The Guardian, en la sección de Gastronomía publica una serie de entrevistas en la que los protagonistas eligen donde y como sería su “última cena”. Se trata de la sección, “Last bites”. Hace unos días nos referíamos a ella, porque la chef Hélène Darroze,  escogía la Costa Vasca como lugar ideal para su “ultima cena”.

Hoy volvemos a referirnos a esta sección del diario londinense, porque han entrevistado a Elena Arzak para que cuente a sus lectores dónde, cuál y cómo sería esa “ultima cena” soñada por ella.

Elena Arzak no defrauda. Su espíritu vasco brilla en la elección que realiza. No por la comida elegida, sino por el entorno elegido. Ella escoge el lugar que considera su casa, y sueña esa situación especial rodeada de los suyos, de la familia, compartiendo esos momentos especiales. Una familia definida en el más amplio sentido de la expresión, ya que incluye aquellos que, sin ser de su sangre, la vida les ha puesto tan cerca de ella, que ya forman parte de los suyos.

Hermoso.

The Guardian – 12/6/2015 – Gran Bretaña

Elena Arzak’s final meal

I’d want my last meal at our restaurant in San Sebastián – I love travelling, but that is where I am truly at home. In a quiet corner of the kitchen there is a marble table, which I love. It’s where I always sit when I finish working. Next to it are two paintings that are very special to me: one by Eduardo Chillida and another by Andrés Nagel. Chillida has always been by my side. And I grew up with Nagel – his work conveys so much.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2