschnitte aus fast fünfzehn Jahren gesammelt sind, rühre ich lieber nicht an. Es ist gut, dass das Allermeiste davon metaphorisch schon zu Staub zerfallen ist, bevor die materielle Zersetzung beginnt. Denn der baskische Terrorismus ist glücklicherweise aus den Nachrichten verschwunden.

(Sigue) (Traducción automática)

———————

TAZ – 17/7/2015- Alemania

Eine eigentlich eigene Identität

Wer Ibon Zubiaur heißt, der muss aus Euskadi, dem Baskenland, kommen. Der Autor eines Essays „Über die Erfindung einer exotischen Nation“ mit dem Titel „Wie man Baske wird“ stammt aus der Gegend im Nordwesten der Iberischen Halbinsel, dort, wo die Pyrenäen den Atlantik erreichen.

(Sigue) (Traducción automática)

—————————–

Rebelión – 3/9/2015 – Euskadi

Reflexiones de Ibon Zubiaur

Ibon Zubiaur, que estudió psicología y piano, se doctoró con una tesis sobre la poesía de Cernuda e impartió clases de literatura en la Universidad alemana de Tubinga, ha escrito últimamente un libro titulado “Wie man Baske wird. Die Erfindung einer exotischen Nation” (Cómo hacerse vasco – sobre la invención de una nación exótica), que me recuerda a otro que escribiera hace años Jon Juaristi: “El bucle melancólico”, que también un día fue director del Instituto Cervantes. Ambos van dejando una huella zigzagueante por la vida, jalonada y contaminada más, a mi modo de ver, por afanes y deseos personales y subjetivos que afincada y basada en elementos objetivos, sustentada en documentos y fuentes históricas. Wie man Baske wird está tejido de prejuicios, de carencias y silencios.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2