Hay veces que nos encontramos una hebra perdida en un artículo y al tira un poco de ella, descubrimos un mundo increíble, hermoso y fascinante. Esta es una de esas ocasiones.

Todo ha empezado con un artículo sobre los intentos de recuperar la Pelota Vasca que se está dando en Cuba. Se trata de un reportaje de la web Caribbean News Digital, a la que ya hemos citado en otra ocasión desde nuestra web. En él se nos habla de como en Santiago de Cuba, el profesor Orlando Regueiro intenta recuperar la pasión por un deporte que fue una auténtica pasión nacional desde la declaración de la Independencia hasta el triunfo de la Revolución.  Se trata, sin duda de una misión difícil ya que escasea desde lo más básico, el equipamiento, hasta elementos tan estructurales como un frontón reglamentario. Ya que el Santiago de Cuba, solo existe uno que no cumple con las medidas internacionales.

Hemingway en la Habana con el "Cura rojo de Mundaka" Andres Unzain
Andrés Unzain el “Cura Rojo de Mundaka“, con Hemingway en La Habana

La verdad es que nosotros ya hemos escrito cosas muy interesantes acerca de los pelotaris vascos en Cuba y en especial, de su relación con Ernest Hemingway y de las aventuras que corrieron juntos (pelotaris y escritor) en los tiempos de la  Segunda Guerra Mundial, intentando “cazar” submarinos alemanes en las costas cubanas. El periodista y escritor mantuvo una estrecha relación con lo vasco, que mantuvo hasta el final de sus días.

Puede que por ello, nos ha picado la curiosidad por una frase que se recogía en el artículo:

La práctica de este deporte en Cuba se remonta a 1881, cuando existía una sociedad de jugadores vascos, navarros y franceses en La Habana que celebraban partidos cada vez más populares y concurridos.

No vamos a entrar (mucho) a explicar que esos vascos, navarros y franceses, eran todos ellos vascos proveniente de las diferentes divisiones administrativas a las que se encuentra sometido este país. En aquellos tiempos en Iparralde y en Hegoalde estaba creándose el caldo de cultivo que daría lugar al movimiento nacionalista vasco.  Un movimiento en el que, en sus primeros momentos, y prácticamente hasta el estallido de la I Guerra mundial los vascos del norte, tuvieron un papel muy importante. Para entender ese movimiento de recuperación nacional vasca en Iparralde y el factor de “creación de la nación francesa” que tuvo la masacre trágica que fue la Gran Guerra, basta con seguir el trabajo de un vasco universal, Maurice Ravel. Algo que pueden hacer aquí y aquí.

Pero habíamos prometido no enredarnos es esta parte. La cuestión es que esta sociedad nos recordó inmediatamente otra fundada en América, pero mucho más al norte, en Saint Pierre y Miquelon. Se trata de la Asociación Zazpiak Bat que se fundó en 1902. Como ven vuelve a aparecer la unión entre todos los vascos y el peso que esta idea tenía entre los vascos bajo administración francesa.

Esa coincidencia de objetivos, la Pelota y la relación entre todos los vascos, en dos lugares tan diferentes (en todos los aspectos), nos resultó especialmente sugerente. Así que nos hemos puesto a indagar un poco. Sólo un poco y la información que nos hemos encontrado ha sido tan abundante y, sobre todo, tan interesante, que nos ha dejado entusiasmados. En buena parte gracias al trabajo extraordinario de un vasco: Angel González Katarain.

El ha sido el responsable del guión, dirección y realización de un documental llamado Belascoain. En este trabajo, el primero de una serie llamada Siete Calles de La Habana, que ,ni que decir tiene, está dedicada a siete vascos que dejaron su nombre en esta ciudad. Una serie de documentales que tienen un extraordinario interés y que entran, de lleno, en nuestra sección “Vascos en el mundo

Calle Belascoain de La Habana. Del documental "Belascoain" primera entrega de la serie Siete Calles de la Habana de Angel Gonzalez Katarain
Calle Belascoain de La Habana. Del documental “Belascoain” primera entrega de la serie Siete Calles de la Habana de Angel Gonzalez Katarain

En esta primera entrega cuentan la historia de los pelotaris vascos en la Habana. La serie, una presencia que ha dejado una huella tan profunda, que hoy en día todo el mundo llama Calle Belascoain a una calle de la capital de Cuba que tiene como nombre oficial “Padre Varela“. En esa calle eran donde tradicionalmente se hospedaban los pelotaris durante sus estancias en Cuba. Aprovechando esto como punto de inicio Angel Gonzalez Katarain, nos cuenta la historia de la Pelota vasca en La Habana,

Pero es que su web es una fuente de información extraordinaria. De visita obligada para todo aquel que esté interesado en la Pelota o en la historia de los vascos en Cuba. Allí encontramos fotos, carteles, textos explicativos y un montón de información útil. De toda esa información sobresale el documento La Pelota vasca en Cuba, que es presentado como “un breve resumen” de esta historia.

 

El Jai-Alai y el Gernikako Arbola

Ahí encontramos una serie de datos que son realmente espectaculares. Nos debemos situar en el momento histórico. Estamos en 1901. Es decir han pasado apenas 3 años del final de la Guerra de Independencia Cubana contra la Metrópoli que se une a la guerra hispano-USA de 1898 y que fue el desencadenante final de la perdida de las últimas posesiones coloniales del reino de España, incluida Cuba.

En aquel momento Cuba estaba en pleno proceso de declaración de la República. Los ocupantes norteamericanos, querían una Cuba libre pero plegada a los intereses norteamericanos. Año y medio después del inicio de la ocupación norteamericana, el 25 de julio de 1900 se realiza una convocatoria a elecciones de delegados para la Asamblea Constituyente. La Asamblea Constituyente redactó y aprobó la Constitución cubana de 1901. La Independencia de Cuba se consigue finalmente el 2 de mayo de 1902.

Además hay que tener en cuenta que en esas guerra coloniales por primera vez los vascos peninsulares cumplían con el Servicio militar obligatorio. Sirviendo en los ejércitos del Reino de España. ¿Todos? NO. Todos, excepto los hijos de las familias liberales que habían ayudado a acabar con la Foralidad vasca al sur de los Pirineos. El resto, la inmensa mayoría de jóvenes vascos habían sido forzados a luchar en Cuba o en Filipinas o a huir, sobre todo a Sudamérica.

Jai Alai de La Habana en 1904 (de la web Conexión cubana)
Jai Alai de La Habana en 1904 (de la web Conexión cubana)

Pues bien, en aquel ambiente, en pleno 1898, a un grupo de vascos se les ocurre la idea de construir un Frontón en La Habana, donde ya existía una notable afición hacia la Pelota ( y sus apuestas). Deben tener un plan muy atractivo y un gran entusiasmo, porque consiguen convencer al propio gobernador militar norteamericano, Leonard Wood, de que su proyecto de construir un frontón, El Jai-Alai de La Habana era una buena idea. Lo debieron convencer muy bien, porque Wood apoyó decisivamente “el juego vasco jai alai con apuestas incluidas”.

Tal y como nos cuenta este texto “El 3 de marzo de 1901 se estrenó el frontón en solemne ceremonia con presencia de las primeras autoridades municipales y de gobernación cubanas y de las autoridades militares norteamericanas, así como del cónsul de España. En una atmósfera de concordia, el obispo bendijo las instalaciones y tanto Diego Tamayo, secretario de Estado y gobernación, como Leonard Wood elogiaron a la colonia eúscara.

La temporada comenzó siete días después. Y lo hizo de una manera muy poco “convencional” Podríamos imaginar que dado que eran los EE-UU de América del Norte los que aun controlaban la Isla, sonase el himno norteamericano al inicio del acto, o podríamos presuponer que dado que estos estaban interesados en impulsar una “independencia amiga”, sonase el himno de Cuba,

Representación de el Bardo Iparragirre ante al Árbol de Gernika
Representación de el Bardo Iparragirre ante al Árbol de Gernika

Pus bien. No a lo primero…y No a lo segundo, El himno que sonó fue el himno de los fueros vascos, es decir el Gernikako Arbola. ¿Se lo imagina ustedes?. Un frontón en la Cuba post colonial, lleno de cubanos entusiasmados por su recién conquistada independencia y de autoridades militares norteamericanas, que acaban de vencer en una Guerra, en pie oyendo la obra de Iparragirre.

La web The Cuban History, no cuenta un detalle más de aquella jornada. Como no podría ser de otra forma, antes de la inauguración se invitó a las autoridades a un almuerzo en que se sirvió Bacalao a la bizkaina, y vino de Rioja (seguramente alavesa). Una magnifica manera de hacer “amigos de los vascos“.

Las cosas no cambian mucho

No podemos resistirnos sin acabar esta historia con un detalle que nos ha llamado también la atención y que nos ha demostrado que las “cosas no cambian mucho“. Si nos permiten el pequeño chiste.

 Raquetistas en el frontón Habana-Madrid
Raquetistas en el frontón Habana-Madrid

Ese Jai-Alai fue el primero de una serie de frontones que fueron apareciendo en La Habana y que ayudaron a convertir a la Pelota Vasca en uno de los dos “deportes nacionales” de Cuba, junto al beisbol. Uno de esos frontones, La Bombonera, tenia la particularidad de que los partidos eran jugados por mujeres. Contratadas en su mayoría en el País Vasco. Este frontón tenía 140 ventanas y puertas para que la aireación fuese completa en sus 1.800 asientos. Era el frontón para juego femenino más grande y más costoso del mundo. El día de la inauguración, en los años 20,  se oyeron el himno nacional cubano y el Gernikako Arbola.

En el resumen sobre la historia de la Pelota Vasca en Cuba nos cuentan que:

Iban siempre acompañadas por señoras cuando salían a pasear o a realizar cualquier recado aquellas señoritas vascas de los años 20, respetadas y admiradas por muchos corazones cubanos enamorados, hermosas y abstinentes, según dice Antonio Méndez, “cuasi-monjas consagradas al dios Frontenis-Cuero”

Como les decimos mil historias maravillosas que pueden conocer más y mejor, dandole una mirada a la documentación que hemos encontrado.

En primer lugar, por su valor extraordinario, el documental  Belascoain. Compartimos un trailer, de unos 15 minutos y la web donde se puede alquilar su reproducción y conocer una inmensa cantidad de información de interés sobre la Pelota vasca en Cuba. También les dejamos el pdf del documento  La Pelota vasca en Cuba que ha sido, en buena medida, la base de este artículo.

También les dejamos la referencia de la web The Cuban History donde también hablan de Pelota vasca, y nos cuentan la historia del Bacalao a la bizkaiana el día de la inauguración del Jai Alai de La Habana; el artículo Pelota Vasca de la web Conexión cubana; y, claro está, también el de Caribbean News Digital que ha sido el que ha puesto en marcha este artículo.

Esperamos que disfruten al menos tanto de la lectura de este artículo, como nosotros lo hemos hecho al escribirlo. El papel  la presencia de los “Vascos en el Mundo” es algo que, cuanto más exploramos, más nos sorprende y más importante nos parece. Por eso hay que agradecer de forma especial proyectos como el de Siete Calles de La Habana de Angel González Katarain, que nos muestra historia de vascos extraordinarios.

 

 

Semillas en el Tiempo –  – Euskadi/Cuba

Belascoain  es el primer Documental de la serie Siete calles de La Habana

Es la calle hoy, la historia…, y un homenaje a los pelotaris que jugaron en cuba entre los años 1900 y 1960. Se llamó primero, en 1782, “Calle del Cocal”, porque había cocoteros plantados por la zona. Se llamó también “Calzada de la Beneficencia” porque la Casa de Beneficencia se edificó en 1793 en esa calle. Y también se llamó “Calle Gutiérrez”, nombre del constructor principal de la calle, un canario que llegaría a ser regidor de La Habana en 1812. Al perfilarse bien la calle, hacia 1844, se le dio el nombre de Belascoain por el general español Diego de León, Conde de Belascoain. Un jerifalte de la época colonial, amigo de Leopoldo O´Donnell. Era el tramo que iba de lo que entonces era Paseo de Tacón (después Carlos III, y ahora oficialmente Salvador Allende) a la Calzada del Monte (hoy oficialmente Máximo Gómez). El tramo dio nombre a toda la calle.

(Sigue) (Traducción automática)

Trailer del documental Belascoain

La Pelota vasca en Cuba

http://www.semillaseneltiempo.com/resources/La+pelota+vasca+en+Cuba.pdf

——————————————-

The Cuban History – 23/7/2013 – Cuba

“BASQUE PELOTA” (Jai Alai) in Cuba (Video) * JAI ALAI (Pelota Vasca) en Cuba (Video)

The Pelota Basque has a certificate of naturalization in Cuba after the end of Spanish rule. We attempted to enter it during colonial rule, but it was postponing the matter and when they finally arrived in Havana was known and practiced in Brazil and Argentina, Italy, Egypt and, of course, in Spain. – La pelota vasca tiene carta de naturalización en Cuba después del cese de la dominación española. Se intentó introducirla durante la dominación colonial, pero se fue aplazando el asunto y cuando por fin llegó a La Habana ya se conocía y practicaba en Brasil y la Argentina, Italia, Egipto y, por supuesto, en toda España.

(Sigue) (Entrada bilingüe Castellano-Inglés)

——————————

Conexión Cubana – 2014 -Cuba

LA PELOTA VASCA EN CUBA

Uno de los deportes que creció con la República y desapareció con su muerte en 1959 fue la pelota vasca o cesta punta, popularmente conocido como Jai Alai. El Jai Alai fue llevado a Cuba por los vascos en el año 1898, pero no fue hasta el 7 de mayo de 1901 que nació el primer templo de la pelota vasca en el Nuevo Mundo, cuando se inauguró en La Habana el Frontón Jai Alai en la famosa esquina de Concordia y Lucena. La obra no tardó en ganarse el nombre de ”El Palacio de los Gritos”, e impulsada por el vasco Basilio Sarazqueta atrajo a numerosos pelotaris del más alto nivel.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2