Hoy el diario británico The Independent recoge, en forma de artículo, una idea que ha pasado por la mente de muchos de nosotros desde hace tiempo al ver la reacción de los gobiernos europeos (y también de parte de la sociedad europea) ante la imagen de las masas de refugiados que se dirigen hacia Europa huyendo del hambre, la guerra, la violencia o la opresión.

Nos referimos a la solidaridad de muchos europeos que, aun viviendo las consecuencias de las crisis de los años ’30 del pasado siglo, se organizaron, incluso en contra de las decisiones de sus propios gobiernos, para recibir a miles y miles de niños vascos (y de adultos) y que así fueron puestos a salvo de los asesinos de masas que dirigían la insurrección franquista. Nuestros lectores saben de la sensibilidad que tenemos ante la historia de aquellos niños vascos de la guerra que tuvieron que salir de sus casas, y la verdad es que no dejamos de pensar en ellos cada vez que vemos un informativo o leemos un periódico en las últimas semanas

La diferencia de ese movimiento social y popular de solidaridad con los que sufrían esa guerra, contrasta, por ejemplo, con la infame política de “acogida de refugiados que puso en marcha el gobierno francés al final de la Guerra civil española para atender a los más de 500.000 refugiados que pasaron la frontera huyendo de las fuerzas rebeldes.

Incluso si se pudiera obviar lo que no se puede obviar, es decir, la responsabilidad que tienen los gobiernos occidentales (y por tanto los ciudadanos de Europa) en la actual situación de Siria o de Libia (por ejemplo), no nos podemos olvidar de la responsabilidad que tenemos los europeos de acoger y atender a esas personas que tienen que abandonar a la fuerza sus lugares de origen, dejándolo todo atrás, para intentar sobrevivir o no ser asesinados. Es fácil hacer leyes modélicas y realizar discursos grandilocuentes. Pero lo único que realmente mide la humanidad y solidaridad de Europa, son nuestros actos y no nuestras palabras.

Esperamos que las autoridades vascas, que conocen muy bien lo que es ser refugiados, porque los vascos lo hemos vivido hace menos de un siglo, sigan con su política activa de acogida y defensa de los Derechos Humanos. Esperamos que nuestra Sociedad civil recuerde que sin la solidaridad de otras sociedades, hace menos de un siglo miles de niñas y niños, y de adultos, hubieran muerto de hambre, por las bombas, o ahogados en el mar, al intentar escapar de las tropas fascistas.

Aquellas decenas de miles de vascas y vascos sobrevivieron porque fueron acogidos, cuidados y atendidos por personas de bien, que entendieron que lo único importante son las personas. Y también, hay que ser justos, por un Gobierno Vasco que organizó de una forma modélica aquel éxodo masivo de vascos a Europa y América.

Esperamos, deseamos, y confiamos, que nuestras autoridades de hoy sean capaces de hacer lo mismo con los refugiados de ahora. No hay diferencia entre las personas que salvó el Gobierno Vasco hace 80 años y las que podemos salvar ahora. Unas y otras son seres humanos desvalidos y sin más esperanza que la solidaridad de aquellos que pueden ejercerla. Con independencia de lo que hagan o digan el gobierno español o el francés, nuestra responsabilidad es apoyar a los más desvalidos. Además, se lo debemos a la Historia.

En esta ocasión compartimos el artículo de Ian Herber en The Independent junto con los enlaces a algunas de las organizaciones que están actuando en primera línea en la ayuda a los refugiados. Evidentemente no son todas, y si quieres destinar tu ayuda a otra, hazlo, pero no dejes de tomar un papel activo en la defensa de las personas y sus derechos.

La foto de cabecera: Es una fotografía de contrastes. En blanco y negro la llegada de los niños vascos refugiados a Londres en 1937, donde podemos ver cómo la organización permite caras sonrientes, incluso en esas duras circunstancias. En color, la tragedia y la desesperación de los sirios que ahora intentan buscar refugio en Europa y que sólo han encontrado dificultades.

 

The Independent – 6/9/2015 – Gran Bretaña

A Spanish refugee boy 78 years ago blazed the trail for David Silva and Cesc Fabregas

Emilio Aldecoa niño vasco de la guerra y futbolista británico
Emilio Aldecoa niño vasco de la guerra y futbolista británico

A humanitarian crisis and a Conservative Prime Minister unwilling to open the door to those in need of an escape. We’ve been here before and it was the people of these islands who made sure that some humanity prevailed. They did not know that their collective efforts would create a small but significant footnote in the nation’s football history.

(Sigue) (Traducción automática)

——————————-

Algunas organizaciones que actúan en la “primera línea” de ayuda  a los refugiados:

 

Caritas

SERBIA: CÁRITAS DISEÑA UN PLAN PARA ATENDER A 100.000 PERSONAS

(Informate y Colabora)

—————————

ACNUR

Millones de sirios necesitan un refugio

(Informate y Colabora)

——————————-

Cruz Roja Internacional

Ayuda Crisis Refugiados

(Informate y Colabora)
anuncio-productos-basque-728x85-2